Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Crónicas Bárbaras escriba una noticia?

Seguridad y violencia

16/12/2013 10:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Entre los 2.000 ciudadanos que se manifestaron este fin de semana en la concentración "Rodea el Congreso" en Madrid para protestar contra la futura ley de Seguridad Ciudadana, circulaban enmascarados decenas de "redskins", cabezas rapadas que se autoproclaman antifascistas, y que terminaron atacando a la policía.

Los concentrados, cenizas del movimiento 15M, incumplían una norma común en las democracias: no pueden invadir espacios cercanos a las sedes parlamentarias y a otros centros que representan a la voluntad popular, ni tampoco acosar a los legisladores (el escrache lunfardo, o el bullying inglés).

Se puede protestar fuera de ese tipo de espacios, y sus promotores deben comunicar esas acciones, que no pueden prohibirse si no perturban gravemente la vida ciudadana.

"Rodea el Congreso" y su final, con una veintena de heridos, la mayoría de ellos policías, siete detenidos y numerosos actos de vandalismo, ha vuelto a justificar para el Gobierno la necesidad de aprobar la Ley de Seguridad Ciudadana que elabora .

Más sobre

Porque los detenidos, algunos agresores habituales, son puestos en libertad en los juzgados sin cargos, y sus supuestos delitos o faltas casi nunca reciben reproche penal.

Además, actúan en nombre del antifascismo y pocos jueces se atreven a reconocer que son tan peligrosos como los fascistas, más vigilados y castigados.

Diferentes tribus antisistema, que se presentan como anticapitalistas, practican una agresividad creciente, incluso con los transeúntes a los que les exigen contribuciones "para luchar por la libertad", e insultan y con frecuencia maltratan si no se les entregan.

La fina línea entre delito y falta, y la justificación que le conceden muchos jueces progresistas a los autoproclamados antifascistas, estimula que cada día se envalentonen más y estén estableciendo fuera del País Vasco una Kale Borroka, además, con ayuda de conocidos grupos filoetarras.

-------

SALAS

image


Sobre esta noticia

Autor:
Crónicas Bárbaras (2357 noticias)
Fuente:
cronicasbarbaras.es
Visitas:
692
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.