×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

Emiro Vera SuárezMiembro desde: 03/07/17

Emiro Vera Suárez
1
Posición en el Ranking
1
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    329.170
  • Publicadas
    148
  • Puntos
    84
Veces compartidas
214
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
Hace 5d

Noam Chomsky, avaló en su oportunidad al nuevo partido español y le conminó a que debatiera en los medios,

El Reloj del Tiempo

 

Pablo Iglesias, siempre ha contado con el empuje internacional para refundar el movimiento de izquierda en España y Europa. Incluso, dialogo abiertamente con los intelectuales estadounidense que ven con buenos ojos el campo diplomático cubano para reflejar sus símbolos en el Occidente. En este sentido, Amy Goodman facilitó una entrevista en su programa Democracy Now y compartió con él, una charla en la Universidad de Nueva York, que fue convocada por el renombrado Left Forum y el cual, resulto muy exitosa.

Noam Chomsky, avaló en su oportunidad al nuevo partido español y le conminó a que debatiera en los medios, el tremendo asalto del mundo neoliberal a los pobres y que, este sistema económico viene desinflando la burbuja del cono bursátil en países periféricos de Europa.

Por su parte, la autora americano-francesa Susan George afirma que Podemos “tiene la postura correcta en cuanto al cambio climático y al TTIP (el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y la Unión Europea que se está negociando en la actualidad, pero ya tiene documentación, nunca se detendrá).

América Latina tiene una relación especial con Podemos. El hecho de que Podemos incorpore algunas teorías políticas del argentino Ernesto Lacau, como la “hegemonía” o la “construcción de un pueblo”, despierta recelos en una región en la que el discurso del bloque progresista está en decadencia. Sin embargo, buena parte de la izquierda y de los movimientos latinoamericanos siente que la fuerza de Podemos puede representar un huracán de renovación, sobre todo en lo que concierne a la construcción de narrativa nueva. A pesar, de los altibajos que refleja ahora, por el caso Catalunya y el dinero absorbido por Juan Carlos Monedero para su fundación, tal como paso con Leopoldo López con Primero Justicia, le dieron un dinero de Petróleos de Venezuela.

En México, Andrés López Obrador ha fundado un nuevo partido, el Movimiento Regeneración Nacional (MORENA), que se autoproclama el “Podemos mexicano” y busca la fórmula de partido-movimiento.

Los Círculos de Ciudadanía de Río de Janeiro también fueron creados a imagen y semejanza de los círculos de Podemos para reinventar la participación política y la narrativa popular. El interés en Brasil es tan grande, que se viene publicando, incluso el libro Podemos e Syriza: experimentações políticas e democracia no século 21 (Anna Blume).

El último tercio del libro está dedicado exclusivamente a las agrupaciones municipalistas que gobiernan algunas de las principales ciudades españolas, como Madrid y Barcelona. Y ahí tenemos una clave: la emergencia de Podemos ha generado una influencia e inspiración asimétrica, simbólica y orgánica que va más allá del propio partido. En Brasil, “Ahora Madrid” o “Barcelona en Comú” han sido tanto o más influyentes que el propio Podemos.

En Belo Horizonte, una de las ciudades más importantes de Brasil, se está formando incluso una agrupación llamada Muitxos: Cidade que Queremos a imagen y semejanza del municipalismo español. En México, el movimiento Wikipolítica, que ha conseguido el primer diputado independiente de México, Pedro Kumamoto, tiene claras resonancias con el municipalismo español.

Digo formando, porque una cosa es registrar una agrupación política y otro asunto, es darle historicidad.

Mientras la caverna mediática de España, su vieja izquierda (Izquierda Unida) o su extremo centro (PSOE) critican el fenómeno Podemos, existen movimientos en todo el mundo que beben de su energía, sus prácticas y una narrativa que supera la simbología revolucionaria clásica.

A pesar de las dudas que ha suscitado la democracia interna de Podemos, y que constituyen la principal crítica al partido formulada por los movimientos sociales españoles, podríamos afirmar que el movimiento morado marca un punto de inflexión en la política global.

La ola Podemos, más allá de lo que acabe ocurriendo en España, continuará. La ola Podemos puede expandirse, mejorando incluso el método participativo implantado por la formación morada. Es, en definitiva, una bocanada de aire fresco para los movimientos de izquierda de todo el mundo. La ola Podemos – según Boaventura de Sousa – “es una metáfora para encontrar una solución política progresista al atolladero en el que nos encontramos, una solución que no implica ninguna descomposición política abrupta”.

