Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Política escriba una noticia?

Nuevo presidente de Uruguay recibirá economía fuerte pero con sombras

25/11/2014 13:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Con crecimiento económico sostenido, tasa de desempleo en sus mínimos históricos y una notable reducción de los niveles de pobreza, el próximo gobierno de Uruguay deberá apuntar sus baterías a mejorar la infraestructura y contener un creciente déficit fiscal, coinciden expertos.

"En un contexto mundial de transición a un mundo menos amigable para las economías emergentes, con un dólar más fuerte, con tasas de interés más altas y con 'commodities' depreciados, Uruguay tiene por delante tres ajustes pendientes: el ajuste del sector fiscal, donde tenemos un déficit insosteniblemente alto, un ajuste de los precios relativos y un ajuste en el mercado laboral", dijo a la AFP el economista Javier De Haedo.

El último, en el sentido de que "sectores que van a tener problemas de competitividad deberán enfrentar ajustes en el nivel de salario real o tendrán problemas de desocupación".

El primer presidente de izquierda en la historia del país Tabaré Vázquez (2005-2010), de la coalición gobernante Frente Amplio (FA), parte como favorito en las encuestas para vencer en el balotaje del próximo domingo al centroderechista Luis Lacalle Pou (Partido Nacional, PN).

La economista Silvia Vázquez, del Departamento de Economía de la Universidad Católica del Uruguay, coincidió con De Haedo en que el próximo gobierno se encontrará con "desbalances, como el alto déficit fiscal y la inflación".

"Allí va a haber que hacer algo, pero son cosas totalmente manejables y sin efectos traumáticos" para la población, estimó.

image

Y es que Uruguay resistió estoico la fuerte crisis internacional del 2008 y las turbulencias que en los últimos tiempos han enfrentados sus gigantes vecinos, Argentina y Brasil. En 2014 registrará su duodécimo año de crecimiento consecutivo, tras cerrar 2013 con una expansión del 4, 4%.

En el segundo trimestre del 2014 el Producto Interior Bruto (PIB) creció 3, 7% en relación al mismo periodo del año anterior, según datos oficiales.

Los nubarrones en la economía local, impulsada por el sector agroexportador y el turismo, aparecen por el lado de las cuentas nacionales que el año anterior cerraron en rojo con un déficit de 2, 3% del PIB y que en los últimos doce meses cerrados en setiembre trepó al 3, 0%.

- Cuentas ordenadas -

La inflación representa otro de los frentes de lucha del gobierno, que apunta a mantenerla en un dígito. En octubre el Índice de Precios al Consumo (IPC) sumó un aumento de 8, 11% para los últimos 12 meses, por encima del rango meta fijado por las autoridades entre 3% y 7%.

Más sobre

Más allá de los desafíos fiscales, el próximo gobierno "recibirá un país con las cuentas ordenadas, una deuda sostenible, un grado inversor logrado en todas las calificadoras y con una inversión extranjera prácticamente del 5% del PIB, un valor desconocido para el Uruguay de las últimas décadas", destacó la directora del Instituto de Ciencias Económicas de la Universidad de la República, Gabriela Mordecki.

Además, todos los consultados coinciden en destacar el esfuerzo del gobierno para mejorar la independencia energética de este país que debe importar todo el petróleo que consume, con una fuerte apuesta a las fuentes de energía renovables.

- La región, un problema -

Desde su llegada al poder, en 2005, la izquierda consolidó una fuerte baja en los niveles de pobreza, que se ubicó en 2013 en 11, 5% de los 3, 3 millones de habitantes, y un desempleo históricamente bajo, en el entorno del 6%.

Pero "la región no va a ser el motor que muchas veces es y que para nosotros es tan importante. La región no va a ser la solución sino que va a ser parte del problema en los próximos trimestres, uno o dos años", alertó De Haedo.

Sin embargo, el país "tiene la ventaja de que ya no tiene vulnerabilidades del tipo financiero, no tenemos riesgo de contagio como ocurrió con Argentina en 2002 (con la peor crisis financiera de la historia reciente), no tenemos una deuda dolarizada y por lo tanto no existe riesgo de devaluación sobre las finanzas públicas", agregó.

En contrapartida, "los gobiernos del Frente Amplio no aprovecharon esa situación espectacular de los mercados internacionales para conseguir financiamiento en obras de infraestructura. Ahora entramos en una etapa en la que va a ser más costoso el financiamiento", agregó el economista, indicando que "hay un rezago considerable en materia de viabilidad", como en el moribundo ferrocarril o las obras pendientes en el puerto.

En ese sentido, Mordecki destacó que en esta área "si bien se ha avanzado en leyes nuevas que buscan la inversión, por ahora el proceso es muy lento, no es eficiente y van a tener que seguir ideando formas para que los privados puedan ayudar en ese sentido al gobierno".


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Política (31941 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
2362
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.