×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

Los Tres SeresMiembro desde: 16/08/15

Los Tres Seres

http://los-tres-seres.blogspot.com/

272
Posición en el Ranking
1
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    46.547
  • Publicadas
    27
  • Puntos
    50
Veces compartidas
32
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
07/08/2017

Hechos que sucedieron una sola vez en la vida y subsistieron por siempre

Napoleón tomó el poder en el año 1804 mientras que Hitler en 1933. Una diferencia de 129 años. Napoleón entró en Viena en el año 1809 y Hitler en 1938. Otra diferencia de 129 años. Napoleón entró en Rusia en 1812 y Hitler en 1941; se dieron cuenta, sí, otra diferencia de 129 años. Como sabemos también otra semejanza más sonada que se ha señalado por siempre entre ellos, fue su fracaso en la estación del invierno ruso, esto le arrastró finalmente a la ruina total.

Mark Twain no fue muy famoso si esa es la palabra, era un hombre chamba sí, pero ni modo. Su profecía tenía algo de siniestra y la gran fama que ya arrastraba sólo sirvió para que sus más allegados pensaran que todo se trataba de una pura excentricidad digna de un genio con ganas de más notoriedad. Sin embargo, vaticinó un hecho muy concreto, como siempre a su estilo: Arisco y ansioso, siempre alejado de los círculos intelectuales, presumió en su mente una única frase logrando concretarse: Yo nací con el cometa y me iré con él. Lo dijo a sola firma y se cumplió su deseo, algunos biógrafos descubrieron la increíble coincidencia. Twain había fallecido por muerte natural al terminar el 21 de abril de 1910, así quedó escrito en el preciso instante en que era perfectamente visible el paso del famosísimo cometa Halley. Mark Twain nació en 1835 el día que pasaba el cometa Halley y murió en 1910, el mismo día que el cometa Halley volvía a aparecer.

El Mayor Summerford, un oficial británico mientras combatía en los campos de Flanders en febrero de 1918, fue despedido de su caballo por el resplandor de un rayo, este acto lo dejó paralizado de la cintura para abajo. Summerford se retiró y se mudó a Vancouver. En 1924, un día como cualquiera mientras pescaba en la rivera de un río, un rayo cayó en el árbol donde estaba sentado y paralizó el lado derecho de su cuerpo. La desgracia no terminó ahí, dos años después, Summerford mostraba signos de recuperación y se dio un paseo en el parque local. Mientras paseaba por mencionado parque un día de verano en 1930, otra vez el bendito rayo le alcanzó paralizándolo definitivamente. Murió dos años después, pero esto no es todo cándido lectores. Luego de cuatro largos años, durante una tormenta, un rayo cayó en su lápida, y saben ¿Quién yacía en esa lápida?...

Yo nací con el cometa y me iré con él

Esto no es un gana diario señores, es verdad, sobre todo la coincidencia de las fechas, y dice: New York City tiene 11 letras, Afghanistán tiene 11 letras, Ramsin Yuseb (el terrorista que amenazó con destruir las Torres Gemelas en 1993) tiene 11 letras, George W Bush tiene 11 letras, New York es el estado número 11. Ahora, el primer avión que se estrelló contra las Torres Gemelas fue el vuelo número 11, el vuelo número 11 llevaba 92 pasajeros: 9 + 2 = 11, el vuelo número 77 también se estrelló contra las Torres Gemelas, y llevaba 65 pasajeros: 6+5 =11, la tragedia sucedió un 11 de septiembre, o mejor dicho 9/11: 9 + 1+ 1 = 11, día igual al número de emergencia de la policía en los Estados Unidos 911: 9 + 1 + 1 = 11. El número total de víctimas dentro de todos los aviones fue de 254: 2+5 + 4 = 11, sabían que el 11 de Septiembre es el día 254 del calendario, otra vez el gordo o sea: 2 + 5 + 4= 11, las explosiones de Madrid sucedieron un día 3/11/2004: 3 + 1 + 1 + 2 + 4 = 11, la tragedia de Madrid sucedió 911 días después del incidente de las Torres Gemelas, es decir: 9+1+1 = 11, ni modo choches.

Y para finalizar, como diciendo se acabó moviendo las manos ambos lados, fue en el año 1893 cuando Henry Ziegland abandonó a su novia por fuertes razones desconocidas, y ella se mató. En símbolo de venganza el hermano le siguió hasta su casa a escondidas y le disparó en su jardín, le dijo: ¡Hey!... Luego angustiado por la locura que hizo, se mandó un tiro, pero sobrevivió para no contarlo, la bala sólo le rozó la cara y se incrustó en un árbol. Ahí está la cosa, el agredido falleció tiempo después. De ahí pasaron veinte años y el árbol seguía ahí dejando cierta sinfonía de la muerte y fue en el año de 1913 cuando Ziegland decidió dinamitar las raíces de aquel árbol, es más, el proyectil todavía seguía ahí, querían arrancarlo del jardín de una buena vez por todas. Sin querer y para su mala suerte la explosión propulsó la bala, impactando en su cabeza y provocando su deceso.

 

Más recientes de Los Tres Seres

La ficción en escena

La ficción en escena

Así siempre lo describen al maligno, con grandes alas, cuernos, cuerpo de serpiente o cola larga 22/07/2017

Aletargamiento

Aletargamiento

En ningún momento me salió la lenguita cuando jugaba a las cartas 04/07/2017

Detrás de las 10 plagas de Egipto

Detrás de las 10 plagas de Egipto

Esa parte cuando lo ensamblan al faraón Ramsés II extendiendo sus dos brazos ambos lados para colocarle la armadura, me recuerda a los centuriones: Poder supremo 14/06/2017

Pasados oscuros

Pasados oscuros

En todos aquellos lugares donde ha habido homicidios, suicidios u otras desdichas, suele respirarse el horror, la energía que manifestará a los espectros del lugar, aquí algunos de ellos 04/06/2017

El estropeo del taco

El estropeo del taco

El factor suerte está al lado del pensamiento, el problema es llamarlo en el momento 20/05/2017

Mostrando: 1-5 de 40