No solo eso: algunos países de Europa y las Américas están intentando replicar la experiencia de Podemos de diversas formas. Mientras la conservadora caverna mediática española fustiga a la formación política de Pablo Iglesias, la fascinación por Podemos crece por todo el mundo. Ahora, se le critica su amistad con el comandante, Hugo Chávez Frías y su acercamiento al presidente Nicolás Maduro Moros.

El admirado ex presidente de Uruguay, Pepe Mujica, afirmó hace meses que Podemos es “un grito de alerta en el mundo contemporáneo”. Eduardo Galeano llegó a identificar a Podemos con el empoderamiento: “Podemos, sois los enemigos de la impotencia”.

Luiz Inácio Lula da Silva, ex presidente de Brasil, deseó éxito a la formación de Pablo Iglesias para las elecciones y evitó hacer lo mismo con su tradicional aliado, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Desde Europa también llueven declaraciones de amor. El cineasta Ken Loach asegura que Podemos “debe ser estandarte de la izquierda europea”. Y el mismísimo Julian Assange, fundador de Wikileaks e icono de la nueva era, afirma que Podemos es el “primer partido del siglo XXI”.

El fenómeno de las agrupaciones municipalistas que conquistaron algunas de las principales ciudades españolas en las pasadas elecciones municipales, frentes ciudadanos en los que participa Podemos, también ha tenido repercusión global. Las alcaldesas Ada Colau (Barcelona) y Manuela Carmena (Madrid) son celebradas como auténticas heroínas del cambio. Además, diferentes ciudades del mundo están estudiando el método, la tecnología y la narrativa del municipalismo español.

España- Europa- y América Latina se encuentra en la calle, busca una nueva fórmula de participación y fascinación por la ideología y documentación de los Municipios Urbanos, cada ciudadano, debe ser un motor de inspiración para el nacimiento de una nueva izquierda continental que cambie el rumbo neoliberal de la Unión Europea, más ahora con las sanciones dadas a Venezuela, tierra de libertad y ejercicio democrático en un marco geopolítico y territorial novedoso.

La vieja izquierda ortodoxa, debe adecuarse a los nuevos tiempos y destacar su potencial democratizador. Thomas Piketty, profesor de la Escuela de Economía de París, destaca que “Podemos es una esperanza para la democratización de la zona euro”.

¿Qué es exactamente lo que asusta a la clase dirigente española? ¿Por qué la izquierda española, ¿en especial Izquierda Unida, desprecia el auge del partido de Pablo Iglesias? ¿Por qué lo relacionado con Podemos inspira a la ciudadanía, intelectuales, políticos y movimientos de izquierda en el resto del mundo?

Hay un solo mensaje, trabajar por el pueblo.

En febrero de 2015, Pablo Iglesias realizó una gira estratégica por Estados Unidos. En ella, se reunió con los economistas Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía en 2001 y Mark Weisbrot,

En general, la izquierda y los intelectuales europeos consideran a Podemos como la mejor receta para acabar con el “extremo centro” del que habla Tariq Ali, una metáfora usada para describir partidos laboristas o socialistas entregados al neoliberalismo, a la austeridad y a la dirección de la Unión Europea.

“Lo más interesante de la irrupción de Podemos fue que ocupó el espacio de la antipolítica en Europa, siendo una fuerza que se autocalificaba de izquierda, mientras en otros países ese espacio era ocupado por la derecha o la extrema derecha” (como por ejemplo Marine Le Pen en Francia), señala el periodista y escritor,  Martín Caparrós, que presenció la Asamblea Ciudadana de Podemos.

Así que, de nuevo, la izquierda es atacada de nuevo en el mundo por quienes rigen el neoliberalismo y traicionan la patria con sus escarbajos futuristas de una derecha carcomida por el odio y el resentimiento, esto, no quiere decir que en el caso venezolano, hay que escarmentar a varios dirigentes del Psuv con una detención preventiva y averiguación de nudo hecho en los cargos que ostentan y permitir la espiral inflacionaria.

El Reloj del Tiempo

Fuerza de Podemos, derrite mitos de izquierda en el mundo europeo.

