Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lapolillacubana escriba una noticia?

Roque Dalton: lo que mas recuerdo, admiro y quiero de él

13/05/2015 22:49 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Navegando entre documentos impresos y sobre todo archivos digitales en busca de algunas referencias sobre Roque Dalton para el panel que la Casa de las Américas ha organizado en el aniversario 80 del nacimiento del poeta, encontré la entrevista que sigue, grabada por estudiantes de la UNAM hace algunos años.

Quiero compartirla ahora, en estos días de recordaciones daltónicas para ratificar, también por esta vía, la verdad rotunda de esta frase de nuestro hermano Silvio Rodríguez, que también hallé en medio de esas fecundas navegaciones: "Roque siempre quedará para nosotros en la memoria como un maestro de la vida, de la poesía y de la amistad".

Víctor Casaus

Amigo, te envío la transcripción de la entrevista para que, como quedamos, le hagas una revisión. Tengo dudas en algunos términos que no alcanzo a entender, o que definitivamente desconozco. Te agradezco de antemano. Alberto.

imageComo casi todos los poetas de mi generación en La Habana, en el período en que Roque vivió allá, hubo un grupo de gente, por supuesto, más cercana a él y a su familia también, a Aída, a los que eran los muchachos en esa época: Roquito, Juan José, Jorge. Roque fue muy importante para nosotros porque lo conocimos en el momento en que nuestra generación poética empezaba a cuajar ?año 66-, y la poesía de él era substancial para nosotros. La conocíamos por los libros, y entonces, conocerlo personalmente pues fue bien impactante.

Nosotros lo veíamos como un revolucionario tan vital, tan antidogmático y tan antirretórico: tan vivaz, pues. Esos rasgos esenciales de Roque nos han enseñado mucho. Creo que la Revolución hay que aprenderla en la práctica, en la vida, en los libros, y también a través de personalidades como la de Roque.

A ese respecto, ¿qué le sugiere la comprensión que hacemos nosotros de Roque como impulsor del desarrollo no dogmático del marxismo en Nuestra América?

Si nos ponemos a hablar de ese tema, yo me imagino a Roque muy contento en este momento, y muy participante en ese proceso, porque Roque fue un intelectual y un revolucionario que siempre vio el marxismo como un instrumento vivo, frente a las posiciones envejecidas, ya caducas, que a pesar de que representaban instituciones con nombres revolucionarios, partidos revolucionarios, sin embargo, su práctica ya era precisamente retardataria.

La misma muerte de Roque es un ejemplo triste de eso, un ejemplo mayor de esas contradicciones. Las relaciones del Che con el partido comunista boliviano, al momento de su lucha en Bolivia y, no vamos a decir su final, pero también su final, hay que relacionarlo con eso, con esa incomprensión de las nuevas vías de lucha en aquel momento, que aquellos partidos no entendían, no entendieron nunca. Incluso llegaron a convertirse en instrumentos de oposición a esas ideas prácticas, y a esa práctica genuinamente revolucionaria.

Roque es un revolucionario, y un revolucionario, además -parece redundancia pero no-, novedoso, es decir, un revolucionario en busca de lo nuevo: allí están sus trabajos teóricos también y allí está su poesía, toda Taberna , por ejemplo, tan vigente hoy a la hora de analizar las cosas que ocurrieron en los países socialistas del Este. Roque previó en esa estancia en Praga, en esos años, muchas de las cosas que después llevarían al traste y al desastre a aquel socialismo. El destino final de aquel socialismo no puede verse sólo como la traición de una cúpula en el poder en la Unión Soviética: fue también el fruto desgraciado de muchas cosas no resueltas de aquel socialismo que hicieron crisis, más la acción, por supuesto, del imperialismo, de la otra potencia hegemónica. Pero no hay que verlo en este momento como una simple traición. Hubo un proceso muy largo en el que ese socialismo se fue deteriorando, fue perdiendo su esencia y se debilitó. Roque vio y mostró eso muy temprano, desde la poesía, en su libro Taberna y otros lugares , y es de la gente a la que todavía hoy, en este momento de búsqueda de caminos, hay que ir a leer, para rescatar esas cosas y tenerlas como posibles referencias en el contexto que vivimos.

¿Cómo cree que vería Roque y cómo ve usted la etapa actual de América Latina por su liberación, y más, en la construcción del socialismo?

