Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lapolillacubana escriba una noticia?

Yo puedo ser tu amigo

23/07/2015 00:33 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Autor: Lilibeth Alfonso Martínez

image Foto: Jorge Luis González

Casi podía jurar que era algo vivo lo que no me dejaba dormir aquella noche, pero la almohada sin sueño prometía, a pesar de todo, mucho más que el viento gélido puertas afuera, en busca de quién sabe qué, gimiendo en medio de la noche.

Al amanecer, todavía estaban allí. Eran cachorros. Satos. Seis en total, mojados por el agua turbia de una zanja sin canción. Vivos todavía, a pesar del frío, del hambre. Como si la naturaleza toda, la fuerza que nos ha mantenido por miles de años sobre la Tierra se concentrara en aquella media docena de cuerpos temblorosos.

Vecinos con buena voluntad, unos trapos viejos, un poco de leche sobrante aquí y allá, una caja de zapatos donde se acurrucaron como si fueran un solo cuerpo y un letrero donde se podía leer "Llévame contigo. Yo puedo ser tu amigo", hicieron el milagro y el final feliz: al término del segundo día, habían sido adoptados.

Pero no todos tienen la misma suerte. Se calcula que en Guantánamo existan más de 15 400 perros callejeros, de una "comunidad" canina superior a los 51 000 ejemplares.

Los de la calle, por lo general, pertenecen a esa raza indefinida que llamamos sato, y se mantienen gracias a las sobras de restaurantes, centros de trabajo o incluso grupos de vecinos que, no obstante, rehúyen responsabilizarse totalmente con ellos, por lo que los animales pasan la noche en cualquier rincón que les provea de calor.

A algunos les brilla la estrella y son adoptados. Las historias de esos "recogidos" son casi siempre extraordinarias. Tengo muchas guardadas en mis baúles, satos que hacen felices las vidas de mucha gente, como si, a conciencia, retribuyeran en cariño y lealtad aquel acto primero de darles un hogar.

El resto va a la calle. Se les acusa de muchas cosas. Afean el entorno con su suciedad y sus costillas, y así es. Propagan enfermedades, y es cierto: un perro puede transmitir leptopirosis, rabia, escabiosis, entre otras. También han agredido a personas, aunque de las más de 200 mordidas reportadas este año, solo un mínimo se atribuye a los sin hogar.

El secreto está en el cerebro de estos ma­mí­feros. Según estudios científicos los perros tienen solo 160 millones de neuronas (los gatos, por ejemplo, tienen 300 millones) y la capacidad de un niño de seis meses a dos años. Son capaces de seguir palabras y gestos humanos, como un dedo que apunta o una cabeza que afirma o niega la comida, pero nada más.

De modo que es a los seres humanos, con sus 100 000 millones de neuronas y su privilegiada historia evolutiva, a quienes corresponde el cuidado de estos animales que hicimos dependientes de la humanidad cuando domesticamos al lobo.

En Cuba, por ejemplo, ahora mismo no hay una Ley para la protección animal a pesar de que se reclama hace años y, bajo ese desamparo, el trato hacia los perros callejeros es particularmente inhumano.

Guantánamo no es la excepción. Según Rafaela Ruiz Sánchez, coordinadora del programa de Zoonosis de la dirección provincial de Higiene y Epidemiología, son dos las soluciones previstas para el control de la población canina: la esterilización, que compete al Instituto de Medicina Veterinaria, y el saneamiento por sacrificio, que realiza Higiene.

La primera es preferida en sociedades más avanzadas en este particular por su capacidad de reducir hasta un 80 % la natalidad, pero para Guantánamo no es una opción viable pues, desde hace dos años, la clínica veterinaria no recibe la anestesia y el hilo de sutura necesarios para el procedimiento.

Ante el descontrol de los nacimientos, el saneamiento y dentro de este, el envenenamiento, es la opción generalizada para la disminución de la población de perros callejeros en la provincia; ello significaría diezmar la especie en más de 15 000 perros este año.