Pablo Iglesias, siempre ha contado con el empuje internacional para refundar el movimiento de izquierda en España y Europa. Incluso, dialogo abiertamente con los intelectuales estadounidense que ven con buenos ojos el campo diplomático cubano para reflejar sus símbolos en el Occidente. En este sentido, Amy Goodman facilitó una entrevista en su programa Democracy Now y compartió con él, una charla en la Universidad de Nueva York, que fue convocada por el renombrado Left Forum y el cual, resulto muy exitosa.

Noam Chomsky, avaló en su oportunidad al nuevo partido español y le conminó a que debatiera en los medios, el tremendo asalto del mundo neoliberal a los pobres y que, este sistema económico viene desinflando la burbuja del cono bursátil en países periféricos de Europa.

Por su parte, la autora americano-francesa Susan George afirma que Podemos “tiene la postura correcta en cuanto al cambio climático y al TTIP (el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y la Unión Europea que se está negociando en la actualidad, pero ya tiene documentación, nunca se detendrá).

América Latina tiene una relación especial con Podemos. El hecho de que Podemos incorpore algunas teorías políticas del argentino Ernesto Lacau, como la “hegemonía” o la “construcción de un pueblo”, despierta recelos en una región en la que el discurso del bloque progresista está en decadencia. Sin embargo, buena parte de la izquierda y de los movimientos latinoamericanos siente que la fuerza de Podemos puede representar un huracán de renovación, sobre todo en lo que concierne a la construcción de narrativa nueva. A pesar, de los altibajos que refleja ahora, por el caso Catalunya y el dinero absorbido por Juan Carlos Monedero para su fundación, tal como paso con Leopoldo López con Primero Justicia, le dieron un dinero de Petróleos de Venezuela.

En México, Andrés López Obrador ha fundado un nuevo partido, el Movimiento Regeneración Nacional (MORENA), que se autoproclama el “Podemos mexicano” y busca la fórmula de partido-movimiento.

Los Círculos de Ciudadanía de Río de Janeiro también fueron creados a imagen y semejanza de los círculos de Podemos para reinventar la participación política y la narrativa popular. El interés en Brasil es tan grande, que se viene publicando, incluso el libro Podemos e Syriza: experimentações políticas e democracia no século 21 (Anna Blume).

El último tercio del libro está dedicado exclusivamente a las agrupaciones municipalistas que gobiernan algunas de las principales ciudades españolas, como Madrid y Barcelona. Y ahí tenemos una clave: la emergencia de Podemos ha generado una influencia e inspiración asimétrica, simbólica y orgánica que va más allá del propio partido. En Brasil, “Ahora Madrid” o “Barcelona en Comú” han sido tanto o más influyentes que el propio Podemos.

En Belo Horizonte, una de las ciudades más importantes de Brasil, se está formando incluso una agrupación llamada Muitxos: Cidade que Queremos a imagen y semejanza del municipalismo español. En México, el movimiento Wikipolítica, que ha conseguido el primer diputado independiente de México, Pedro Kumamoto, tiene claras resonancias con el municipalismo español.

Digo formando, porque una cosa es registrar una agrupación política y otro asunto, es darle historicidad.

Mientras la caverna mediática de España, su vieja izquierda (Izquierda Unida) o su extremo centro (PSOE) critican el fenómeno Podemos, existen movimientos en todo el mundo que beben de su energía, sus prácticas y una narrativa que supera la simbología revolucionaria clásica.

A pesar de las dudas que ha suscitado la democracia interna de Podemos, y que constituyen la principal crítica al partido formulada por los movimientos sociales españoles, podríamos afirmar que el movimiento morado marca un punto de inflexión en la política global.

La ola Podemos, más allá de lo que acabe ocurriendo en España, continuará. La ola Podemos puede expandirse, mejorando incluso el método participativo implantado por la formación morada. Es, en definitiva, una bocanada de aire fresco para los movimientos de izquierda de todo el mundo. La ola Podemos – según Boaventura de Sousa – “es una metáfora para encontrar una solución política progresista al atolladero en el que nos encontramos, una solución que no implica ninguna descomposición política abrupta”.

No solo eso: algunos países de Europa y las Américas están intentando replicar la experiencia de Podemos de diversas formas. Mientras la conservadora caverna mediática española fustiga a la formación política de Pablo Iglesias, la fascinación por Podemos crece por todo el mundo. Ahora, se le critica su amistad con el comandante, Hugo Chávez Frías y su acercamiento al presidente Nicolás Maduro Moros.

