×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
70
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    16.114
  • Publicadas
    11
  • Puntos
    61
Veces compartidas
2
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
  • 12º
Recientes
  • 12º
Visitas a noticias
Hace 4d

Ella, o mejor dicho, lo que quedaba de ella, se colaba entre los pliegues de lo que antes había sido el techo del vehículo. La imagen le llegó sin aviso, tubo que reprimir un grito y no pudo evitar retroceder unos pasos

Víctor corría como loco por el estacionamiento. Intentaba seguir los ladridos de sus perros, pero estos se ahogaban en un mar de gente desenfrenada que lo llevaban por delante, tropezándose y gritando por toda la playa de estacionamiento.

Los alcanzó unos docientos metros más adelante. Ambos lloraban y ladraban frente a un automóvil destrozado por la caída de un cadáver que había hecho añicos el techo y el parabrisas. Víctor, reconoció el cadáver de inmediato; era su esposa.

Ella, o mejor dicho, lo que quedaba de ella, se colaba entre los pliegues de lo que antes había sido el techo del vehículo. La imagen le llegó sin aviso, tubo que reprimir un grito y no pudo evitar retroceder unos pasos. De pronto, todo el caos y el ruido de los cadáveres cayendo desde el cielo y estrellándose como pesadas gotas de carne y hueso, le llegó como amortiguado y lejano.

Víctor, ejercía la profesión hacía más de treinta años y en ese lapso quedaban ya muy pocas cosas que no hubiera visto. Él decía que era más fácil considerar todo lo puro y sagrado de la vida y luego profanarlo de todas las maneras posibles, que intentar enumerar las atrocidades que había visto a lo largo de su carrera policial. Sin embargo, esa noche había presenciado lo más extraño y macabro que había visto jamás.

Su jornada había comenzado como tantas otras en la ciudad de Ushuaia: soleado por las mañanas, lluvioso por las tardes y con una pelea conyugal por la noche que lo había obligado, una vez más, a cargar sus mascotas y algo de ropa en el automóvil. Resignado a cenar en cualquier lugar y dormir con el freno de mano encajado entre las costillas, Víctor condujo hasta el imponente edificio del paseo de compras. El edificio se erigía orgulloso, de cara a las costas del Canal de Beagle.

Quince minutos mas tarde, Víctor se encontraba sentado frente a los ventanales del patio de comidas. Aguardaba la cena y contemplaba las últimas pinceladas de luz sobre aquel hermoso paisaje: La bahía abrazando el mar, la ciudad comenzando a brillar con sus primeras luces y por último, el frondoso paño verde que cubría las montañas y se reflejaba en el azul del mar.

Los impactos de cuerpos estrellándose contra el edificio, la mampostería y los muebles, continuaron por algunos segundos. Víctor, salió del paseo de compras y se dirigió directo al estacionamiento

Cuando los últimos destellos del atardecer se apagaron, los enormes ventanales solo le devolvieron el reflejo de su inexpresivo rostro, junto a alguna que otra gota de lluvia. Tras el cristal, lejanos y borrosos destellos de luz llegaban como tímidos relámpagos que daban cuenta de la tradicional fiesta de la playa. La juventud de aquella ciudad acostumbraba a festejar con fogatas y bailes que se extendían durante toda la noche.

Estaba perdido en su propio reflejo, cuando de pronto un inesperado golpe lo despertó de sus cavilaciones. Dispuesto a descargar todo su estrés y frustración contra el distraído y mal afortunado comensal, Víctor se incorporó de un salto y con rabia le dijo: «Escúchame imbécil, la motricidad fina no es tan difícil de dominar si pones un poco de atención. Procura mirar por donde caminas o yo me encargaré de que ya no tengas que caminar más; ahora esfúmate antes de que…». Un repentino golpe sobre los ventanales había cortado la amenaza de Víctor. Estos vibraron de manera ensordecedora causando el sobresalto y la tensión de todos en el recinto. Luego, el silencio fue absoluto sólo interrumpido por el repiquetear de las gotas de lluvia sobre los cristales o el amortiguado silbido del viento.

