Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

"Lo que el viento se llevó", hace 75 años

23/12/2014 05:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La guerra de secesión ha tenido muchos historiadores, pero solo Margaret Mitchell que supo llevarla a la ficción porque la realidad era demasiado cruda. Esa guerra marcó con hierro a los Estados Unidos y en cierto modo no ha terminado todavía y se prolonga en forma de desigualdad

Este 15 de diciembre se cumplió el 75º aniversario del estreno de "Lo que el viento se llevó", una de las películas más famosas de la historia del cine y la más taquillera de todos los tiempos.

El filme está basado en la novela homónima de Margaret Mitchell, ganadora del premio Pulitzer en 1937.

La autora Margaret Mitchell fue una periodista de la ciudad de Atlanta, en el Estado de Georgia (una de las primeras mujeres que tuvo una columna en un diario importante del Sur de los Estados Unidos); estando en cama debido a una fractura de tobillo, Mitchell comenzó a escribir lo que más tarde sería la novela “Lo que el viento se llevó” estimulada por su segundo marido, John Marsh, que le aconsejó que ensayara a escribir ella misma un libro pues se había leído ya todos los libros de historia que él le traía de la biblioteca pública para entretenerla.

Mitchell se basó en su conocimiento enciclopédico de la Guerra de Secesión y los momentos dramáticos de su propia vida para escribir la obra, usando una vieja máquina de escribir Remington. En 1929 con su tobillo ya curado y escrita una parte del voluminoso libro, Mitchell perdió interés en su trabajo y abandonó los borradores en un cajón.

Sin embargo, años después, en 1935, el editor Harold Macmillan Latham visitó la ciudad de Atlanta buscando nuevos escritores prometedores y entró en contacto con Mitchell gracias a Loise Cole, una amiga de ella que había trabajado para Macmilan. Encantado con Margaret, el editor le pidió que le hiciera llegar a él cualquier libro que  escribiera; y aunque al principio ella no pensaba entregarle el manuscrito de "Lo que el viento se llevó", finalmente lo hizo empujada por el comentario de un amigo que se burlaba de la posibilidad de que ella fuera capaz de escribir un libro. El editor Macmillan tuvo que comprar una maleta extra para llevar en su equipaje el gigantesco manuscrito; después de que se había ido, Margaret se arrepintió y le pidió por telegrama que le devolviera el escrito, pero ya el editor estaba enganchado por lo que había leído y pensaba que el libro podía ser un gran éxito. Luego de consultar con el Jefe del Departamento de Literatura en Inglés de la Universidad de Columbia, Macmillan Latham le envió a Mitchell un cheque como anticipo del pago por los derechos de autor y ella quedó comprometida a completar la obra y la terminó novela en marzo de 1936.

Finalmente la novela se publicó en su primera edición el 30 de junio de 1936.

El éxito de la novela fue total; antes de su publicación cincuenta mil norteamericanos ya habían reservado sus ejemplares, y las ventas se dispararon cuando el libro salió a la calle. Para Navidad de ese año 1936 ya se había vendido un millón de ejemplares. El libro permaneció 21 semanas en  primera posición de la Book Review del The New York Times. Y en 1937 ganó el prestigioso Premio Pulitzer en la categoría de Novela.

Incluso antes de ser publicada la primera edición, en mayo de 1936, el productor de cine David O. Selznick decidió comprar los derechos para hacer una película basada en la historia que allí se relata sobre la Guerra de Secesón. A pesar de su renuencia inicial, Selznick siguió los consejos de su editora de historia Katherine (Kay) Brown, que había leído un borrador de la obra previa a la publicación. Apenas unos días después de la publicación de esa primera edición, el 6 de julio de 1936, Kay Brown (actuando como representante de Selznick) compró los derechos para hacer una película de la novela por 50.000 dólares, una cifra de dinero récord para la época

Fue la única novela escrita por Margaret Mitchell pero con ella le bastó para conseguir un éxito espectacular que se extendió luego a la memorable versión fílmica. “Lo que el viento se llevo” fue publicada en 1936 y estuvo precedida por casi una década de composición. La guerra de secesión es el escenario por la que deambula un símbolo de una mujer recia y pragmática que busca la felicidad y se llama Scarlet O Hara.

Sin ser una mujer muy hermosa, Scarlet ejerce gran atractivo entre los hombres; llega a casarse tres veces pero con ninguno de sus efímeros maridos encuentra algo semejante a su idealización del amor. La novela tiene  puntos amargos; además de sufrir en un país en guerra, está  a punto de hundirse en la miseria física y psicológica la protagonista. En este momento la escritora necesita una  gran habilidad para moldear al personaje de Scarlet e insuflarle los restos de energía con los que  pueda sobreponerse a la adversidad.