El admirado ex presidente de Uruguay, Pepe Mujica, afirmó hace meses que Podemos es “un grito de alerta en el mundo contemporáneo”. Eduardo Galeano llegó a identificar a Podemos con el empoderamiento: “Podemos, sois los enemigos de la impotencia”.

Luiz Inácio Lula da Silva, ex presidente de Brasil, deseó éxito a la formación de Pablo Iglesias para las elecciones y evitó hacer lo mismo con su tradicional aliado, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Desde Europa también llueven declaraciones de amor. El cineasta Ken Loach asegura que Podemos “debe ser estandarte de la izquierda europea”. Y el mismísimo Julian Assange, fundador de Wikileaks e icono de la nueva era, afirma que Podemos es el “primer partido del siglo XXI”.

El fenómeno de las agrupaciones municipalistas que conquistaron algunas de las principales ciudades españolas en las pasadas elecciones municipales, frentes ciudadanos en los que participa Podemos, también ha tenido repercusión global. Las alcaldesas Ada Colau (Barcelona) y Manuela Carmena (Madrid) son celebradas como auténticas heroínas del cambio. Además, diferentes ciudades del mundo están estudiando el método, la tecnología y la narrativa del municipalismo español.

España- Europa- y América Latina se encuentra en la calle, busca una nueva fórmula de participación y fascinación por la ideología y documentación de los Municipios Urbanos, cada ciudadano, debe ser un motor de inspiración para el nacimiento de una nueva izquierda continental que cambie el rumbo neoliberal de la Unión Europea, más ahora con las sanciones dadas a Venezuela, tierra de libertad y ejercicio democrático en un marco geopolítico y territorial novedoso.

La vieja izquierda ortodoxa, debe adecuarse a los nuevos tiempos y destacar su potencial democratizador. Thomas Piketty, profesor de la Escuela de Economía de París, destaca que “Podemos es una esperanza para la democratización de la zona euro”.

¿Qué es exactamente lo que asusta a la clase dirigente española? ¿Por qué la izquierda española, ¿en especial Izquierda Unida, desprecia el auge del partido de Pablo Iglesias? ¿Por qué lo relacionado con Podemos inspira a la ciudadanía, intelectuales, políticos y movimientos de izquierda en el resto del mundo?

Hay un solo mensaje, trabajar por el pueblo.

En febrero de 2015, Pablo Iglesias realizó una gira estratégica por Estados Unidos. En ella, se reunió con los economistas Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía en 2001 y Mark Weisbrot,

En general, la izquierda y los intelectuales europeos consideran a Podemos como la mejor receta para acabar con el “extremo centro” del que habla Tariq Ali, una metáfora usada para describir partidos laboristas o socialistas entregados al neoliberalismo, a la austeridad y a la dirección de la Unión Europea.

“Lo más interesante de la irrupción de Podemos fue que ocupó el espacio de la antipolítica en Europa, siendo una fuerza que se autocalificaba de izquierda, mientras en otros países ese espacio era ocupado por la derecha o la extrema derecha” (como por ejemplo Marine Le Pen en Francia), señala el periodista y escritor,  Martín Caparrós, que presenció la Asamblea Ciudadana de Podemos.

Así que, de nuevo, la izquierda es atacada de nuevo en el mundo por quienes rigen el neoliberalismo y traicionan la patria con sus escarbajos futuristas de una derecha carcomida por el odio y el resentimiento, esto, no quiere decir que en el caso venezolano, hay que escarmentar a varios dirigentes del Psuv con una detención preventiva y averiguación de nudo hecho en los cargos que ostentan y permitir la espiral inflacionaria.

El fenómeno de las agrupaciones municipalistas que conquistaron algunas de las principales ciudades españolas en las pasadas elecciones

El Reloj del Tiempo

Fuerza de Podemos, derrite mitos de izquierda en el mundo europeo.

Pablo Iglesias, siempre ha contado con el empuje internacional para refundar el movimiento de izquierda en España y Europa. Incluso, dialogo abiertamente con los intelectuales estadounidense que ven con buenos ojos el campo diplomático cubano para reflejar sus símbolos en el Occidente. En este sentido, Amy Goodman facilitó una entrevista en su programa Democracy Now y compartió con él, una charla en la Universidad de Nueva York, que fue convocada por el renombrado Left Forum y el cual, resulto muy exitosa.