La oscuridad exterior no permitió ver qué fue lo que impactó contra los ventanales que se elevaban por más de quince metros sobre las frías aguas del Canal de Beagle. El siguiente impacto, se dio diez segundos después, y no solo rompió el ensordecedor silencio de todos los presentes sino que también destrozo en mil pedazos el vidrio. Envuelto en un millar de astillas, un cuerpo inerte había traspasado el cristal, destrozado a su paso, una de las tantas mesas cercanas a los ventanales y aplastado a la infortunada persona que se encontraba sentada de espaldas al macabro proyectil.

Los impactos de cuerpos estrellándose contra el edificio, la mampostería y los muebles, continuaron por algunos segundos. Víctor, salió del paseo de compras y se dirigió directo al estacionamiento. Durante los veinte metros que lo separaban de su vehículo, hizo caso omiso a la imagen dantesca que lo rodeaba, y con pericia profesional, ignoró la macabra lluvia, concentrándose solo en buscar algún tipo de patrón entre los cuerpos esparcidos por todo el estacionamiento. Fue justo en el momento en el que divisó su vehículo, aún a salvo de los proyectiles humanos, que algo le llamó la atención: todos los cadáveres eran de jóvenes de no más de veinte años, todos parecían ser de la zona y todos parecían vestir de fiesta. Entonces lo entendió, y aunque era consciente de la oscuridad, volteó a mirar en la dirección en la que se realizaba la tradicional fiesta de la ciudad. No encontró más que un negro vacío y una terrible certeza.

Entre tanta locura, Víctor, se alegró al ver que sus mascotas aún lo esperaba a salvo dentro del vehículo. Se sorprendió cuando al abrir la puerta, ambos perros salieron disparados y ladrando. Los siguió.

Marcelo G. Federico

Este cuento es de mi autoría, todo comentario y/o sugerencia serán por más agradecidas. Espero también, tu voto. Gracias.

Más recientes de Kokomaster

EL Analista

EL Analista

El paciente dijo esto último con una sentida melancolía y dejó que la frase se disuelva en el aire. El psicoanalista, sin embargo, permaneció en un silencio absoluto, solo se oía el ocasional rasgar de la pluma contra el papel. Conocía la importancia de los silencios Hace 1d

Barbijo. ¿Si o No?

Barbijo. ¿Si o No?

Esta falta de acuerdo en el criterio que se debe tomar con respecto al uso del barbijo es desconcertante. Sobre todo si tenemos en cuenta los resultados del estudio basado en datos de la epidemia de Tianjin (China) y en Singapur Hace 1d

¿Así?

¿Así?

Aquella madrugada del 14 de Diciembre de 1994, subí a mi auto y llevé a mi amigo Claudio Rodríguez, hasta el aeropuerto de Ezeiza, Buenos Aires. Como en tantas cosas que él hacía y que yo no comprendía de manera inmediata, lo acompañé y lo despedí sin objeción alguna Hace 2d

Los espejos de Borges

Los espejos de Borges

Todos lo hemos experimentado alguna vez cuando frente a un espejo, nos perdemos en las profundidades de nuestra propia mirada, o cuando contemplamos nuestra imagen durante tanto tiempo, que finalmente se nos antoja extraña y lejana 27/03/2020

¿Podrías jubilarte luego de 10 años de trabajo? Frugalistas

¿Podrías jubilarte luego de 10 años de trabajo? Frugalistas

¿Te atrae la idea de jubilarte a los 35 o 40 años, dependiendo de la edad que tengas en este momento? Dicho en otras palabras… ¿Te atrapa la idea de jubilarte solo después de 10 años de trabajo? 27/03/2020

Mostrando: 1-5 de 10