×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

ChavilleMiembro desde: 08/03/17

Chaville
36
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    63.100
  • Publicadas
    102
  • Puntos
    72
Veces compartidas
3
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
22/06/2020

Continúo mi postulación haciendo un llamado a la necesidad de unir las experiencias clínicas psiquiátricas a los bagajes educativos, como método eficiente para combatir una práctica educativa que se sirve de la disolución psicótica del individuo para entregarlo a un proyecto político militarista

                                                                 Candidatura a la asociación de Pedagogos de Cuba II

 

No hay nada más común, que ver hoy en Cuba el vilipendio de las diferencias con el mayor desprecio hacia el élan vital que no se inscribe en la economía de mercado. ¿Cómo hemos llegado a eso?. Por haber omitido con todo propósito en los modelos de educación la forma en que los sujetos reciben desde posiciones subalternas el conocimiento, poniendo en ese movimiento ni siquiera la intención de aprender, sino el mayor desprecio en pro de una vida que ellos creen que de esa forma es más fácil; tal vez, pero a la larga resulta más insufrible; porque en pos de esa facilidad tiene que restringir considerablemente su rango de relación, para atemperar estas a sus reacciones; y más onerosa porque el sujeto siempre desconoce lo que pierde en términos de beneficios no socializados.

Mientras sigamos instrumentando poderes moduladores de una universalidad excluyente, portadores de una historia de invisibilizaciones discursivas, nunca podremos descolonizar nuestra propia historia, por mucho que avancemos en otros campos. Aquí se educa exclusivamente para formar mano de obra calificada, y no para resolver los problemas de marginalización de las clases populares.

No pretendo dar aquí un catecismo de lo que es la Educación Popular, pues resulta extemporáneo teniendo en cuenta su popularidad en toda la América Española. Más bien quiero urgir los medios posibles de establecerla partiendo de aquellas intrínsecas características socioculturales planteadas por mí en los párrafos anteriores, ya que el concepto de Educación Popular ha significado abordajes diferenciales que dependen de las necesidades de cada pueblo.

Primero debemos partir de que para educar, el educador debe estar consciente de la imposibilidad de la neutralidad en la educación, y en Cuba a donde más alto llegan los educadores más capacitados es a la creciente simulación de su compromiso con la parcialidad más justa. La neutralidad nunca ha sido posible ni en el campo de la educación.

Mi proyecto pedagógico busca la construcción de referentes políticos y éticos que permitan opciones de vida en colectivo, a través de círculos de cultura y escuelas de saberes que posibiliten configurar los soportes epistémicos para pensar la pedagogía crítica en la cual estamos años luz atrasados con respecto a América Latina. La construcción del vínculo social en Cuba es hoy el punto más crítico para asimilarnos como sujetos políticos con proyectos y prácticas donde seamos potentes. Pero una potencia generosa, responsable y solidaria. No las partidas de poderosos que tenemos hoy donde se acrisola el egoísmo.

Hoy más que nunca el campo social nuestro, marcado por el individualismo egoísta, del quítate tu para ponerme yo; el yo te mando a ti a pesar de ser más bruto que tu, la ojeriza o incomprensión creciente entre cubanos señoreada por la desidia de la procastinación, el vivir clausurados dentro de nosotros mismos, necesita una pedagogía “con tonalidad afectiva donde el cuidado del otro se configure en una pedagogía del nosotros”, como dijeron en el Congreso los educadores colombianos. Debemos preguntarnos, ¿cómo crear urdimbres sociales respetuosas de los DD.HH, con conciencia de la alteridad, de la diferencia?.

La lucha por la democratización de la pedagogía, o educación pública—como también se le llama--, como un acto político no frontal, al servicio de quienes han sido excluídos, --porque es innegable que la oficialización de la injusticia ha hecho muy familiar a esa palabra en nuestros medios periodísticos—se debe enfrentar al hecho de disputarle la educación de las masas al sistema, construyendo una corriente que entronque la misión de las escuelas con el proyecto histórico de nuestro pueblo; donde ahora mismo la suerte colectiva de ese pueblo está enfrentando la insolidaridad burguesa de una gran parte de él, que no se quiere comprometer en la lucha contra los modos de producción y circulación del Poder, porque siente que sus prácticas micro políticas revelan triunfalmente a esa misma parte que disfruta de la impunidad y legalidad del autoritarismo en el marco de la desarticulación de los vínculos sociales, dos de los pilares más caros del régimen de educación pobre para los pobres. Por eso es que no se acepta ni en el interior de la educación doméstica un espacio crítico, porque este no está avalado ni siquiera por los profesionales comprometidos con la educación; que si no promueven, por lo menos mantienen la dislocación del cuerpo popular.