Noam Chomsky, avaló en su oportunidad al nuevo partido español y le conminó a que debatiera en los medios, el tremendo asalto del mundo neoliberal a los pobres y que, este sistema económico viene desinflando la burbuja del cono bursátil en países periféricos de Europa.

Por su parte, la autora americano-francesa Susan George afirma que Podemos “tiene la postura correcta en cuanto al cambio climático y al TTIP (el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y la Unión Europea que se está negociando en la actualidad, pero ya tiene documentación, nunca se detendrá).

América Latina tiene una relación especial con Podemos. El hecho de que Podemos incorpore algunas teorías políticas del argentino Ernesto Lacau, como la “hegemonía” o la “construcción de un pueblo”, despierta recelos en una región en la que el discurso del bloque progresista está en decadencia. Sin embargo, buena parte de la izquierda y de los movimientos latinoamericanos siente que la fuerza de Podemos puede representar un huracán de renovación, sobre todo en lo que concierne a la construcción de narrativa nueva. A pesar, de los altibajos que refleja ahora, por el caso Catalunya y el dinero absorbido por Juan Carlos Monedero para su fundación, tal como paso con Leopoldo López con Primero Justicia, le dieron un dinero de Petróleos de Venezuela.

En México, Andrés López Obrador ha fundado un nuevo partido, el Movimiento Regeneración Nacional (MORENA), que se autoproclama el “Podemos mexicano” y busca la fórmula de partido-movimiento.

Los Círculos de Ciudadanía de Río de Janeiro también fueron creados a imagen y semejanza de los círculos de Podemos para reinventar la participación política y la narrativa popular. El interés en Brasil es tan grande, que se viene publicando, incluso el libro Podemos e Syriza: experimentações políticas e democracia no século 21 (Anna Blume).

El último tercio del libro está dedicado exclusivamente a las agrupaciones municipalistas que gobiernan algunas de las principales ciudades españolas, como Madrid y Barcelona. Y ahí tenemos una clave: la emergencia de Podemos ha generado una influencia e inspiración asimétrica, simbólica y orgánica que va más allá del propio partido. En Brasil, “Ahora Madrid” o “Barcelona en Comú” han sido tanto o más influyentes que el propio Podemos.

En Belo Horizonte, una de las ciudades más importantes de Brasil, se está formando incluso una agrupación llamada Muitxos: Cidade que Queremos a imagen y semejanza del municipalismo español. En México, el movimiento Wikipolítica, que ha conseguido el primer diputado independiente de México, Pedro Kumamoto, tiene claras resonancias con el municipalismo español.

Digo formando, porque una cosa es registrar una agrupación política y otro asunto, es darle historicidad.

Mientras la caverna mediática de España, su vieja izquierda (Izquierda Unida) o su extremo centro (PSOE) critican el fenómeno Podemos, existen movimientos en todo el mundo que beben de su energía, sus prácticas y una narrativa que supera la simbología revolucionaria clásica.

A pesar de las dudas que ha suscitado la democracia interna de Podemos, y que constituyen la principal crítica al partido formulada por los movimientos sociales españoles, podríamos afirmar que el movimiento morado marca un punto de inflexión en la política global.

La ola Podemos, más allá de lo que acabe ocurriendo en España, continuará. La ola Podemos puede expandirse, mejorando incluso el método participativo implantado por la formación morada. Es, en definitiva, una bocanada de aire fresco para los movimientos de izquierda de todo el mundo. La ola Podemos – según Boaventura de Sousa – “es una metáfora para encontrar una solución política progresista al atolladero en el que nos encontramos, una solución que no implica ninguna descomposición política abrupta”.

No solo eso: algunos países de Europa y las Américas están intentando replicar la experiencia de Podemos de diversas formas. Mientras la conservadora caverna mediática española fustiga a la formación política de Pablo Iglesias, la fascinación por Podemos crece por todo el mundo. Ahora, se le critica su amistad con el comandante, Hugo Chávez Frías y su acercamiento al presidente Nicolás Maduro Moros.