El amor, el rencor, la compasión y la venganza son ingredientes que contribuyen a crear una magnifica visión romántica de una norteamericana en la guerra civil. Desde la primera página la autora consigue atrapar al lector con la presentación de una Scarlet que no es muy bella. Scarlet O. Hara es hija de un adinerado terrateniente irlandes y de unas  aristocrática francesa emigrados a Norteamérica. La escritora se sitúa muy bien en su tiempo y en la situación tan azarosa en que viven sus héroes. Es una mañana de abril de 1861 y estamos leyendo una majestuosa descripción de las plantaciones de la granja del padre de Scarlet.

Scarlett está enamorada del heredero de otra familia aristócrata, Ashley Wilkes, del mismo Georgia donde vive su familia; pero éste está a punto de casarse con Melanie Hamilton (que paradójicamente terminará siendo la mejor amiga de Scarlett).

Scarlet se casa con Scharles en plena guerras, pero su marido muere de heridas recibidas en la guerra civil y Scarlet queda sola. Entonces se casa con un hombre adinerado que resulta asesinado en una riña relacionada con actividades del ku-klux-klan.Y de nuevo se encuentra sola, recordando sus días en que andaba son sus amigos de anres de la guerra, Melaniey. El recordado Ashley Wilkes.

Al mismo tiempo, Rhett Butler, un aventurero cínico y egoista expulsado del seno de su familia (otra familia aristócrata, pero de Carolina del Sur) se enamora de Scarlet y la trama se desarrolla en medio de la lucha de Rhett (Clark Gable) por conquistarla y el empeño de Scarlett por negar su creciente atracción por él, y su obstinación por seguir enamorada platónicamente de Ashley.

Paralelamente Scarlett, su familia y el resto de los personajes de la novela deben hacer frente a las terribles combates y destrucción de la Guerra de Secesión y la miseria y hambre que dejó ésta. El personaje de Scarlett deberá madurar en medio de tan terrible prueba, dejando de ser la niña frívola, malcriada y un tanto ingenua de principios de la novela para convertirse en una mujer implacable dispuesta a todo para sobrevivir y salvarse  a su familia del hambre, aunque tenga que recurrir a hombres con dinero como Rhett cuyos métodos desaprueba..Pero su tercer matrimonio será inevitablemente con Reth Butler, el personaje que representa en la versión fílmica el actor Clark Gable.

La historia mantiene hasta el final y el  suspenso sobre el destino de la relación entre los héroes Rhett y Scarlett. Nadie sabe si ella finalmente podrá olvidar a Ashley y encontrar al lado de Rhett el amor y la paz . De por medio hay muchas vicisitudes y relaciones de Scarlett con otros hombres por despecho o por interés.

Scarlett y Rhett son personajes parecidos, y esa similitud se acentúa a medida que avanza la novela; son seres complejos y contradictorios, básicamente unos rebeldes inconformistas que se sublevan contra los acontecimientos y los convencionalismos de la época de que ellos mismos han sido protagonistas. Tanto él como ella son cínicos y románticos, egoístas pero al mismo tiempo generosos, pragmáticos e idealistas.

La trama es intensa repleta de tensiones y momentos cumbres entre  el amor y la muerte. A todo lo largo de la novela corre un estilo seguro, ágil, con el que Mitchell conquisto rápidamente al abigarrado publico.

La autora encuentra un final digno para el egoista Rehtt, al quiere liberarlo de su pasado, alguien que contraste con toda la conducta anterior.  Al contemplar Rhett en su huida en retirada a los restos malheridos y maltrechos del Ejército Confederado, Rhett siente vergüenza de su conducta durante la guerra, y empujado por sus remordimientos y por el sentido del honor sureño que muy a su pesar vive en el fondo de él, decide en un arrebato unirse a las tropas confederadas derrotadas para luchar en las últimas batallas de la guerra (aunque es obvio que la guerra está perdida para los confederados). Para hacerlo decide abandonar a Scarlett y a los demás en el camino que conduce a la tierra donde está "Tara", la otrora floreciente hacienda de los O Hara totalmente destruida y asolada por la guerra.

Reth se ha decidido al fin a abandonar a una Scarlet mujer egoísta e indiferente. Enamorado de Scarlet, no soporta la idea de no ser correspondido por su mujer, obsesionada por otro hombre. Ashley Wilkes, el tercero en discordia. Y sólo al final ella comprobará que verdaderamente lo ama. Pero ya es demasiado tarde.

