Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que John Miller escriba una noticia?

7 poemas breves de José Carlos Cataño

23/08/2019 05:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageEl poeta tinerfeño José Carlos Cataño nos dejó recientemente en la ciudad donde residía, Barcelona. Un hombre de pensamiento agudo, con una obra poética y ensayística bien contrastada falleció cuando estaba a punto de cumplir los 65 años. En homenaje reproducimos algunos de sus poemas

Amores ilustres

Yo también podría decir algo acerca de eso. Guardaos

vuestras estrellas polares, vuestras interminables

noches de amor, vuestras damas exquisitas, vuestras

hembras calientes como una mañana por Nyangabulé.

Tanto me da.

Acaso el amor sea el instante en que tiemblan dos

cuerpos demorando derramarse el uno en el otro, los

ojos en los ojos, la lengua en el secreto previo al

desfallecimiento.

Su rostro no era hermoso y era persona de pocas

palabras. Tenía desde noviembre no sé qué semilla en

agua, y ayer, como quien dice, se convirtió en un

tallo finísimo, imparable, en la alegría de la casa.

Tanto me río de lo que sobrevive al verano, que ya sé

lo que es suficiente.

De "El cónsul del mar del Norte", 1990

Concédenos, oh Señor

CONCÉDENOS, oh señor, la medida de nuestro infierno

O, si no, una lucidez para vivir tranquilos.

No esta desazón de la barca sin mar

Ni puerto que la ampare?

Que el amor también ha muerto.

Haz de nosotros

Tu pasto de sabiduría. Sángranos hasta amasar

La alegría de la sangre con lo que del dolor nos

queda.

Configura nuestro cuerpo único

A la medida de nuestra muerte única.

De "Disparos en el paraíso", 1982

Nubes en la noche

Nubes vanas en la noche,

Así pasan las palabras

Por la aurora irreversible de las cosas.

Todo pensar se declina

En el grito oscuro de lo pleno.

Y yo entre las vorágines te buscaba

Como si así pudiera con tu rescate

Cumplir un luminoso pasado.

De "A las islas vacías", 1997

Por salvarte del horizonte...

Por salvarte del horizonte

Enterré mi cuerpo una tarde de mar en furia,

Incluso sin vestigio

De isla fatal,

que a ti y a mí

Debió a lo lejos de iluminarnos.

Ausencia y temblor enhebré,

Ceguera e ignorancia en cruz,

Por hacer entera en mis ojos

Tu primera mirada.

De "En tregua", 2001

Proemio al abrazo

SI fuésemos algo

Seríamos dos abismos,

Nada más que dos abismos?

En el tuyo arrojaría

La sombra vertiginosa de mi ser.

De "Disparos en el paraíso", 1982

Sensación de la distancia

VIENDO el revuelto manojo de las palmas

Acuciadas por las sombras multiformes

Siento en el combate la blancura de tu imagen,

Los suaves y agitados muslos cuando

Con la fuerza de mi aliento los palpaba.

De "Disparos en el paraíso", 1982

Siempre serás para un amor lejano y escondido

A lo mejor uno se enamora para la despedida, para

cuando llega la estación seca y los hombres se besan a

la luz de Venus.

A lo mejor, para que aquella frase (tu cuerpo húmedo

contra el cual aprieto el mío recobra los días que se

fueron) subraye que estás solo.

Pero cuando surja de nuevo ?la veranda llena de

alegría, los cuerpos abrazados girando en la

penumbra?, volverás a decir:

Luz del instante, tus ojos. En ellos me veo por

primera vez.

No vengas con más mentiras, malasangre.

De "El cónsul del mar del Norte", 1990


Sobre esta noticia

Autor:
John Miller (929 noticias)
Fuente:
blogdeleonbarreto.blogspot.com
Visitas:
202
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.