El admirado ex presidente de Uruguay, Pepe Mujica, afirmó hace meses que Podemos es “un grito de alerta en el mundo contemporáneo”. Eduardo Galeano llegó a identificar a Podemos con el empoderamiento: “Podemos, sois los enemigos de la impotencia”.

Luiz Inácio Lula da Silva, ex presidente de Brasil, deseó éxito a la formación de Pablo Iglesias para las elecciones y evitó hacer lo mismo con su tradicional aliado, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Desde Europa también llueven declaraciones de amor. El cineasta Ken Loach asegura que Podemos “debe ser estandarte de la izquierda europea”. Y el mismísimo Julian Assange, fundador de Wikileaks e icono de la nueva era, afirma que Podemos es el “primer partido del siglo XXI”.

El fenómeno de las agrupaciones municipalistas que conquistaron algunas de las principales ciudades españolas en las pasadas elecciones municipales, frentes ciudadanos en los que participa Podemos, también ha tenido repercusión global. Las alcaldesas Ada Colau (Barcelona) y Manuela Carmena (Madrid) son celebradas como auténticas heroínas del cambio. Además, diferentes ciudades del mundo están estudiando el método, la tecnología y la narrativa del municipalismo español.

España- Europa- y América Latina se encuentra en la calle, busca una nueva fórmula de participación y fascinación por la ideología y documentación de los Municipios Urbanos, cada ciudadano, debe ser un motor de inspiración para el nacimiento de una nueva izquierda continental que cambie el rumbo neoliberal de la Unión Europea, más ahora con las sanciones dadas a Venezuela, tierra de libertad y ejercicio democrático en un marco geopolítico y territorial novedoso.

La vieja izquierda ortodoxa, debe adecuarse a los nuevos tiempos y destacar su potencial democratizador. Thomas Piketty, profesor de la Escuela de Economía de París, destaca que “Podemos es una esperanza para la democratización de la zona euro”.

¿Qué es exactamente lo que asusta a la clase dirigente española? ¿Por qué la izquierda española, ¿en especial Izquierda Unida, desprecia el auge del partido de Pablo Iglesias? ¿Por qué lo relacionado con Podemos inspira a la ciudadanía, intelectuales, políticos y movimientos de izquierda en el resto del mundo?

Hay un solo mensaje, trabajar por el pueblo.

En febrero de 2015, Pablo Iglesias realizó una gira estratégica por Estados Unidos. En ella, se reunió con los economistas Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía en 2001 y Mark Weisbrot,

En general, la izquierda y los intelectuales europeos consideran a Podemos como la mejor receta para acabar con el “extremo centro” del que habla Tariq Ali, una metáfora usada para describir partidos laboristas o socialistas entregados al neoliberalismo, a la austeridad y a la dirección de la Unión Europea.

“Lo más interesante de la irrupción de Podemos fue que ocupó el espacio de la antipolítica en Europa, siendo una fuerza que se autocalificaba de izquierda, mientras en otros países ese espacio era ocupado por la derecha o la extrema derecha” (como por ejemplo Marine Le Pen en Francia), señala el periodista y escritor,  Martín Caparrós, que presenció la Asamblea Ciudadana de Podemos.

Así que, de nuevo, la izquierda es atacada de nuevo en el mundo por quienes rigen el neoliberalismo y traicionan la patria con sus escarbajos futuristas de una derecha carcomida por el odio y el resentimiento, esto, no quiere decir que en el caso venezolano, hay que escarmentar a varios dirigentes del Psuv con una detención preventiva y averiguación de nudo hecho en los cargos que ostentan y permitir la espiral inflacionaria.

El Reloj del Tiempo

Fuerza de Podemos, derrite mitos de izquierda en el mundo europeo.

Pablo Iglesias, siempre ha contado con el empuje internacional para refundar el movimiento de izquierda en España y Europa. Incluso, dialogo abiertamente con los intelectuales estadounidense que ven con buenos ojos el campo diplomático cubano para reflejar sus símbolos en el Occidente. En este sentido, Amy Goodman facilitó una entrevista en su programa Democracy Now y compartió con él, una charla en la Universidad de Nueva York, que fue convocada por el renombrado Left Forum y el cual, resulto muy exitosa.

Noam Chomsky, avaló en su oportunidad al nuevo partido español y le conminó a que debatiera en los medios, el tremendo asalto del mundo neoliberal a los pobres y que, este sistema económico viene desinflando la burbuja del cono bursátil en países periféricos de Europa.