Como te decía, creo que Roque, en este momento en que los paradigmas se han roto tanto, desde el 89 para acá, con la caída del campo socialista, con la tenaz persistencia del socialismo de Cuba, creo que Roque estaría hoy viendo a la América Latina como la vemos los latinoamericanos que sentimos por estas causas: como la búsqueda de caminos nuevos, en busca de la equidad, la ética y la justicia a través del socialismo. Creo que Roque hubiera sabido muy bien apartarse, porque lo hizo en vida, de aquellos esquemas, que hubiera sido de la gente que hoy está poniendo más pasión en la búsqueda de esos caminos que rescatan los grandes valores de las ideas socialistas y comunistas, es decir, de igualdad, de justicia social, de humanismo, pero viéndolas en un mundo que es completamente distinto del que él vivió. Roque sería, otra vez, un buscador: un buscador de verdades y un buscador de caminos.

El elemento indígena (problematizador no sólo para la derecha imperante, sino también para la izquierda) está presente en textos analíticos como el que ya mencionamos[1], o literarios como Las historias prohibidas del pulgarcito , que comienza: "'La guerra de guerrillas en El Salvador'/ (Contrapunto)/ [Informe del Conquistador, Don Pedro de Alvarado, a su jefe inmediato superior, don Hernán Cortés, al volver derrotado de su primer intento de someter a los pipiles de Cuzcatlán]" ¿Cómo recuerda esa presencia en Roque?

Es una continuidad de lo que hablábamos. Roque es parte de ese marxismo que busca la renovación, que busca el entronque con su realidad, enfrentado a las interpretaciones caducas, retardatarias, insuficientes del marxismo, que, regido por las ideas más generales de la teoría clásica, no logra encontrar los asideros nacionales. Esa fue una deficiencia del marxismo de todo el siglo XX, americano también. Aquí mismo, en el Coloquio Internacional A cien años de Pablo de la Torriente y Julio Antonio Mella que ha organizado la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM hemos estado hablando de Mella, de Mariátegui, de todas esas gentes de mediados del siglo pasado que tenían como divisa "pensar con cabeza propia". Dentro de ese pensar con cabeza propia estaba en particular el tema nacional y el tema indígena. Yo no puedo hablar, en el caso de mi país, de ese tema de la misma manera que se habla aquí, o que se habla en Perú, o que se puede hablar en Bolivia. Cuba tiene otra situación: los indígenas fueron aniquilados por los conquistadores españoles muy temprano, en la época de la colonia, y casi no hay una herencia en ese sentido. Hay otros temas en su lugar: el tema racial con los negros, Cuba es un país intensamente mestizo. Pero en lugares donde la población indígena es tan grande y tan fuerte, como en México, como en Bolivia, como en Ecuador, como en Centroamérica como en la mayoría de los países de América Latina esa realidad, rica y conflictiva, tiene una presencia y una fuerza formidable.

El resto de países latinoamericanos tiene un déficit, en cuanto a Cuba, con respecto a la construcción del socialismo, ¿cómo se aprecia esto desde allá?

Creo que está, precisamente, el deterioro de valores que habían perdido sus esencias y que ya no funcionaban y que la caída del sistema socialista europeo aceleró o motivó. A esa caída yo creo que hay que verle, de las muchas que tiene, dos caras muy precisas: una, desde el punto de vista del balance hegemónico mundial, como elemento negativo, que ha traído gran parte de las desgracias con las que el mundo vive hoy, en la medida en que aquel contrapeso, aquel balance, si no era perfecto, por lo menos establecía un sistema de fuerza que impedía que una sola potencia hiciera lo que está haciendo hoy, liderada por una política desquiciada, prácticamente, en el caso de Bush, . Eso no hubiera sido posible en aquella situación; pero el colapso de ese sistema trajo la necesidad de buscar otros caminos y otras alternativas, y en eso precisamente es en lo que estamos. De manera que la herencia que hay que tomar de gentes como Roque, como Mella, como Mariátegui, para hablarte de distintas generaciones a lo largo del tiempo, es muy importante, es capital, porque está en el centro de lo que hoy es el movimiento estratégico en América Latina: la búsqueda de un camino que no va a ser el camino de la Revolución cubana, repetido o calcado. No puede serlo, porque estamos en otro momento de la historia de este continente, de la cual habrá que sacar conclusiones y habrá que sacar enseñanzas. Los latinoamericanos las están sacando, y las deben sacar de acuerdo a la historia concreta de cada país, de cada movimiento, pero sin proponerse un procedimiento mimético que le restaría fuerza y posibilidades a cualquier iniciativa de cambio. La Revolución cubana se hizo contra el calco, contra la copia. Si hubiera sido por los partidos que existían entonces en Cuba, ese camino iniciado por Fidel en 1952 nunca se hubiera tomado.

El panorama político de América Latina está mostrando sorpresas y eso es una alegría. Está permitiendo que aparezcan momentos como sucedió en Bolivia, como el gobierno argentino actual, como Venezuela, que es una cosa completamente diferente. Todo eso es producto también de esa crisis, de esa gran deflagración universal, y de ahí se están sacando esas experiencias. Roque es una de las gentes a las que hay que acudir para recordar, para aprender y para crear.

