Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Héctor Alfonso Rodríguez A. escriba una noticia?

¿Raúl Castro el “Gorbachov” de Cuba?

07/02/2015 18:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿El actual hombre fuerte del gobierno revolucionario de Cuba, Raúl Castro Ruz, es una especie de Gorbachov para la realidad que vive hoy la isla?

 

Por Héctor Alfonso Rodríguez Aguilar

A: Julio Scherer García, In memoria, auténtico y verás periodista

Podríamos hacernos una pregunta ¿El actual hombre fuerte del gobierno revolucionario de Cuba, Raúl Castro Ruz, es una especie de Gorbachov para la realidad que vive hoy la isla? Trataremos de contestar esta pregunta, a lo largo de esta columna periodística.

 El ahora hombre fuerte del gobierno socialista de Cuba,  Raúl Castro, desde que tomó posesión como presidente de aquella república se ha dado a la tarea de hacer cambios, algunos pequeños otros no tanto en la vida pública de aquella nación.

Como sabemos, su hermano Fidel que fuera el máximo líder de la Revolución cubana y presidente del gobierno por un prolongado y continuo mandato, que por motivos de vejez y de salud,  tuvo que pasarle la estafeta a su hermano menor Raúl que era el general en jefe de las fuerzas armadas revolucionarias.

Cuando su hermano Fidel era el primer mandatario de aquella nación o sea presidente del consejo de estado y primer secretario del Partido Comunista de Cuba, cargos que sustentó durante aproximadamente 52 años, desde que ganaron la Revolución aquel lejano 1º de enero de 1959 hasta abril de 2011, que fue cuando se alejó de los cargos públicos al ver que ya de plano no podía por su avanzada edad.

 Como gobernante Fidel,  era de una vitalidad descomunal –así lo atestiguan muchos que lo trataron- era un gobernante que  para él, el poder había sido hecho a la medida de su índole.  Gobernó la isla con mano dura –cuando se requería- y tuvo una manera de actuar y de ser de mucha fijación, es decir que los postulados socialistas que enarboló desde que hizo esa opción para la mayor de las Antillas trató de llevarlos en superlativa contundencia. Es decir, implementó un modelo político y económico (socialista) ortodoxo en la isla,  durante muchos años muy pocos cambios hizo, a pesar de que siempre la realidad es la que va marcando las pautas de ajustes en las políticas públicas.

 Recuerdo en una de tantas pláticas que tuve hace algún tiempo, con un amigo de origen cubano avecindado en  Ciudad Guzmán, Jalisco, el doctor en ciencias Luis Alberto Araujo Viltres, le preguntaba a él, qué iba a pasar con Cuba el día  que Fidel dejará el poder o el gobierno por edad o por muerte. Y recuerdo que el doctor Luis me decía que entraría al relevo su hermano Raúl.

Y le preguntaba, que cómo sería la forma de gobernar de este personaje de la Revolución. A lo que el doctor Luis Araujo me contestaba, que según él iba a ser un gobierno peor –o sea más “malo”- a la manera en queFidel estaba llevando las riendas del poder en ese momento. Comentaba también que se hablaba en la isla del Caribe, que Raúl era más dogmático y cerrado o sea un marxista ortodoxo, más recalcitrante en su postura y forma en como iría a tratar los asuntos del gobierno. Ante esa interrogante que había, sólo el tiempo nos la despejaría.

Años después de esa charla sobre este tema, llega finalmente el turno a Raúl de ser el máximo gobernante de su patria, en razón de ser el segundo en la lista de la cúpula del gobierno revolucionario. Ahora sí seriamos testigos  para ver qué pasaría en su gestión gubernamental.

El menor de los Castro, Raúl, va direccionando y transitando a su pueblo y al estado Cubano por el antes difícil e impensable camino de una economía de mercado

 Lo que se ha venido viendo hasta ahora,  desde que tomó el cargo, es un Raúl que ha apostado por la apertura en varios sectores y formas de vida y de la economía de la Isla, que por cierto, su hermano Fidel nunca se animó a realizar o a tocar. ¿Sería por miedo a que el sistema se le cayera? O dejara de ser aquello que se había propuesto –todo el gobierno revolucionario- con firme y decidida voluntad ser un pueblo autodeterminativo, soberano, socialista y libre de cualquiera intervención extranjera y más de los Estados Unidos. O sería esa manera en que casi todas las decisiones trascendentales de su gobierno se centraban en él – lo que dijimos su fijación por el poder-.

 Lo cierto que hoy pienso en un Raúl con dejo de parecido con aquel líder máximo de la desaparecida ex Unión Soviética Mijaíl Gorbachov. Este ex hombre fuerte de aquel imperio socialista, que buscó en su periodo de gobierno implementar reformas al sistema socialista que era caduco por su excesiva burocracia, y la  falta de libertades individuales, así como una economía controlada completamente por el estado –al modo socialista estalinista-.

Para aquella gran nación,  Mijaíl, busco reformas al sistema que él llamó Glasnots o sea apertura de la URSS para el mundo y a la economía. Y la otra, Perestroika o sea restructuración de las estructuras de gobierno ya obsoletas “herrumbrosas”, lentas y ineficientes por la excesiva burocracia que tenía aquella nación.

Algo parecido está sucediendo en Cuba con la llegada de Raúl, desde que este señor llegó al poder, ha emprendido pequeños cambios que su anterior gobernante nunca tocó, como por ejemplo: que los cubanos ya pudieron usar y vender celulares; el libre acceso a hoteles; el usufructo de tierras ociosas para agricultores; acceso a internet para oficinas públicas y para algunos ciudadanos; dialogo permanente y buenas relaciones con la iglesia católica cubana; apertura de amplias inversiones por parte de China, Brasil, España y otras naciones.

Mención aparte merece la noticia que recientemente sorprendió a propios y extraños, el anuncio por parte del presidente estadounidense Barack Obama y su contraparte cubano Raúl para la apertura de negociaciones con el fin de normalizar relaciones diplomáticas entre ambas naciones.

Todos estos acontecimientos ineditos de apertura en una nación antes constreñida, que durante décadas vivió y estuvo apostada en un modelo y sistema  político socialista de corte estalinista, dado por las circunstancias políticas internacionales de la Guerra Fría y los Estados Unidos, así como la URSS obligaron a la isla para permanecer en este status, que por su parte, el gobierno y su sistema que encabezaba Fidel lo llevaron a permanecer en tal modelo.

 Ahora podemos decir, que a modo de un nuevo “Gorbachov”, el menor de los Castro, Raúl, va direccionando y transitando a su pueblo y al estado Cubano por el antes difícil e impensable camino de una economía de mercado.

 


Sobre esta noticia

Autor:
Héctor Alfonso Rodríguez A. (8 noticias)
Visitas:
2414
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.