Más allá de la historia de amor y desamor entre los protagonistas, en términos generales la novela retrata el derrumbe de la sociedad sureña anterior a la Guerra de Secesión en un tono nostálgico, magistralmente correcto. La sociedad la presenta la autoras en términos idílicos, y la visión de la novela parece lamentar su destrucción. A pesar de ello la novela ofrece mucha información histórica objetiva sobre la Guerra de Secesión y la etapa de la postguerra, especialmente en lo que atañe al Estado de Georgia.

 

Ese fue el gran arte para captar el interés y hacer vender en una semana  50.000 ejemplares y 150.000 en el primer año de la publicación. Hay abundante efectismo literario que desplegó la escritora pero sin tal recurso la novela no habría ingresado nunca en la historia de la cultura popular

La película

La obstinada sureña Scarlett O'Hara, fue interpretada por la actriz británica Vivien Leigh, y el mujeriego Rhett Butler, interpretado por Clark Gable que acaparan el centro de la novela en los albores de la Guerra de Secesión de EE.UU.

El título de la película podría ser algo así como "La vida de Scarlet O´ Hara"

La cinta, que en su momento fue la más cara jamás rodada, introdujo importantes innovaciones en la técnica cinematográfica y logró ocho premios Oscar, entre ellos el de mejor película y el de mejor actriz para la entonces desconocida Leigh.

El rodaje de "Lo que el viento se llevó" estuvo plagado de contratiempos, pasando por el de la dirección de la película, cambios constantes de guión y una complicada relación personal entre los  protagonistas.

Hay muchos detalles que la gente lógicamente no conoce de un filme que, 75 años después, para algunos sigue siendo el mejor de la historia de Hollywood.

 -La película tuvo varios directores. A las tres semanas de iniciarse el rodaje, el director George Cukor abandonó el barco. Cukor había sido elegido como director  inicialmente por el mítico productor de Hollywood David O. Selznick el amo de aquel entramado dispuesto a llevar a puerto "Lo que el viento se llevó". Desde el principio ambos estuvieron en desacuerdo sobre el guión de la película y sobre el ritmo de rodaje, que Selznick quería acelerar.

A las tres semanas de iniciarse el rodaje, al retirarse Cukor, el elegido para sustituirle fue Victor Fleming. Se trataba de un trabajo complicado y agotador, y en algunas fases Fleming, debido a sus problemas de salud, tuvo que ser sustituido a veces  al menos por otros dos cineastas.

Algunas teorías sostienen acertadamente que George Cukor fue apartado del rodaje por presiones de Clark Gable, que no aguantaba la homosexualidad del director. Después que George Cukor  abandonara el rodaje, dirigió Mujeres,   aun siguió ayudando clandestinamente a Vivien Leigh y Olivia de Havilland y  guiándolas con sus respectivos y difíciles papeles.

-Más de 1.500 mujeres llegadas de todo EE.UU participaron en el concurso para elegir a la heroina Scarlett O'Hara. Para contribuir a la publicidad del filme, se pidió a los lectores de la novela que eligieran a su favorita y Vivien Leigh tan sólo obtuvo un voto. Y muchas no entendieron como Vivien una británica semidesconocida  pudo llevarse el papel estelar de una dama sureña por excelencia, de aquellos tiempos. Entre las candidatas se encontraban algunas de las intérpretes más importantes de la época, que fueron desechadas

- La película contó con un multitudinario casting digno de una gran superproducción,   que se prolongó durante más de dos años.

- Hattie McDaniel fue la primera actriz de color en ganar un Oscar en la historia del premio y no fue al estreno del filme. Hattie, quien daba vida a la sirvienta Mammy, se convirtió en la primera intérprete negra en ser siquiera nominada a un Oscar. Pese a ello, ni McDaniel ni ninguno de los actores negros que aparecen en "Lo que el viento se llevó" fueron invitados al estreno de la película, celebrado en Atlanta, Georgia, el 15 de diciembre de 1939.

En las últimas décadas el filme ha sido fuertemente cuestionado por cómo presenta a los personajes negros y la manera en la que trata el tema de la esclavitud. Hoy muchos dirían que es una película que roza el racismo, aunque con repuntes de lo contrario.

- Clark Gable no quería aparecer llorando en una escena de la película frente a Scarlet. Eso es lo que requería la escena en la que el personaje de Melanie (Olivia de Havilland) le consuela por la pérdida del bebé que esperaba Scarlett. Y por cierto, para interpretar el papel de Rhett Butler, el elegido fue Gary Cooper y no Clark Gable, el galán por excelencia en Hollywood en aquella época. Visto el resultado Gable fue insuperable de principio a fin.

