×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

Oscar VelaMiembro desde: 15/12/12

Oscar Vela

http://tavernamasti.com/

0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    1.450.583
  • Publicadas
    740
  • Puntos
    0
Veces compartidas
96
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
Hace 1d

Localizada en una melancólica Jerusalén, y basada en una experiencia personal, "El repostero de Berlín" nos habla de personajes que desean dejar de lado su nacionalidad, su sexualidad y su religión... en una historia llena de amor a las personas, a la vida, a la comida y al cine.

El cineasta alemán Ofir Raul Graizer nos describe su opera prima como "su historia" , y además nos comenta los entresijos del filme, a través de una interesante entrevista proporcionada por la distribuidora Karma Films.

"El repostero de Berlín" es una historia muy íntima pero con un gran mensaje político. ¿Por dónde empezaste cuando te proponías escribir el guion?

Las ideas para las películas, normalmente, me vienen de un enfado o una frustración personal respecto a un tema político, religioso o social. "El repostero de Berlín" fue para mí una historia muy personal sobre gente corriente en una realidad en la que el aspecto político no les afecta directamente en su día a día pero sí está presente y de alguna manera les acaba salpicando. Esto es algo que conozco por mi propia experiencia: mi padre es muy religioso pero mi madre no, así que crecí en medio de estas dos identidades y están muy presentes en mi vida hasta el día de hoy. Pero no quería que esto fuera por delante ya que lo que realmente es importante en la historia es la tragedia íntima y personal de estas tres personas.

Esta realidad religiosa y política es algo esencial en la vida. Ser judío o secular en Jerusalén o ser alemán en Israel, ser gay o ser gay en una familia religiosa... Siempre quise contar una historia sobre gente que no quiere que la definan por su identidad política, sexual o nacional. A esta gente le gustaría decir: "me da igual esta identidad; soy quien soy. Quiero amar a alguien porque necesito estar cerca de esa persona y no porque sea homosexual o heterosexual".

¿Cómo encontraste a los actores?

Hace seis años ya supe que quería trabajar con Sarah Adler y con Zohar Strauss y Sandra Sade, todos ellos actores muy conocidos en Israel. Tenía sus fotos en mi escritorio como inspiración. Me llevó casi ocho años terminar la película y cuando ellos aceptaron participar en ella fue como un sueño hecho realidad. Para el papel de Thomas estuve buscando actores mucho tiempo e incluso tuve dos que encajaban.

Las partes rodadas en Berlín son muy distintas a las que suceden en Jerusalén desde un punto de vista estilístico y emocional. ¿Cómo lo hiciste?

Cuando Thomas llega a Jerusalén viene de un lugar muy triste y melancólico. Pero al colarse en la vida de Anat es como si ella le diera una nueva oportunidad ya que encuentra un lugar y una familia en la que es bienvenido y en la que le permiten ser creativo y elaborar sus dulces. Es una alternativa a la fría y cuadriculada vida alemana. Además, la forma en que rodamos la película en Alemania estaba mucho más estructurada y utilizamos cámaras y lentes distintas a las utilizadas en Israel, donde todo era mucho más alocado e improvisado.

Un aspecto muy interesante en tu película son los planos largos. Podemos incluso intuir cuando la mayor parte de directores cortarían pero tu mantienes el plano uno o dos segundos mas, lo que es crucial para la forma en que percibimos a los personajes en su soledad. ¿Por qué lo hiciste así?

Me gusta planear las cosas y que los personajes se muevan por donde yo les digo. Pero también me gusta mucho el aspecto documental. Siempre tenía la lucha entre si lo que quería obtener debía ser más comercial o más de autor. Para mí estos planos ofrecían la posibilidad de acercarnos a los personajes de una manera documental aunque estuviesen colocados en un escenario en el que todo estuviera planeado. Era una estrategia para convencerme de no pensar en la película en términos comerciales o de autor. Lo mejor era hacerlo según mi propio instinto. Ese instinto me decía que todo estaba listo así que mejor no parar ni cortar sino tomarnos el tiempo que fuera necesario. En el montaje me encontré con que también teníamos la opción de cortar pero quedaba bien tal y como yo lo tenía en mente. Me siento orgulloso de haber conseguido pelearlo y mantenerlo.

