Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Chaville escriba una noticia?

"Una Lección de Amor"

26/02/2020 17:52 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En este trabajo aprovecho la amenidad de una aventura de amor inconclusa para hacer una reflexión sobre ciertos tópicos del Amor, y especificamente, sobre problemas sociales de interés sicológico a que se enfrenta el Amor en nuestra sociedad

                                                                      “Una lección de Amor”

Uno de mis vecinos con quien suelo conversar amistosamente siempre que el tiempo me lo permite, me envió hace unos días a casa a un señor, lo cual me había advertido con anticipación, amigo suyo que tenía interés en confiarme algo, porque necesitaba oir mi opinión sobre un sucedido porque no sé quién le había dicho que yo era una instancia en lo que corresponde a entender en fallos de moral y traiciones de conciencia. Oí esa declaración con gran extrañeza de mi parte, y recordé que su amigo me había dicho una vez que yo era un clarividente; y no porque me lo creyera, sino para no defraudar las ideas que tienen sobre mí mis amigos, fue la única razón por la cual no le aconsejé que fuera a una iglesia a ver a un sacerdote. En fín, opté por decirle:

--Manifiéstese.

Comenzó así: “¡Ay, si el cubano tuviera un nivel de vida alto, la vida en este país fuera otra cosa!”, y exhaló un largo suspiro…

--Vamos a ver cuándo lo logramos.-- le dije.

--Sí, porque no podemos perder las esperanzas. En fín, lo que me sucedió fue que estuve a punto de lograr la obra maestra de la seducción con una de las mejores hijas de Eva, una mujer cincuentona, pero muy bien cuidada por el frío de las zonas templadas de Europa, de personalidad hipnotizante. Una muñeca de bazar búlgara con ascendencia gitana seguramente. Resulta que transitaba por la calle, acompañada de una amiga de viaje mucho más joven, y bella también, pero no tanto como ella. Se apreciaba que eran cúmbilas de larga data por lo bien que se entendían las dos. Bien, no quiero entrar en detalles, profesor, del cómo y por qué esas dos mujeres se vieron de pronto hablando a solas conmigo en un amplio salón de un edificio consagrado a divulgar la cultura cubana, ni a qué circunstancia responde el hecho de que ellas se hubieran sentido a gusto allí.

--No es importante, pase sobre ese incidente.

--Hay un nivel de identificación entre un hombre y una mujer en que cuando se llega ahí, se sabe que los dos fueron hechos uno para el otro. Ella no hablaba español, pero el inglés nos dio un servicio tan amable y pulcro, que nos entendimos perfectamente bien, hacía rato que las oraciones en esa lengua no me salían tan correctas, musicales y claras, tanto que mi interlocutora me felicitó por el buen desenvolvimiento. Pero ahí está el problema, que el desenvolvimiento fue solo político; hablamos de la libertad de Cuba, pero no de la libertad de amarnos, porque nos estábamos comiendo con los ojos mutuamente; y entonces, mientras le hablaba de política, le recité los versos más encendidos de Pushkin, en el original, en un lenguaje primo hermano del de ella, el ruso., y se los anoté con perfecta caligrafía cirílica corrida en una libreta personal de teléfonos que ella había acabado de sacar de su bolso. Sin ton, ni son, como se dice vulgarmente. Ella se turbó, visiblemente afectada por la provocación. La emoción que sentí fue indescriptible, se le encendieron febrilmente sus ojos azules, por el hecho de que fuera un cubano que leyó a los clásicos rusos en el original, el que le despertara el amor con una lengua tan cercana de su tierra, que sabrá Dios qué reminiscencias le traería a la mente. En ese momento ella hubiera aceptado cualquier avance discreto libidinoso de mi parte. Sin embargo, lo único que hice fue transcribirle en perfecto ruso, trofeo de nuestra educación bolchevique, en su libreta de notas el poema famoso del Poeta Nacional de aquel ignoto país : ПУСТОΕ ΒЫ, //СΕΡДEЖНЫϺТЫ, // OHA OϭМОЛВЯСЪ ӠАϺΕΗͶЛА//, Ͷ ВСΕ СʮАСƬЛͶВЪIE MEʮƬͶ// B ДУЩЀ ВЛЮбЛёННОЙ ВОЗбУДИЛA.// // El Vacío usted//por el cordial tú, //ella en un lapsus confundió, // y todos los sueños felices// en el alma enamorada se despertaron//

