Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Chaville escriba una noticia?

Triaca contra embestimientos feministas ( Quinta Parte )

08/12/2017 15:46 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Renaciento español en lugar de ser Neocriistiano, fue Neopagano, y esto representó un plus de costo de existencia para villanos y burgueses que ese tardío medievalismo exigía

QUINTA PARTE. Para hacerle justicia a quien llegó a ser Secretario del Rey Felipe IV en 1635, y "rudo discípulo de los doctos varones de España", Quevedo no era partidario de una hipertelia de la desintegración social ; respetaba un reducto de valores sobre los que no admitía discusión. Tal como su amigo Cervantes y sus enemigos Góngora y Alarcón.Aunque participara de la corruptibilidad del dinero sobre el carácter del hombre para influir en el curso de la vida, y aunque no le obstara esto para creer en Dios, su senequismo lo salvaba.El mismo hecho social que denunciara Góngora, no podía dejar de abordarlo Quevedo, pero a su forma.

La ocasión fue aquella en que cargó su pluma de los tintes más dramáticos para reflejar la lucha fallida de la Reina Doña Margarita de Austria, que falleció de parto antes de poder castigar al malvado Rodrigo Calderón, valido o favorito del valido del Rey Felipe III, el Conde de Lerma, que hizo que todas las cosas de importancia de aquel Señor dependiesen de su gusto, y que escogió por oficio acusar a los virtuosos de delitos postizos que el inventaba.: " veían al Duque de Lerma con un rendimiento tan postrado al albedrío de este mozo, que se atrevieron a sospechar que con halagos le entretenía algún silencio" [ Obras Completas pag.540 tomo I F, Quevedo Edit. Aguilar, Madrid 1961 ], entretanto " la Reina Margarita no pudo refrenar los atrevimientos de Don Rodrigo Calderón, ni pudo castigar la satisfacción conque afectaba ser delincuente" [ Ob.Comp.p. 749 Tomo I] Y lo único que hizo el Rey fue ponerle ceño duro a su Privado.El patetismo de Quevedo subió de punto cuando nos dice lo que significó para el y para España la muerte de aquella reina que lucho por recuperar de las garras de los desenfre nos sexuados esa particular relación de fuerza que se origina entre los cuerpos y que afectaban políticamente al Reino por ese plus de costo de la existencia:

" ...aquella Señora del Mundo que se llevó consigo toda la felicidad de España, dejando recién nacido en el Rey Nuestro Señor, su hijo, el castigo y el consuelo que nos han envidiado las tardanzas de la edad, pereza que las calamidades de España han causado al Tiempo." [ Obras Completas p. 749 Tomo I F.Q.]

Un ojo superficial no podría dar razón de lo que estoy afirmando; pero bien miradas las cosas, podemos decir que Quevedo comprendió que ambos hechos son las dos caras de un mismo problema que tenía España. El héroe de primero yo, después yo y sólo mucho después los demás, tenía que venir del brazo de estas mujeres a dar la nota medieval a esta posmodernidad, ya que la nota local histórica, analizando solo lo que respecta a las mujeres, viene dada por el desprecio de ellas a un uso efectivo del diálogo entre los hombres para crear el tipo de hombre que no quería entender a nadie porque el se entendía a sí mismo ."El feudalismo --dice Vicente Gomez Casado-- es una organiza ción social estrictamente vertical, donde no existen las relaciones horizontales de ningún tipo como no sea dentro de la propia familia.La sangre es la única puerta de entrada en cada uno de los estados, y en el grado en que le corresponda a cada uno dentro de ese estado" ["Conversaciones de Historia de España" p. 119 tomo I Edit .Planeta.Barcelona ] Por eso Quevedo habla del " castigo y el consuelo que nos han envidiado las tardanzas de la edad", refiriéndose a la forma social española de aferramiento a modos genuinamente medievales que se oponía a la nueva concepción del mundo que el Renacimiento europeo aportaba con los genuinos aires de libertad. Pero el Señor de la Villa de Juan Abad, tam bién lo dijo directamente:

Un ojo superficial no podría dar razón de lo que estoy afirmando ; pero bien miradas las cosas podemos decir que Quevedo comprendió que ambos hechos son la cara de un mismo problema

"El hombre debe recelar de su lado mismo (de su costilla, en lenguaje teológico);que en durmiéndose su propio lado dará materiales, con favor y ocasión del sueño, para fabricar con nombre de ayuda, su ruina y desolación.Lo que Dios hace para socorro del hombre[ la mujer], si con Dios y para con Dios no usa de ello, de la carne de su carne, y de los huesos de sus huesos debe recelarse, y tener sospecha que no se deje vencer de alguna persecución mañosa, de alguna complacencia descaminada, de alguna negociación entremetida" [ Ob.Comp. P. 537 Tomo I F. Q. ]

Lo que a Quevedo y a otros mas contrarió muy enormemente fue que la mujer tomara por su mano, y por iniciativa propia la mixtificación, y con miras a la intemporalidad del mito.Ninguno de los muy notables polígrafos de la época rehusaron dejar constancia de su repugnancia a ese hecho, ni de plantear la gravedad conque amenazaba el porvenir de la raza española.

Hablando filosóficamente, lo que ocurrió fue una mutación de la phisis, se imponía como realidad operante una razón que no pertenece al cosmos, porque no coincide ni con la razón de ser, ni con la racionalidad del pensar, y que sin embargo interviene en la coexistencia alterando las formas de relación del hombre con todo lo exterior a el, con la naturaleza. Se acrecentaba la señal de reluctancia a poner en términos de razón aquello mismo que ponía en peligro la base existencial por querer igualar esa fuerza a la razón natural."La idea de una mutación de la phisis es sorprendente por su audacia.La phisis ( la indole propia de una cosa ) no podría cambiar sin que la cosa dejara de ser lo que es. Una cosa es la phisis de un ser que cambia, y otra es la phisis que cambia ella misma.", dice Eduardo Nicol en su libro "La Reforma de la Filosofía" (FCE México 1997 ) Mencionamos la contradicción de la dinámica conceptual de la phisis, porque es la manzana de la discordia en nuestra interpretación de una faceta de la decadencia española que nosotros los cubanos estamos arrastrando todavía, y que ha pasado desapercibida a casi todos los investigadores que se han ocupado del tema de la cultura española de esa época.

Al ignorar ese cambio de la phisis por mano de la mujer, no nos extraña que un profe sor como el cubano Ricardo Viñalet, cuando escribió el prólogo a las comedias de Juan Ruiz de Alarcón, en 1985, para la Editorial Arte y literatura, haya dicho : " No es, sin embargo, su actitud hacia la mujer lo que hubiésemos deseado : la juzga voluble e inconstante, la considera falsa"[ " La Verdad sospechosa y otras Comedias" p. 21 ] Raul Morin 6 Diciembre 2017 10:14 A.M.

Quevedo no era partidario de una hipertelia de la desintegración social, respetaba un reducto de valores sobre los que no admitía discusión


Sobre esta noticia

Autor:
Chaville (52 noticias)
Visitas:
301
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.