Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lateclaconcafe escriba una noticia?

Rosas blancas en la primavera eterna del Gabo

24/04/2014 17:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

5:41:02 a.m.

El Gabo contó y contará siempre con las rosas blancas, que en nombre de Cuba, florecieron en el Palacio de Bellas Artes de la capital mexicana, con sendas ofrendas florales de Fidel y Raúl

Parecería que todas las flores del mundo estaban allí, alrededor de ese latinoamericano, colombiano excepcional, en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México. Y como si otro exclusivo hombre de este lado del Atlántico, chileno, lo estuviera viendo, nos decía que podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera.

Gabriel García Márquez no fue, sino es, esa eterna primavera de Pablo Neruda o la rosa blanca que José Martí nos expresa en verso que ha de cultivarse en junio como enero para el amigo sincero que nos da su mano franca.

La mano del Gabo nunca le faltó a Cuba. Siempre dispuesta, estuvo al alcance de un pueblo que lo conoció en esa dimensión de la creación intelectual que él mismo definió como el más misterioso y solitario de los oficios humanos. Y la apreció en toda su magnitud por la amistad con nuestro Fidel, al que también hizo suyo.

Con Fidel, Raúl, con Cuba, compartió su literatura, sentimientos, ideas tan humildes como aquella referida al éxito, cuando expresó: «¡No, el éxito no se lo deseo a nadie. Le sucede a uno lo que a los alpinistas, que se matan por llegar a la cumbre y cuando llegan, ¿qué hacen? Bajar, o tratar de bajar discretamente, con la mayor dignidad posible». O las que en defensa de la humanidad, las trazó paralelo con el pensamiento del líder histórico de la Revolución cubana, como «No tenemos otro mundo al que podernos mudar» y «Yo creo que todavía no es demasiado tarde para construir una utopía que nos permita compartir la tierra».

Por eso la primavera eterna del Gabo, la que jamás se detendrá, contó y contará siempre con las rosas blancas, que en nombre de Cuba, florecieron en el Palacio de Bellas Artes de la capital mexicana, con sendas ofrendas florales de Fidel y Raúl. La de Fidel dirigida Al amigo entrañable y la de Raúl A un gran amigo de Cuba.

(Fuente: Granma)

Etiquetas: Cuba, Gabriel, García, Márquez, Primavera, Fidel, Raúl, flores


Sobre esta noticia

Autor:
Lateclaconcafe (1456 noticias)
Fuente:
lateclaconcafe.blogia.com
Visitas:
1832
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.