--No estaba en mí tomar el mando de mi persona, y noté que mientras más se enseriaba la conversación, a pesar de todos mis esfuerzos, iba perdiendo presencia de ánimo, me volvía torpe, porque me daba cuenta que ella deseaba una conversación menos seria; tal vez deseaba que yo retomara el hilo del erotismo que yo no acababa de decantar, y que yo mismo había empezado. La amiga que la acompañaba no salía de su asombro midiendo la atracción de nosotros que no me decidía a manifestar. Sin embargo hablamos hasta del primer acto presidencial del Primer Mandatario checo, Vaclav Havel, después del deshielo stalinista en ese país, que fue mandar a construir una jaula con barrotes de hierro en medio de un parque céntrico de Praga, y allí a la vista del pueblo, encerrarse allí él mismo con el traje a rayas negras y blancas de los presidiarios, mirando tras las rejas al pueblo sentado en una silla. Me habló ella de Yelo Yeleb, el primer presidente de su país que le hizo conocer la libertad a su pueblo sin los absurdos sustitutos conque la confundían bajo el socialismo. ¡Qué distinto hubiera sido si yo hubiese tomado sus manos entre las mías, y mirándola a los ojos solemnemente, le hubiera recitado en ruso el “Я ВAC ЛЮбИЛ, ЛЮбОВЪ ЕЩё бЫТЪ MOЖET, HO ПУСТЪ OHA BAC бОЛЪЩЕ HE TPEбОЖИТ…” // “Yo te amaba, el amor todavía puede existir, pero ojalá que ella ya no te preocupe más…”, también de Pushkin, y que yo me sé de memoria porque lo aprendí de joven cuando leía en ruso….Lo peor es que confiado en mi éxito, ni le pregunté ni su nombre siquiera, ni su dirección electrónica, que me la hubiera dado. Lo único que atiné fue a sacar el Tablet y tomarme fotos con ella allí mismo, para las que posó gustosa a mi lado, incluso mejilla con mejilla….Inmediatamente después de enseñarles las fotos a ellas, las despedí cortésmente.

--¿Y no te ha escrito todavía, ni siquiera pidiéndote las fotografías?—le pregunté a mi interlocutor mirando las fotos que él me enseñaba.

--No, ni siquiera para pedírmelas.

--Es muy fácil decir como Julio Iglesias: “Si el Amor llega a tu puerta, //que la encuentre siempre abierta, //pues no sabes cuándo volverá a llamar//. Lo difícil es poner en práctica ese consejo, pues viene por caminos inusitados.

No vas a ser ni el primero ni el último que sea vencido por la tiranía de las costumbres

--Lo que quiero es que me dé un sentido de ese comportamiento para entenderlo, porque me devano los sesos tratando de comprender qué cosa la hizo cambiar de opinión en un segundo con respecto a mí, que en el segundo anterior era casi un príncipe encantado para ella; por qué decidió romper el idilio en el mismo momento en que se marchó de mi presencia, si había tenido un contacto satisfactorio conmigo.

--El que rompió el idilio fuiste tú, no ella. La despediste demasiado pronto. Además, le diste el tratamiento más aniquilante que a una persona se le pueda dar: el de ignorar su identidad.

--No puedo creer que una mujer dé un giro de 180 grados a su corazón por una bagatela.

--¿Ah, no ?—repuse enseguida—Y según tú, ¿qué cosa se entiende por una bagatela?. Allá el que crea en los irrelevantes aspectos del amor para una mujer, que se atenga a las consecuencias. Está jugando con fuego. Acuérdate que el Amor es una “llama doble”, como decía Octavio Paz, y las bajezas del amor se contagian con las bajezas ideológicas. Esas conexiones las verifica la Física Cuántica. Esos bacilos de cerrazón burguesa que se respiran en los ambientes culturales donde tu estabas, afecta el aplomo de los hombres. Si no le mostraste tu llama a la de ella, se enfría entonces, irremediablemente. ¿Has oído la canción de Silvio “Quién fuera”, de 1992, bueno, pues ahí habla del “corazón en fuga, herido de heridas de Amor.” Ella encontró en ti “un corazón con muro, un corazón que se esconde”. ¿De quién te escondías?

--De mi mujer, que iba a llegar de un momento a otro.

--Ah, conque era eso…No vas a ser ni el primero, ni el último que va a ser vencido por la tiranía de las costumbres. En las fotos no se sabe cuál de los dos está más feliz…y esa forma sugerente de mirarte en una de ellas. Si estuviéramos en un país normal, te dijera mi´jito, coge un avión y vete a Bulgaria a resolver ese asunto: “The only way to get rid of a temptation, is to yield to it”, eso decía Oscar Wilde. Si sigues dándole calor a esa brasa te vas a volver loco, ella está a miles de millares de kilómetros de ti, y se siente feliz con ese castigo que te inflige. Te aplicó la “Lex Talionis”, la pena idéntica o semejante, la terrible ley mosaica. ¿Cómo vas a revertir eso?

--Pidiéndole perdón por esa arrogancia involuntaria mía.