¿Qué elementos destacaría usted de la poesía y la obra en general de Roque, que la hacen tan fresca, a pesar, por ejemplo, de escribir Un libro rojo para Lenin , con bastantes elementos teóricos duros?

Esa pertenece a las cosas difíciles de explicar, probablemente porque ahí está, en el fondo de todo eso, la magia de la poesía, que es, como sabemos, imposible de revelar. Pero creo que en el caso de Roque tuvieron mucha importancia los años en que todo lo mencionado estaba ocurriendo para él, sus años de formación, digamos, y su propia formación.

Roque nunca hubiera escrito la poesía que escribió -hoy yo comentaba algo similar en el encuentro de la UNAM refiriéndome a Pablo de la Torriente Brau- si no hubiera vivido la vida que vivió. Es una interacción que yo admiro mucho y la disfruto cuando la encuentro en gentes como Roque, Pablo de la Torriente, las grandes figuras que mezclaron su vida y su acción a su palabra. Roque pudo escribir una poesía así porque vivió, a su vez, una vida así: una vida pugnaz, una vida a contracorriente de los valores burgueses falsamente establecidos y de los valores equivocados que se enarbolaban como revolucionarios en sus respectivas épocas.

Para escribir el Libro rojo para Lenin hay que ser un comunista de verdad de aquellos años: lo que era Roque, que no lo eran, por cierto, muchos miembros del partido comunista, con ese nombre, en El Salvador o en otros países de América Latina, en aquel momento. Roque alcanza esa autenticidad a partir de la propia vivencia personal, de la propia historia personal, de la propia herencia literaria de la que él también se nutrió y de una comprensión muy hermosa ?que es muy hermoso constatar en la obra de Roque? de su país y de su pueblo. A pesar de haber vivido muchos años fuera de ese país ?eso se da con otros grandes hombres, como Martí, que vivieron períodos muy extensos fuera de la patria natal-, sin embargo, qué comprensión tenía Roque, y qué amor, por su pequeño país, como él le llamaba: "Patria mía..." y todos aquellos poemas que no son de la nostalgia a secas: son de la nostalgia combativa, del tipo que sufre por estar fuera de su país, pero que está luchando por encontrar el camino para que ese país sea verdaderamente libre, humano y justo.

Ya para terminar, usted que lo conoció, ¿qué recuerda más de él?

Recuerdo, sobre todo, haber visto en Roque a una gente de mi edad, aunque yo fuera diez años más joven que él. Eso les sucedía a otros poetas de mi generación, que también eran muy amigos de él, como Luis Rogelio Nogueras, Guillermo Rodríguez Rivera, Antonio Conte... Juntos llegamos a esta conclusión importantísima en aquellos tiempos de formación para nosotros: "se puede ser revolucionario de esta manera", se puede ser revolucionario siendo como Roque. Hay un tipo de enseñanza de cómo ser revolucionario que va por otro lado, que va por los caminos de la exclusión: de la exclusión del humor, de la exclusión de la forma de vivir la vida como Roque la vivió... Entonces, constatar que se podía ser revolucionario y ser como Roque, fue muy importante para mí, para nosotros. Es una de las cosas de él que yo más rescato.

Eso me había pasado con figuras que no había conocido, como Pablo de la Torriente Brau. Cuando leía sus libros pensaba: "se puede ser revolucionario y se puede escribir así", usar las llamadas malas palabras, que en los cánones conservadores nunca están bien vistas.

Con Roque me pasó más porque lo conocí, y conviví, y fui a su casa, y conocí a sus hijos cuando fueron creciendo, y me mandó una postal desde Praga, y llegó con El turno del ofendido a La Habana y me dedicó un volumen que todavía guardo. Es decir, hubo cosas ahí esenciales: fue a fiestas con nosotros ?o nosotros con él- y esas noches cantó las coplas y corridos interminables que conocía, y se emborrachaba, y tenía dos novias a la vez... En fin: se podía ser revolucionario y se podía estar vivo, de esa manera, y eso es lo que yo más recuerdo, admiro y quiero de él.

[1] "Hay lugares de la América Latina ?muchos lugares, la mayoría de los lugares- en que ya el mero hecho de enseñar el idioma nacional a un cuadro indígena puede ser una labor de extraordinaria importancia..." Roque Dalton, Op.cit ., p.17.

About these ads

Sobre esta noticia

Autor:
Lapolillacubana (2569 noticias)
Fuente:
elblogdelapolillacubana.wordpress.com
Visitas:
172
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.