El director quiso obligar a Gable a rodar la escena del llanto y éste amenazó con abandonar el proyecto. Al final la actriz Olivia de Havilland fue la que lo convenció de lo contrario.

- Después del rodaje y  finalizada la parte interpretativa y de montaje "Lo que el viento se llevó" siguió plagada de contratiempos. A pesar de rodarse básicamente en algo más de 100 días, la preparación previa de la película llegó a durar casi tres años, entre adaptaciones de la novela, búsqueda de los protagonistas al principio y desacuerdos entre directores entre sí y estos con el productor, hicieron presagiar un gran descalabro de la película. Afortunadamente no sólo no lo fue sino que hasta muchos años después siguió siendo la película más vista y rentable de la historia. “Lo que el viento se llevó” es más que una película, una experiencia  de Hollywood que merece ser estudiada despacio porque se sacan de nuevos foros aspectos pedagógicos en los que no se había reparado antes.

- El día del esperado estreno de "Lo que el viento se llevó", el 15 de diciembre de 1939, el gobernador de Georgia declaró feriado en todo el estado. Además, el ayuntamiento de Atlanta, ciudad que tiene gran protagonismo en la película, organizó un festival de tres días, con motivo del cual se engalanaron las calles y se pidió a los ciudadanos que se vistieran con trajes de época. Cientos de miles de personas se acercaron al Gran Teatro Loews para ver a las estrellas protagonistas el día del estreno.

- Hay gente (o había) que ni sabe cuántas veces ha visto “Lo que el viento se llevó“. Los hay capaces de recordar escena por escena, diálogo por diálogo de la película preferida de muchos espectadores de dos generaciones. Al margen de la lista de premios ganados por la enorme producción con un presupuesto de más de 4 millones de dólares, hasta entonces nunca invertidos en ningún otro largometraje, se la convirtió en el show más lujoso y espectacular filmado hasta ese momento. Muchos veteranos sostienen que es la mejor película que Hollywood ha hecho en su historia, por distintas razones.

- Otros directores que tomaron las riendas en distintos momentos del rodaje fueron Sam Wood, que sustituyó a Fleming en una de sus espantadas de varios días por desavenencias con alguna actriz, y por supuesto el propio productor de la película, David O. Selznick, que contribuyó a la dirección tanto o más que todos los directores mencionados. Selznick personalmente influyó en el diseño de vestuario, en el departamento de maquillaje para realzar la belleza de su protagonista tanto en el lujo como en la pobreza, en la dirección de fotografía dando instrucciones al departamento de iluminación y filtros, e incluso adaptando sus ideas sobre el color a los expertos de Technicolor, logrando así la maravilla cromática que acabó siendo “Lo que el viento se llevó“. Nunca antes se habían visto los rojos atardeceres con tanta intensidad como en esta película, ni una panorámica tan espectacular como la que la cámara va recogiendo mientras se abre para mostrar toda la estación de Atlanta plagada de cuerpos moribundos, terminando con la bandera confederada hecha jirones en primer plano.

- El hilo conductor de la película es una historia de amor a tres bandas, otra de las diferencias con las películas belicistas existentes, protagonizada además por una mujer. La historia que todos conocemos es la de la joven y alocada Scarlet O’Hara que descubre que su gran amor Ahsley se va a casar con su prima el mismo día en el que se declara la Guerra de Secesión americana. Narrada desde el bando confederado, se muestran los desastres de aquella guerra y al cabo de ella mientras Scarlet trata de huir de Atlanta precisamente con Melanie la esposa de su amado para volver junto a su familia en Tara la hacienda de los O Hara. Es entonces cuando su esposo Rhett se marcha con los confederados en retirada.

 

- Inolvidable también es su mítica y variada banda sonora compuesta por Max Steiner, perfecta partitura que dota de más fuerza a la película. Las piezas que Steiner compuso para los distintos paisajes o personajes de “Lo que el viento se llevó“, son ya parte de la historia sonora del cine, con temas tan bellos y alegres como los que acompañan a las escenas de baile o la de la fiesta con la que se inicia la película, reflejo del esplendor que reinaba en los estados sureños, y que poco a poco van tomando forma de orquestaciones épicas y dramáticas a tono con el desarrollo de la historia. Pero el tema más recordado es sin duda el tema de Tara que se escucha en los créditos iniciales, finales y en escenas tan inolvidables como en la que Scarlet totalmente devastada, jura por Dios que nunca volverá a pasar hambre, y que da paso a lo que se considera la segunda parte de la película. Y es que Lo que el viento se llevó, a pesar de ser concebida como una única película, tiene dos partes bien definidas. Su excesivo metraje de casi cuatro horas de duración, dividen la trama entre los años de la guerra primero y las consecuencias de ésta después, dando más importancia en esta segunda mitad a la historia de amor entre Scarlet y Rhett.