Por su parte, la autora americano-francesa Susan George afirma que Podemos “tiene la postura correcta en cuanto al cambio climático y al TTIP (el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y la Unión Europea que se está negociando en la actualidad, pero ya tiene documentación, nunca se detendrá).

América Latina tiene una relación especial con Podemos. El hecho de que Podemos incorpore algunas teorías políticas del argentino Ernesto Lacau, como la “hegemonía” o la “construcción de un pueblo”, despierta recelos en una región en la que el discurso del bloque progresista está en decadencia. Sin embargo, buena parte de la izquierda y de los movimientos latinoamericanos siente que la fuerza de Podemos puede representar un huracán de renovación, sobre todo en lo que concierne a la construcción de narrativa nueva. A pesar, de los altibajos que refleja ahora, por el caso Catalunya y el dinero absorbido por Juan Carlos Monedero para su fundación, tal como paso con Leopoldo López con Primero Justicia, le dieron un dinero de Petróleos de Venezuela.

En México, Andrés López Obrador ha fundado un nuevo partido, el Movimiento Regeneración Nacional (MORENA), que se autoproclama el “Podemos mexicano” y busca la fórmula de partido-movimiento.

Los Círculos de Ciudadanía de Río de Janeiro también fueron creados a imagen y semejanza de los círculos de Podemos para reinventar la participación política y la narrativa popular. El interés en Brasil es tan grande, que se viene publicando, incluso el libro Podemos e Syriza: experimentações políticas e democracia no século 21 (Anna Blume).

El último tercio del libro está dedicado exclusivamente a las agrupaciones municipalistas que gobiernan algunas de las principales ciudades españolas, como Madrid y Barcelona. Y ahí tenemos una clave: la emergencia de Podemos ha generado una influencia e inspiración asimétrica, simbólica y orgánica que va más allá del propio partido. En Brasil, “Ahora Madrid” o “Barcelona en Comú” han sido tanto o más influyentes que el propio Podemos.

En Belo Horizonte, una de las ciudades más importantes de Brasil, se está formando incluso una agrupación llamada Muitxos: Cidade que Queremos a imagen y semejanza del municipalismo español. En México, el movimiento Wikipolítica, que ha conseguido el primer diputado independiente de México, Pedro Kumamoto, tiene claras resonancias con el municipalismo español.

Digo formando, porque una cosa es registrar una agrupación política y otro asunto, es darle historicidad.

Mientras la caverna mediática de España, su vieja izquierda (Izquierda Unida) o su extremo centro (PSOE) critican el fenómeno Podemos, existen movimientos en todo el mundo que beben de su energía, sus prácticas y una narrativa que supera la simbología revolucionaria clásica.

A pesar de las dudas que ha suscitado la democracia interna de Podemos, y que constituyen la principal crítica al partido formulada por los movimientos sociales españoles, podríamos afirmar que el movimiento morado marca un punto de inflexión en la política global.

La ola Podemos, más allá de lo que acabe ocurriendo en España, continuará. La ola Podemos puede expandirse, mejorando incluso el método participativo implantado por la formación morada. Es, en definitiva, una bocanada de aire fresco para los movimientos de izquierda de todo el mundo. La ola Podemos – según Boaventura de Sousa – “es una metáfora para encontrar una solución política progresista al atolladero en el que nos encontramos, una solución que no implica ninguna descomposición política abrupta”.

No solo eso: algunos países de Europa y las Américas están intentando replicar la experiencia de Podemos de diversas formas. Mientras la conservadora caverna mediática española fustiga a la formación política de Pablo Iglesias, la fascinación por Podemos crece por todo el mundo. Ahora, se le critica su amistad con el comandante, Hugo Chávez Frías y su acercamiento al presidente Nicolás Maduro Moros.

El admirado ex presidente de Uruguay, Pepe Mujica, afirmó hace meses que Podemos es “un grito de alerta en el mundo contemporáneo”. Eduardo Galeano llegó a identificar a Podemos con el empoderamiento: “Podemos, sois los enemigos de la impotencia”.

