×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
16
Posición en el Ranking
4
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    1.559.638
  • Publicadas
    332
  • Puntos
    65
Veces compartidas
1.941
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
  • 13º
  • 15º
Recientes
  • 15º
Visitas a noticias
Hace 2d

Desalojado Rajoy de la Mocloa, ante los extravíos del nuevo Ejecutivo socialista y la paradoja de sus planteamientos; Podemos debe cancelar el prosélito apoyo que sigue prestando al Presidente de Gobierno para ejercer el papel de oposición en coherencia con sus postulados

En los últimos 35 años, sin interrupción, el país estuvo regido en alternancia por el bipartidismo, y después  de prosperar la reciente  Moción de Censura  la tutela del Ejecutivo sigue idéntica tónica, sin que  tal sucesión política  sea algo casual, pues  desde el primer momento  esa permuta mas allá de un avatar   es una  estrategia  construida de antemano  por el  establishment que conforman las corporaciones (mediáticas, económicas,   judiciales, religiosas, y otras más.) que desde el año 83 apostaron  por no  jugar el destino de sus intereses a un solo sector político, estableciendo  al efecto opciones de recambio.  que mas allá de la mudanza imprevista les permitieran  asegurar la concreción de sus finalidades.

Para ello como grupo organizado  que son, utilizan el poder económico del que hacen gala, para influir  sobre esos  partidos políticos de corte  neoliberal y los  medios  de comunicación de su pertenencia, y así,   de manera coordinada,   empleando al efecto los  sofisticados  instrumentos de control y dominio de masas  que poseen, influir  sibilinamente  sobre la sociedad para anular  toda reacción contestataria, y libres de oposición evitar la amenaza de transformaciones que puedan alterar la continuidad del pleno dominio que ostentan.

Tener la situación controlada  es la clave  de estos  poderes fácticos, pues  su éxito estriba en impedir  que el país pueda sustraerse de su dominio,   por lo que no reparan en utilizar  todos los medios a su alcance para abortar cualquier amago de éxito de opciones políticas opuestas  al credo neoliberal, y mucho menos permitir mutaciones de signo contrario en organizaciones como el PSOE que después de abandonar sus postulados socialdemócratas y  aún preservando el nombre y simbología de izquierdas, fue pieza clave en la consolidación  del  sistema bipartidista y por añadidura  en el sostenimiento de la doctrina neoliberal.

Tanto el PSOE como el PP llevan cuatro décadas distribuyéndose las rentas del poder que  han desempeñado  y que mantuvieron  bajo  las órdenes del poder económico, no pudiendo entenderse por ello,   que  ahora de súbito los eterno rehenes  del neoliberalismo actuando por su cuenta se enzarcen en una guerra sin cuartel sin que las élites que componen el establishment, tuviese intervención en  los prolegómenos de la Moción de Censura y en el  desenlace final de la misma.

Por tanto más allá de lo que interesadamente se intente ocultar, lo cierto es  que Sánchez sí fue autorizado por los rectores del establishment  a remplazar a un Rajoy amortizado por los graves efectos  de una exorbitante corrupción y el factor añadido  de  la  demoledora sentencia judicial del caso Gürtel,   que además de sepultar las expectativas de futuro del gobierno del PP, el impacto social de su  repercusión amenazaba  incluso la pervivencia del propio ideario neoliberalismo como  sistema, poniendo  en serio riesgo  las prevalencias de esta élite y mismo la continuidad del régimen del 78.

Si sumarse al derrocamiento de Rajoy fue un acierto, apoyar a Sánchez sin condiciones es un completo error

Es por eso que  Unidos Podemos, Compromís, PNV, Bildu, ERC y PdeCAt, que con sus votos facilitaron el relevo en el Gobierno, mas allá de albergar en compensación expectativas de cambios sustanciales en el hacer del nuevo Ejecutivo, debieran saber que al margen de modificaciones  puntuales en aspectos de índole social y territorial, en lo trascendente,    se seguirá exactamente la misma política  económica que la hasta  ahora  aplicada por sus predecesores, y de igual modo, se asumirán   los dictados emitidos desde Bruselas y  la Troika,   en expreso cumplimiento del interés objetivo de la oligarquía y estricta observancia  de las políticas neoliberales de las que el PSOE fue y sigue siendo  parte implícita.

Si  desde  el pragmatismo sumarse a la aritmética parlamentaria  de    la  Moción de Censura contra Rajoy fue un ejercicio de madurez y responsabilidad política, menos justificación tiene mantener un perfil conciliador  con el Presidente entrante después de que este desechara la constitución de un Gobierno de amplia mayoría  y optara en su defecto    por la formación  de  un Ejecutivo monocolor   participado por miembros de su partido e independientes de imposición, por representar tal decisión un cambio de rumbo    en el itinerario previsto  que no solo impidió consumar un acuerdo de coalición progresistas sino erradicar  de la escena política la primacía  de credo neoliberal que benefician  al capital financiero y las multinacionales globalizadas.

Referente expresivo y  sintomático de ese neoliberalismo "progre"  fue el nombramiento de Nadia Calviño como súper ministra de Economía, quien hasta ahora desempeñaba la función de  directora general de Presupuestos de la Unión Europea, o lo que es lo mismo, la responsable del cumplimiento del “déficit 0” y las políticas de recortes de Bruselas.

Una abogada y economista de perfil  técnico socio liberal, bien acogida por los principales sectores económicos  españoles y con simpatías incluso  en  el entorno del PP y Ciudadanos, referencias sobradas para afirmar en cierne  que el neoliberalismo marcará  la trayectoria económica  de nuevo  Ejecutivo.

De ahí  que salvo en puntuales  excepciones de índole  menor y diferencias  de talante, nada hace pensar que en materia económica   las políticas diseñadas  por el nuevo Gobierno difieran en los substancial  de las aplicadas por  sus precursores.

 

Más recientes de Galdo Fonte

Que nadie se confunda

El tan traído y llevado respaldo electoral en los comicios gallegos a favor de las políticas neoliberales del PP, es una apreciación onírica, una fantasía militante al margen de la realidad 27/10/2012

Pemex vs. Pemex

Es normal que la sociedad de la comarca de Ferrolterra se niegue a comulgar con ruedas de molino por mas que los oficiantes sacramentales vengan ataviados de casulla estatal 20/10/2012

La caída de los furtivos

No es de extrañar, que la fidelidad en los grandes partidos se desplome en plena campaña electoral. Que los electores frustrados, abandonen la habitual tendencia por el bipartidismo apostando alternativamente por otras formaciones políticas 12/10/2012

Corrupción a la carta

Para desterrar la corrupción de la vida política hay que erradicar de origen las decisiones fundadas en la discrecionalidad y sujetarse estrictamente a medidas cimentadas en criterios objetivos al margen del imperativo político 29/09/2012

La epístola regia

La espontánea epístola del Rey es un discurso impropio, una declaración descontextualizada que al amparo de un simulacro de unidad, intenta uniformar responsabilidades sobre la grave situación que padece el país 21/09/2012

Mostrando: 286-290 de 331