Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lapolillacubana escriba una noticia?

Presidente Obama: Ponga a EEUU de vuelta del lado de la justicia

04/11/2014 02:26 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por cuarta vez en un mes The New York Times publicó un editorial pidiendo cambiar la política de Washington hacia Cuba. El de este domingo solicita al presidente Barack Obama un canje entre el "contratista" Alan Gross preso en Cuba y los tres antiterroristas cubanos del grupo de Los Cinco condenados injustamente en EE.UU.

Paralelamente, el Coronel Lawrence B. Wilkerson, ex Jefe de gabinete de Colin Powell en el Departamento de Estado [en la foto], ha enviado una carta en que dice a Obama: "Pida disculpas al pueblo cubano y a nuestros ciudadanos y, sobre todo, a los Cinco cubanos y sus familias. Escuche a "los mejores ángeles de nuestra naturaleza" y ponga a los Estados Unidos de vuelta del lado de la justicia."

5 de Noviembre, 2014

Presidente Barack Obama

The White House

1600 Pennsylvania Avenue NW

Washington, DC 20500

Estimado Sr. Presidente,

Es tiempo de corregir una injusticia que está en su poder enmendar. Esta injusticia habla mayormente sobre el sistema de justicia estadounidense, el record de Estados Unidos sobre Derechos Humanos y más importante, la vida de cinco hombres cuya dedicación a la seguridad de su propio país frente a ataques terroristas debe ser admirado y respetado, no castigado. Sin duda Ud. ha escuchado sobre estos hombres: Gerardo Hernández Nordelo, Ramón Labañino Salazar, Antonio Guerrero Rodríguez, Fernando González Llort y René González Sehwerert. El mundo los conoce como "Los Cinco Cubanos".

Dos de estos hombres están hoy fuera de la cárcel, dos más podrían salir en libertad en un futuro lejano y uno de ellos nunca podrá ver el amanecer de un día en libertad. He intentado visitarlo ? sin éxito ? en la prisión de máxima seguridad de Victorville, California: se trata de Gerardo Hernández.

Aunque no pude visitarlo, un colega confiable que me acompañó, el fallecido Saúl Landau, pudo hacerlo y me informó que Gerardo permanece más firme y determinado que nunca pero aún sorprendido ante la falta de acción por parte de la supuesta democracia más grande del mundo.

Los Cinco cubanos sufrieron una terrible injusticia cuando fueron arrestados en 1998. Después de sus arrestos permanecieron 17 meses en confinamiento solitario. El juicio se llevó a cabo en Maimi, Florida y en el 2001 fueron sentenciados a largos años de prisión. Mínimamente a nivel legal, el juicio en Miami debió haber sido cambiado a otra sede.

Los argumentos de cambio de sede no solo eran persuasivos sino que fueron confirmados ampliamente cuando tres jueces de la Corte de Apelaciones de Atlanta, votaron a favor de un cambio de sede. Más tarde, sin embargo, esta decisión fue revertida cuando el poder político de la administración de Bush ? una administración en la que he servido ? obligó al pleno de la corte a reconsiderar la decisión del panel de tres jueces y votar diferente, ratificando la sentencia de dos de ellos y enviando el caso de los otros tres a la corte para ser re-sentenciados. La corte reconoció que estaban mal aplicadas las guías de sentencia y redujo brevemente sus condenas.

Pero hay más, mucho más. De hecho, en la actualidad existen indiscutibles pruebas de que los Cinco no eran culpables de los cargos presentados contra ellos en primer lugar. La política que rodeó al juicio estaba en manos de la línea dura de sectores cubano-americanos en la Florida así como en el Congreso de Estados Unidos. Sin sus flagrantes interferencias en el curso de la justicia, el juicio nunca hubiera tenido lugar.

Por otra parte, el gobierno invirtió miles de dólares de los contribuyentes para pagarle a periodistas en Miami para que escribieran artículos condenatorios, para influenciar al jurado y predisponer a la opinión pública a un veredicto de culpabilidad.

Este juicio fue un pago político a los cubanos-americanos intransigentes, y cada persona en los Estados Unidos y en todo el mundo que presta atención a este caso lo sabe. De hecho, usted también lo sabe, señor Presidente.

Este juicio es una mancha en la estructura misma de la democracia de los Estados Unidos. Este juicio envía una señal clara a todo el mundo ? que nos juzga no como nosotros nos juzgamos, sino por nuestros actos.

Usted, señor Presidente, no puede borrar esta mancha; ha pasado mucho tiempo y muchos años han sido robados de las vidas de estos hombres. Pero usted puede mitigarla, puede hacerla menos dolorosa. Y en última instancia, usted puede limpiar la reputación de nuestro sistema de justicia, y en el caso de Gerardo y los otros dos hombres todavía en prisión, puede concederles su libertad.

El Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de Naciones Unidas, en mayo de 2005, declaró que el encarcelamiento de los Cinco cubanos es una violación del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, poniendo a Estados Unidos junto a algunos de los países más atroces en la tierra. El grupo de trabajo pidió que Estados Unidos tome medidas para remediar la situación. Usted, señor Presidente, puede hacerlo.

Señor Presidente, usted dijo que "tenemos que mirar hacia adelante en vez de mirar hacia atrás". Pero en ciertos casos, eso es incorrecto y usted lo sabe. ¿Quiere que no miremos a nuestra guerra Civil? ¿A los estragos de la esclavitud que la condujo? ¿A la esclavitud económica de un siglo que siguió a la guerra? ¿Al racismo de nuestro pasado ? un racismo que aún nos azota hoy? No lo creo. Y usted no debe negar la necesidad de mirar hacia atrás, revisar y revertir la burla de este juicio.

Tome acción, señor Presidente. Deje en libertad inmediatamente a los tres restantes miembros encarcelados de los Cinco cubanos. Admita públicamente la flagrante injusticia hecha a todos ellos y elabore las razones. Pida disculpas al pueblo cubano y a nuestros ciudadanos y, sobre todo, a los Cinco cubanos y sus familias. Escuche a "los mejores ángeles de nuestra naturaleza" y ponga a los Estados Unidos de vuelta del lado de la justicia.

Respetuosamente,

Lawrence B. Wilkerson

Ejército de los EE.UU

*Lawrence Wilkerson, Distinguido Profesor Visitante de Política Pública y de Gobierno en la Universidad de William y Mary en Williamsburg, Virginia. Del 2002 al 2005 ocupó el cargo de Jefe de gabinete de Colin Powell en el Departamento de Estado. El coronel (r) Wilkerson sirvió durante 31 años, desde 1966 a 1998, al ejército de los EE.UU.

Fuente La Pupila Insomne


Sobre esta noticia

Autor:
Lapolillacubana (2569 noticias)
Fuente:
elblogdelapolillacubana.wordpress.com
Visitas:
131
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.