Una alternativa sería la captura, un procedimiento que implica recogerlos de las calles hacia un jaulón donde son alimentados y tratados durante unos días en tanto alguien los reclama o adopta, pero, por lo general debido a la inexistencia de refugios, también termina en muerte.

Para el "encarcelamiento", opción acaso más humana, se requiere acero, cemento y algunos elementos de cubierta que, desde hace algunos años, son solicitados infructuosamente a las autoridades locales.

De modo que la solución para los callejeros de Guantánamo será de nuevo la estricnina. Por desgracia o por suerte, dependiendo de quien lo mire, las dificultades para adquirir este veneno, cada año obligan a la dirección de Higiene y Epidemiología a conformarse con muchos menos.

Empero, no es para alegrarse. Podemos criticar a los encargados del saneamiento, pero en la práctica es vital el trabajo de Salud Pública para eliminar de las calles animales que, sin cuidado, son una fuente potencial de enfermedades.

De todos modos sería más conveniente prevenir las superpoblaciones caninas a través de la esterilización de las hembras que eliminar el problema cuando este, literalmente, ya camina.

Sería, por añadidura, hasta menos costoso: un estudio de la Sociedad Cubana Protectora de los Animales y las Plantas, Aniplant, reveló que para esterilizar 5 000 perros eran necesarios unos 1 500 CUC, en tanto su captura y muerte requiere, tan solo en transportación, más de 10 000 litros de combustible.

Son cifras para pensar aunque, a mi juicio, más debería importarnos el trato que damos a esos animales para merecer, más allá de los atributos biológicos, la condición de seres humanos.

Publicado en Granma, incluyo aquí la nota de PAC, asociación sin fines de lucro que defiende a los animales callejeros, por decirlo de forma sencilla:

Estimada Lilibeth, quien le escribe es la Responsable General de PAC. Somos un Grupo de Trabajo llamado Protección Animales de la Ciudad (PAC) y nuestra misión es reducir el número de animales que pueblan las calles habaneras. Nuestra visión: extendernos a todo el país. Llevamos casi tres años accionando en las calles y ya contamos con la ayuda de más de mil personas de todos los perfiles profesionales y laborales (profesores, médicos, artistas, abogados, veterinarios, biólogos, escritores, economistas, psicólogos, periodistas, estudiantes, amas de casa, obreros, etc.), muchos de los cuales son jóvenes. Cada miembro colabora con PAC, voluntariamente, de acuerdo con su talento, perfil y capacidad. Entre los objetivos a corto plazo que tenemos están:

1. Garantizar el bienestar de los animales, protegerlos y poner fin a los maltratos y abusos que se ejercen contra ellos.

2. Frenar la reproducción espontánea de los animales callejeros y desamparados mediante esterilizaciones masivas practicadas por veterinarios.

3. Reducir y, si es posible, eliminar, el número de animales ambulantes, empleando métodos humanos, nobles y respetuosos, como la adopción, la reubicación, la promoción de valores éticos, la información, el control de la natalidad, etc.

4. Promover y desarrollar la conciencia y la educación ciudadanas en torno al buen trato y el respeto que merecen los animales, como parte de la vida.

5. Devolver la salud a los animales enfermos y abandonados, procurándoles tratamiento veterinario y un espacio para su recuperación.

6. Buscar y encontrar hogares a los animales desamparados.

7. Trabajar por la promulgación de una Ley para la Protección de los Animales, que garantice sus derechos, entre ellos, los dos básicos: a la vida y al bienestar.

