Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es escriba una noticia?

El refrán preferido de la clase política en España: "donde dije digo, digo Diego"

04/06/2018 19:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

S. GOZALO

image

Ya sea por "venganza", "traición" o "ruptura de la confianza" entre PP y PNV, lo cierto es que el partido que (de momento) aún lidera Mariano Rajoy estudia ya las enmiendas que presentará en el Senado a sus propias cuentas. Sí, han leído bien: las correcciones a las cuentas que presentó su todavía ministro en funciones, Cristóbal Montoro, y que los populares vendieron casi como los mejores Presupuestos de la democracia.

Ya sea bandazo o pataleta, lo cierto es que no es esta la primera ni será la única ocasión en la que un partido político o algunos de sus miembros más relevantes 'corrigen' su discurso sobre la marcha o ponen patas arriba su labor de Gobierno haciendo justo lo contrario a lo que se habían comprometido.

En el hoy de los partidos...PP
  • Subida de impuestos: Esta fue una de las medidas más impopulares e incoherentes de las casi dos legislaturas de Mariano Rajoy en la Moncloa. Tras basar todo su programa electoral en el principio neoliberal que propugna la mínima carga impositiva posible, el presidente llegó al Gobierno en noviembre de 2011 poniendo patas arriba su ideario. Sus seis años y medio de Gobierno han visto subir el porcentaje de IRPF o el IVA, siendo epsecialmente impopular el que ha grabado las entradas de espectáculos como el cine.
Podemos
  • Un chalé propio de la casta: Podemos llegó al poder con un término que sus líderes acabaron repitiendo hasta la saciedad, "casta", en referencia a aquel grupo político instalado en los privilegios, el alto standing y absolutamente desvinculado de la realidad social de los españoles, algo completamente diferente a la forma de vivir y gobernar que propugnaban los morados como señas de identidad. Pocos años después de irrumpir en la escena política, sus dos cabezas visibles, el secretario general y la portavoz parlamentaria, Pablo Iglesias (pareja en la vida real y futuros padres de mellizos), ya no hablan de "casta" y se han comprado un chalé de lujo por más de 600.000 euros en un municipio de la sierra madrileña. El 'chaletgate', que llegó a ser debatido y votado por las bases, evidenció que un tercio de la militancia morada reprueba el giro de sus dirigentes.
Ciudadanos
  • Feministas, tras el 8-M: "No apoyamos la huelga feminista porque no somos anticapitalistas". "Algunas de sus reivindicaciones no están tan claras" o "va en contra del sistema capitalista" fueron algunos de los argumentos que diferentes líderes de la formación morada, entre ellos Albert Rivera e Inés Arrimadas, utilizaron para desvincularse de la convocatoria de la huelga feminista del 8 de marzo de 2018. Tras el rotundo triunfo de la misma, el discurso naranja varió y Rivera afirmó estar "encantado de liderar" el debate transversal feminista.
... Y también en el ayer
Más sobre

Las tareas de Gobierno permiten evidenciar mucho mejor las incoherencia de los partidos gobernantes. Algo que sabe muy bien el PSOE, cuyo último presidente antes que Pedro Sánchez, José Luis Rodríguez-Zapatero, incurrió en clamorosos renuncios.

PSOE
  • Cambia el art. 135 para pagar a la 'troika': Zapatero no solo negó la crisis económica que se venía encima hablando de "brotes verdes" sino que, además no adoptó ninguna medida económica para paliar sus rigores. Si hubo, en cambio, una que levantó ampollas: el acuerdo con el PP para modificar el artículo 135 de la Constitución. Ocurrió poco antes de dejar la Moncloa, en septiembre de 2011, y se apoyó en el PP. Esa modificación garantizaba que España pagaría religiosamente la deuda pública, es decir, cumpliría con los acreedores de la troika, a pesar de la situación de precariedad de la economía española y en contra de su discurso social.
  • La valla de Melilla a 6 metros: El discurso respetuoso con los Derechos Humanos dejó de serlo cuando trascendió que, por orden del presidente socialista, se instalaron en la valla fronteriza de Melilla las primeras concertinas y prácticamente se duplicó su altura, hasta los seis metros. La Guardia Civil contó entonces que también se instaló en el perímetro un sistema de aspersores de agua con pimienta, aunque nunca ha llegado a estrenarse.

Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es (43632 noticias)
Fuente:
20minutos.es
Visitas:
1691
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.