La película es una galería de personajes bien estudiados y perfiles bien definidos dignos de una novela en que ni se nota que es ficción

Otro de los aspectos que hacen única la película, es una de las galerías de personajes mejor estudiados y con  personalidades mejor definidas de la historia del cine. Rhett Butler, vividor y especulador que aprovecha la guerra en beneficio propio sin tomar partido por uno u otro bando. Ashley Winters, el amor imposible de Scarlet,   sin carácter y más preocupado por el honor, las apariencias y por las leyes no escritas de los caballeros del sur, que por aceptar sus propios sentimientos. Eso  significa dañar los de otra persona. Melania Hamilton, esposa de Ashley, una mujer bondadosa y generosa capaz de pasar por alto que hay otra mujer enamorada de su marido, por su capacidad de agradecimiento hacia ella por salvarle la vida.

El personaje de Melania resulta excesivo en una bondad que rezuma por los cuatro costados, pero es la catalizadora que mantiene la paz y la cordura entre quienes la rodean. El elenco de personajes secundarios es igualmente rico en matices, siendo uno que aporta a la historia algo único y reconocible, como la primera actriz de color  Hattie McDaniel con su papel de la gran Mammy, esclava de la familia O’Hara que hace las veces  de figura maternal para Scarlet. Otro de los grandes secundarios que destaca es Thomas Mitchell, interpretando al patriarca de los O’Hara estricto y condescendiente a la vez con sus hijas, enloquecido por la pena de la guerra y la muerte de su mujer.

Scarlet O´Hara es, para muchos, la película y su hallazgo fue obra del hermano de Selznick.

Pero indudablemente, Lo que el viento se llevó pudo haberse titulado “La vida de Scarlet”o algo parecido. Scarlet es la película, es la historia concebida por Margaret Mitchell y aún hoy  uno de los personajes más completos que existen en el Olimpo de la cinematografía de esos días. No es de extrañar que mil y pico actrices del momento se disputaran el papel con uñas y dientes, y que incluso los fans de la obra de Mitchell inundaran el buzón de Selznick con propuestas para el personaje. Pero sólo una actriz estaba destinada a ser Scarlet. “Quiero presentarte a Scarlet O’Hara” fueron las palabras que el agente de Hollywood, Myron Selznick, le dijo a su hermano el 10 de diciembre de 1938 al presentarle a una joven actriz, Vivien Leigh, recién llegada de Inglaterra. El productor que en ese momento observaba arder los decorados de King Kong simulando el incendio de Atlanta, quedó como hechizado.

Su elegancia británica, la delicadeza de su rostro, su mirada intensa y fría a la vez y su naturaleza depresiva y neurótica, dotaban a Scarlet de una personalidad arrolladora difícilmente superada por cualquier otra actriz que le hubiera dado vida. Scarlet es un ser contradictorio. Tiene un corazón frágil que se rompe cuando su capricho inalcanzable Ashley le rechaza y le niega su amor, y a la vez una mente fría y calculadora capaz de levantarse de cualquier caída del destino con más fuerza y sobrevivir a cualquier precio. Muchos tachan a Scarlet de egoísta y manipuladora, pero sabedora de su poder de seducción con los hombres, lo utiliza en no sólo de su propia supervivencia, sino  también de la de su familia, sus tierras antaño prósperas de Tara y hasta para salvar a Melanie la mujer que le ha arrebatado al amor de su vida.

-Lo que el viento se llevó” es además una de las pocas historias que se hacían en aquella época sobre un conflicto armado, en el que no se incluye ninguna imagen sangrienta de una batalla, sino que se incide más en las consecuencias económicas, morales, emocionales y sociales del resultado de la guerra, con escenas tan poderosas como la del músico llorando por la pérdida de un ser querido mientras suena el himno de los confederados para mantener el ánimo de los ciudadanos de Atlanta. Una  bandera confederada sucia y desgarrada en un mar  de cadáveres con uniformes grises es la que hace comprender al espectador que el ejército de la Confederación, ha sido derrotado. Los yanquis han ganado.

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1598 noticias)
Visitas:
9846
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.