Usted o cualquier persona sensible al tema puede comunicarse con nosotros a través de:

proteccionanimalesdelaciudad@gmail.com Responsable General (Sucel)

secretariaspac@gmail.com Secretarias (Yudith o Sandra)

adopcionespac@gmail.com Responsable de Adopciones (Wendy)

pacadvisorcuba@gmail.com Relaciones Públicas (Renata)

Le hago llegar mis saludos, Atentamente, Sucel Jurado Secretaria General de PAC

Escojo además el comentario de la estimada Gina Picart, por su emocionada defensa de estos animales

Es difícil, y no siempre posible, mostrar respeto por los comentarios y las ideas de otras personas en un foro, cuando esas expresiones resultan verticalmente opuestas a las nuestras, tanto que ofenden nuestra sensibilidad. ¿Por qué se les ocurre a algunas personas, por desgracia a buen número, que eliminar perros es necesario, que los perros son fuentes de enfermedades, que el presupuesto hay que dedicarlo al ganado vacuno...? Hay que agradecer que no envíen sus comentarios aquellas personas que también consideran que los perros y los gatos son una fuente de alimento con mucho potencial. Quisiera recordar a quien necesite el recordatorio, que, si los perros y los gatos, llamados animales afectivos, seres que el hombre domesticó y que tantos beneficios hacen lo mismo a quien los ama que a quien no, aunque no rindan a la sociedad beneficios económicos como las vacas, los cerdos, las aves de corral, etc., también existe un inmenso número de seres humanos que tampoco son fuente de riqueza, ni de alimentación, y además de propagar enfermedades como la leptospirosos, la sarna, los parásitos, las epidemias respiratorias y toda clase de virus y bacterias, consumen una parte considerable del presupuesto nacional, y me refiero a los discapacitados y a los presidiarios. Y nadie en Cuba propone su eliminación. En cuanto a la estimación de la articulista sobre la inteligencia de los perros, yo no podría afirmar cuál ha sido su fuente, pero está lamentablemente equivocada, porque los perros son capaces de mucho más de lo que ella afirma, y tienen muchas habilidades que los humanos ya no poseemos, y entre ellas no es la menos útil ni la menor la inmensa capacidad de amar. Me pregunto si, de acuerdo con las cifras manejadas por la articulista, las personas que por accidentes o enfermedad pierden gran número de neuronas se convieten en seres de seis meses a dos años de edad que solo pueden comprender algunas palabras y gestos de negación u otorgamiento del alimento. Creo que el artículo tiene buena intención, pero las buenas intenciones pierden mucho de su eficacia cuando se accede a contemporizar con tal de ganar aceptación para la propuesta que exponemos. A los perros no hay que exterminarlos, hay que cuidarlos y controlarles la natalidad y la salud. Deberíamos entender de una vez que es la situación económica de la población cubana la que, en primer lugar, impide que los perros sean adoptados y debidamente atendidos, y es la causante de que muchas mascotas que tenían hogar lo hayan perdido y hayan sido lanzadas a las calles por sus propios dueños que no pueden alimentarlos o se van del país. El problema de los perros no son los perros, somos nosotros los humanos, con nuestra incapacidad de asumir responsabilidades y nuestra incurable tendencia a distorsionar los hechos, además de nuestra proverbial crueldad como especie, que nos induce a matar aunque no sea para alimentarnos. LO QUE TENDRÍAMOS QUE CUESTIONAR ES POR QU? EN CUBA LOS PERROS DEAMBULANTES SON UN PROBLEMA Y EN OTROS PAÍSES NO LO SON, Y POR QU? NO HEMOS SIDO CAPACES DE APROBAR UNA LEY DE PROTECCIÓN A ANIMALES, CUANDO CASTIGAR A QUIEN DAÑA UN ANIMAL NO CUESTA DINERO. Es posible cuidar a los animales, nuestros grupos de protección lo están demostrando, y también están demostrando que con donaciones de la ciudadanía se pueden efectuar muchas acciones que el Estado no tendría que sufragar. Entonces ¿Dónde está en realidad el problema: en los humanos indolentes que repiten la fea conducta de sacudirse de encima lo que les molesta, o en los perros que claman por un poco de atención sin conseguirlo? Sugiero que se reflexione sobre esto antes de enviar a un foro opiniones tan... impropias y sin basamento real.

Por mi parte, durante más de 40 años he poseido mascotas y absolutamente todas han sido adoptados en pésimo estado en las calles...


Sobre esta noticia

Autor:
Lapolillacubana (2569 noticias)
Fuente:
elblogdelapolillacubana.wordpress.com
Visitas:
106
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.