Luiz Inácio Lula da Silva, ex presidente de Brasil, deseó éxito a la formación de Pablo Iglesias para las elecciones y evitó hacer lo mismo con su tradicional aliado, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Desde Europa también llueven declaraciones de amor. El cineasta Ken Loach asegura que Podemos “debe ser estandarte de la izquierda europea”. Y el mismísimo Julian Assange, fundador de Wikileaks e icono de la nueva era, afirma que Podemos es el “primer partido del siglo XXI”.

El fenómeno de las agrupaciones municipalistas que conquistaron algunas de las principales ciudades españolas en las pasadas elecciones municipales, frentes ciudadanos en los que participa Podemos, también ha tenido repercusión global. Las alcaldesas Ada Colau (Barcelona) y Manuela Carmena (Madrid) son celebradas como auténticas heroínas del cambio. Además, diferentes ciudades del mundo están estudiando el método, la tecnología y la narrativa del municipalismo español.

España- Europa- y América Latina se encuentra en la calle, busca una nueva fórmula de participación y fascinación por la ideología y documentación de los Municipios Urbanos, cada ciudadano, debe ser un motor de inspiración para el nacimiento de una nueva izquierda continental que cambie el rumbo neoliberal de la Unión Europea, más ahora con las sanciones dadas a Venezuela, tierra de libertad y ejercicio democrático en un marco geopolítico y territorial novedoso.

La vieja izquierda ortodoxa, debe adecuarse a los nuevos tiempos y destacar su potencial democratizador. Thomas Piketty, profesor de la Escuela de Economía de París, destaca que “Podemos es una esperanza para la democratización de la zona euro”.

¿Qué es exactamente lo que asusta a la clase dirigente española? ¿Por qué la izquierda española, ¿en especial Izquierda Unida, desprecia el auge del partido de Pablo Iglesias? ¿Por qué lo relacionado con Podemos inspira a la ciudadanía, intelectuales, políticos y movimientos de izquierda en el resto del mundo?

Hay un solo mensaje, trabajar por el pueblo.

En febrero de 2015, Pablo Iglesias realizó una gira estratégica por Estados Unidos. En ella, se reunió con los economistas Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía en 2001 y Mark Weisbrot,

En general, la izquierda y los intelectuales europeos consideran a Podemos como la mejor receta para acabar con el “extremo centro” del que habla Tariq Ali, una metáfora usada para describir partidos laboristas o socialistas entregados al neoliberalismo, a la austeridad y a la dirección de la Unión Europea.

“Lo más interesante de la irrupción de Podemos fue que ocupó el espacio de la antipolítica en Europa, siendo una fuerza que se autocalificaba de izquierda, mientras en otros países ese espacio era ocupado por la derecha o la extrema derecha” (como por ejemplo Marine Le Pen en Francia), señala el periodista y escritor,  Martín Caparrós, que presenció la Asamblea Ciudadana de Podemos.

Así que, de nuevo, la izquierda es atacada de nuevo en el mundo por quienes rigen el neoliberalismo y traicionan la patria con sus escarbajos futuristas de una derecha carcomida por el odio y el resentimiento, esto, no quiere decir que en el caso venezolano, hay que escarmentar a varios dirigentes del Psuv con una detención preventiva y averiguación de nudo hecho en los cargos que ostentan y permitir la espiral inflacionaria.

En Belo Horizonte, una de las ciudades más importantes de Brasil, se está formando incluso una agrupación llamada Muitxos:

Más recientes de Emiro Vera Suárez

Querellas y no soluciones, ANC- Venezuela

Querellas y no soluciones, ANC- Venezuela

Nuestra Constitución Bolivariana ha dejado atrás la tierna adolescencia del bipartidismo vertebrador" Hace 12h

El camino por recorrer y llegar al Estado

El camino por recorrer y llegar al Estado

Esta etapa política de Venezuela, ha sido una de las más oscuras para el crecimiento político de las misma Hace 1d

Ledezma, artífice de una voz en el mundo hacia la conciencia de Paz

Ledezma, artífice de una voz en el mundo hacia la conciencia de Paz

Muchos venezolanos, han recalados en otras ciudades del mundo, buscando su libertad y de trabajo, gente joven abierta a la construcción de un nuevo proceso ideológico de su país de origen Hace 1d

Adrián, una voz olvidada por el espíritu mentiroso

Adrián, una voz olvidada por el espíritu mentiroso

Siempre se cepillaba su larga cabellera en su espejo. Que era larga, sedosa y brillosa, Hace 2d

Mostrando: 1-5 de 148