--Mi´jito, cuando una mujer ha sido objeto momentáneo de una seducción especial por un hombre, habiendo de por medio una gran diferencia física a favor de ella, y no es remunerada enseguida, date por muerto en su memoria; lo único que va a hacer, si acaso, es rezar por ti. ¿Leíste el cuento de Zweig en el cual una mujer, estando a pocos días de casarse con un hombre, se enamora de repente de otro hombre por el influjo que tenía en ella el magnetismo irresistible de su voz.? No recuerdo el nombre de ese cuento, pero es un caso ficticio seguramente, aunque no mendaz; hay algo de cierto en esa anécdota, y es que alude a esa bendita capacidad que tiene la mujer, culta sobre todo, de dejarse arrastrar del más insignificante encanto que pueda tener un hombre si lo sabe dirigir bien hacia ella, y en las condiciones de tiempo y lugar más volátiles. Pero esos milagros de levantamiento total de la persona, tienen en su contra muchas cosas imponderables. Mc Carthney canta una canción con los Beatles muy hermosa que sugiere más o menos esta idea, canción que aunque no es de la autoría de este famoso cuarteto, ellos hicieron una creación de ella. Se titula “Till there was you”, y de la cual te traduzco el empezar: “Flotaba el Amor en el aire alrededor// pero yo nunca lo oí decirlo verbalmen te, //yo nunca dije nada sobre amarte…// Para mí esa canción quiere decir que para tener una vida exitosa el hombre no debe traicionarse; y traicionarse muchas veces significa quedarse sin aliento ante la esperanza.

--Pero que alguien me critique por el hecho de que una mujer tan bella me haya deseado o pretendido tan subrepticiamente. Me sancionó porque yo no me atreví a exteriorizar verbalmente mi amor hacia ella. Su belleza me intimidó tanto, que no atiné a hacer lo que debía en ese momento, y el super pasador de cuentas, el calificador de honestidades del sentido del Amor femenino, me desenganchó el vagón de su locomotora.

--Fallaste porque ella creyó ver en ti a un hombre de carácter, que significa saber forjar cada acto en el yunque de la autenticidad, donde cada intención debe expresar la totalidad de la persona, que se opone al individuo egocéntrico. Le demostraste que tu personalidad total no reposa sobre arcaicos fundamentos vitales, sino que se debe más a las necesidades del instinto. Seguramente, viste a un ángel, no a una mujer: “Las mujeres conocen el amor de un hombre—decía Emmanuel Swedenborg—por el sentido de sus palabras; los ángeles, por el sonido de su voz”. Quiere decir, que te rastreó profundamente más allá de tus palabras, porque tú no te equivocaste en nada, al contrario, acertaste, tenías ya ganada la batalla. Todavía el cristianismo tiene que resolver el problema de la moral doméstica contra el Amor, ese es uno de los grandes problemas del Patriarcado. Aquí tengo en la mano algunos de los libros más preclaros que se hayan escrito jamás sobre los problemas del Amor. Escrito por José Ingenieros (1877-1925); su título: “Tratado del Amor”. En él dice lo mismo que te estoy diciendo: “La idea de dogmas morales absolutos, invariables y universales, puede hoy considerarse como una de las más insensatas que han perturbado a los clásicos zurcidores de metafísica y de religiones.” (p. 117 Editorial Tor Bs. As. 1956 ) Por mi parte, yo condono la inconveniencia religiosa que puedan tener esos choques de miradas que sacan chispas, porque son arcanos de la sociedad, más que de la naturaleza, pues parecen exigir un destino a despecho de todas las leyes, porque traen dentro de sí algo que se cumple no sólo dentro del sexo, sino que le regala algo precioso a la humanidad al realizar, no ya un paraíso de armonía alrededor de lo que tenga relación con dicha pareja, sino también porque los resultados selectivos para la especie son mayores. Observa lo que dice sobre esto ese fenómeno humano que se llamó José Ingenieros: “Las preferencias mismas debían ser muy relativas entre seres poco diferenciados por la falta de educación doméstica y social, a punto de que los cónyuges físicamente deseables no presentarían muy grandes diferencias individuales, fuera de las que podrían deducirse de sus formas y actitudes exteriores” (p. 67) Esto quiere decir, indefectiblemente, que el Amor no es la equiparación física de un encanto o de una supuesta ventaja biológica o corporal que se hace pagar en su género opuesto, como piensan muchas mujeres y muchos hombres. Incluso los productos de esas uniones de la conveniencia social, suelen ostentar toda la vida la chatura insípida del mismo negocio de estirpe que los concibió, donde lo humano no tiene nada que hacer. Por eso sigue diciendo Ingenieros, que “una prudente educación del Amor evitaría que este fuese para muchos una simple fiesta de los sentidos esclavizados por el instinto, y que para otros llegara a ser una platónica representación independiente de su base instintiva.” (p. 163) Desgraciadamente este momento histórico que estamos viviendo está desbordado por esta clase de problemas. Por el momento, es todo lo que te puedo decir sobre esto.

Raúl Morín, 26 Febrero 2020 1:00 PM

 


Sobre esta noticia

Autor:
Chaville (90 noticias)
Visitas:
348
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.