Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Montserrat Gutiérrez escriba una noticia?

El turismo responsable, una nueva forma de viajar

17/06/2012 17:42

0 El turismo mundial es una industria masiva que puede traer enormes beneficios a las comunidades, personas y animales, pero también puede hacer mucho daño si es a costa de la vida silvestre y el medio ambiente

0

Tanto el comercio justo como el turismo responsable están comenzando a ser una realidad en nuestra sociedad y que implica una colaboración activa por parte del propio viajero a las hora de tomar sus decisiones.

Respeto y equilibrio

Las vacaciones también son una ocasión para conocer una cultura diferente, por tanto, antes de viajar es bueno buscar la mayor cantidad de información posible sobre el lugar que vamos a visitar, y luego, intentar adaptarse a los usos y costumbres locales.

Hay que respetar las normas del lugar y apoyar la artesanía local comprando sus recuerdos, pero no llevándose “recuerdos” de sus espacios naturales y arqueológicos

El turismo responsable se compromete activamente con los derechos de los colectivos más desfavorecidos, y de forma especial se implica en combatir la explotación sexual infantil, la explotación laboral, asegurar el bienestar animal y el respeto y equilibrio de los valores naturales y culturales de la comunidad local y del medio ambiente.

Igualmente, a la hora de viajar hay que considerar la posibilidad de visitar los proyectos que conservan los hábitats de animales y proteger las especies en peligro de extinción, tales como santuarios de animales y centros de rehabilitación de la fauna.

Pensar en el bienestar animal

A veces, no nos damos cuenta de que las actividades que escogemos y que se nos ofrecen como divertidas, emocionantes o, en ocasiones como educativas, pueden perjudicar a los animales y las plantas.

El turista responsable evitará que su tiempo y su dinero afecten negativamente a los animales y plantas durante sus vacaciones, por eso, no debe pagar para dar de comer a los animales que están en las calles de algunas ciudades: se trata de animales que viven una vida horrible, que se mueven en un ambiente del todo innatural para ellos y sin los cuidados mínimos necesarios; no debe apuntarse a paseos con elefantes, burros, camellos, etc, ni ir a ver espectáculos donde actúen animales, ni participar en actividades que impliquen animales enjaulados o encadenados.

Igualmente, hay que evitar alojarse o comer en hoteles y restaurantes que expongan animales salvajes en cautividad, participar tan sólo de actividades que realmente ayuden a los animales, y no comprar souvenirs hechos con partes de animales ni plantas (marfil, pieles, conchas…), ni llevarse ningún animal vivo como recuerdo.

El turista responsable evitará que su tiempo y su dinero afecten negativamente a los animales y plantas durante sus vacaciones

Tampoco se debe apoyar el uso de animales como objeto fotográfico ni hacerse fotografías con animales que se utilizan para este propósito, pero si los proyectos y/o programas o centros de conservación, ya que esto es lo que ofrecen los lugares responsables.

Cuando el avistamientos de animales es en su hábitat natural, no hay que acercarse demasiado a los animales para evita que se asusten con nuestra presencia o que interfiramos en su comportamiento natural. Si un animal intenta esconderse o parece asustado o alarmado con nuestra presencia, no hay que perseguirlo.

Al encontrarnos en proximidad de un animal hay que hablar bajo y no hacer movimientos repentinos que puedan asustarle. Tampoco hay que acercarse a zonas de cría (nidos, madrigueras, guaridas, etc) ya que esto puede poner en peligro el éxito de la cría.

También hay que tener en cuenta que utilizar el flash de la cámara de fotos puede asustar a los animales y hacer que se asusten puede volverlos agresivos. Nunca hay que acercarse a los animales, sino dejar que sean ellos quienes se acerquen cuando y si lo quieren.

Elegir el ecoturismo

El ecoturismo es el turismo que tiene el menor impacto posible sobre el medio ambiente, es la manera responsable de ver las maravillas del mundo. Pero hay que asegurarse bien porque no siempre es ecoturismo lo que nos ofrecen como tal.

El ecoturismo implica buscar hoteles o casas de campo que empleen a la población autóctona, el uso local de alimentos y que contribuyan a la comunidad local. El complejo también debe tener un mínimo impacto ambiental y un uso responsable del agua.

Por eso, es importante cerrar el grifo, apagar la luz y el aire acondicionado cuando salgamos del establecimiento, así ayudaremos a no desperdiciar agua y energía.

Siempre que se pueda hay que elegir operadores turísticos, compañías aéreas y hoteles comprometidos con las comunidades de acogida y con el medio ambiente.

Denunciar el maltrato y los abusos también implica ser un turista responsable.

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en