Respecto a la paleta de colores utilizada en la película, hay un equilibrio entre un uso realista y un uso estético. ¿Cómo fue el trabajo con el director de fotografía?

Conocí a Omri Aloni, mi director de fotografía, en la escuela de cine. Hicimos dos cortos jun- tos y trabajamos en la misma dirección. Quise crear a través de los colores y de otros recursos un cambio en el punto de vista de la película, comenzando con colores que mostraran el romanticismo de la historia de amor del protagonista para después hacer un cambio brusco con su llegada a Jerusalén. Allí todo es frío, abrupto y granulado. Pero Jerusalén poco a poco empieza a ser parte de la vida de Thomas y la realidad también empieza a cambiar para el per- sonaje de Amat, cuya vida se vuelve más agradable, colorida y vibrante aunque permanezcan algunos recuerdos oscuros. En los flashbacks que nos llevan de vuelta a Alemania aparecen colores cálidos y eso me encanta. He tenido la suerte de poder rodar con diferentes cámaras en Berlín y en Jerusalén con lo cual ha sido perfecto para conseguir los distintos efectos del montaje final.

También haces un uso del zoom que en los primeros 20 minutos se centra en el protagonista para luego detenerse. Media hora después aparece de nuevo ese zoom. ¿Por qué?

Para mí el zoom es una de las herramientas más sorprendentes en el cine. Es puramente cinematográfico. No lo tienes en ningún otro arte, únicamente en el cine, sobre todo en los clásicos italianos de la década de los 70. En la época dorada del cine italiano, los grandes cineastas allí utilizaban el zoom continuamente y creo que nunca volveremos a ver películas como aquellas. El zoom llega desde lejos para meterse en los personajes, en sus ojos y en su alma en una única toma. Siempre que hay un momento en el que el personaje está saliendo de su zona de confort aparece un zoom. Son momentos en los que el personaje muestra una cierta comprensión de la realidad. Esto es para mí el momento más sorprendente en el que poder utilizar esta preciosa herramienta. Me encanta.

Fuentes: Entrevista extraída del Pressbook. Pressbook e imágenes cortesía de © Karma Films. Https://karmafilms.es https://www.filmaffinity.com/es/film141114.html

© El copyright de las imágenes pertenece a sus respectivos autores y/o productoras/distribuidoras. Sin ánimo de lucro. Las imágenes publicadas solamente tienen la finalidad de complementar este artículo.

Más recientes de Oscar Vela

La productora Sintelobos presenta sus "Veranos de Cine" en la comarca de Valdeorras.

La productora audiovisual Sintelobos, con sede en la localidad orensana de Veigamuiños y en Madrid, ha presentado esta original propuesta en la que cuenta con el apoyo del Concello do Barco de Valdeorras 14/06/2018

Entrevista con Valérie Lemercier, directora de la comedia "Los 50 son los nuevos 30".

Entrevista con Valérie Lemercier, directora de la comedia

Actriz, guionista, realizadora y cantante francesa... Valérie Lemercier se encuentra en el cenit de su carrera 11/06/2018

En tránsito: Amor casi imposible en tiempos de guerra.

En tránsito: Amor casi imposible en tiempos de guerra.

El próximo viernes 15 de junio llega a las carteleras españolas "En tránsito", la última película tras las cámaras del prestigioso cineasta alemán Christian Petzold, responsable de estimables películas como "Bárbara" o "Phoenix" entre otras 11/06/2018

Benjamin Renner nos habla sobre "El malvado zorro feroz", cinta de animación basada en su cómic homónimo.

Benjamin Renner nos habla sobre

A finales de 2013, los jóvenes cineastas franceses Benjamin Renner y Patrick Imbert, entusiasmaron a propios y extraños con su maravillosa opera prima "Ernest & Célestine" 08/06/2018

Entrevista a David y Stéphane Foenkinos, directores de "Algo celosa".

Con buenas dotes para la comedia dramática y talento en la elaboración de guiones, los hermanos Foenkinos; es decir, David y Stéphane, autores de la estupenda cinta francesa "La delicadeza", nos hablan de su segundo largometraje detrás de las cámaras, "Algo celosa", a través de una entrevista ... 01/06/2018

Mostrando: 1-5 de 739