Y este azote cultural del izquierdismo acomodaticio no solo se hace patente en Cuba, ya que en los Congresos Pedagógicos latinoamericanos se ha puesto de relieve que, incluso en las propias ONG (Organizaciones No Gubernamentales)—donde a pesar de protegerse el trabajo de base que realizaban las Organizaciones Populares, y de gozar de financiamiento externo--, se verificaron procesos de contención a la afirmación colectiva porque los Cuadros de esas organizaciones fueron llamados a trabajar para el Gobierno neoliberal, y estos desde sus posiciones oficiales generaron una enorme fractura en el interior de ellas, debilitando allí las respuestas a las lógicas impulsadas desde el Gobierno, puesto que como intelectuales, -- inclusive militantes de izquierda--, se vinculaban desde afuera con los movimientos de reivindicación popular. Esto en lenguaje de “tierra adentro”, se llama “vendepatria”.

“Y efectivamente—dicen los educadores Beatriz Areyuna, Fabían Cabaluz, y Felipe Zurita—una parte de ese campo lo ha sido” [“Corrientes Emancipatorias de la Educación Chilena” en Simposio “Educación Popular y Pedagogías Críticas en América Latina y el Caribe” p. 76]

Estamos años luz atrasados en educación con respecto a América Latina

“¿Cómo se lucha por la emancipación desde adentro?”—se preguntan estos educadores chilenos. “Dando valor al capital cultural de las comunidades”, responden ellos mismos. Pero las verdaderas luchas sociales contra los intereses del mercado, o del Estado que los representa, se da recreando nuevas formas de aprender, enseñar y convivir que aporta ese rescate de valores regionales sustraídos a la fuerza a la universalidad, cuya naturaleza popular radica en lo que poéticamente llamaba el credo de la “Generación Origenista”: “zurcir el espacio de la caída”, que ella cumplió desde la poesía, faena que no ha tenido un actor público en Cuba, desde que Batista dió el Golpe de Estado en 1952. Esa palabra “zurcir”, está tan bien empleada, que se ciñe al espacio doméstico en que esa acción se debe iniciar. Ese es el topos donde se viene dinamitando el cuerpo social, y que mina también de hecho, el pasaje a la “prueba cosmológica” de la que tanto habló Maurice Blondel. Y esa problemática se sustancializa en una visión del hombre que exterioriza una dinámica destructiva que viene de adentro de sí mismo. Por mucho que le pese al país, tarde o temprano tendrá que resolver este problema, si es que quiere integrarse al concierto de las naciones libres, porque esa realidad nos está haciendo apurar hasta las heces otra más amarga que pronosticó para regocijo de sí mismo Ralph Waldo Emerson—patriarca del Circulo de los Existencialistas de Concord—y que nadie que no tuviera la sagacidad política de Ramiro de Maeztu, (1875-1936) hubiera podido revelarnos; porque es realmente difícil de ver, si no se experimenta, la relación que existe entre los romanticismos políticos de izquierda, y esa cualidad de la acción de su producto humano favorito, del cual se felicitaba Emerson: “lo íntimo será lo último a su debido tiempo”; razón por la que el escritor franquista le llamó, pensamos que con razón, “adulador”. [“La Crisis del Humanismo” p. 228 Barcelona, Edit. Minerva, S. A., 1919 R. M.]

 

La necesidad de unir la experiencia clínica a los bagajes educativos está en que esos sujetos de rarísima complexión afectiva, que se están volviendo moneda común en nuestro medio, casi siempre son los mismos incorregibles—cuyos explosivos incidentes constituyen “información clasificada”—que pretenden normalizar en la sociedad las conductas psicopáticas impulsivas, pues han desarrollado su personalidad a la sombra feminista de lo que se conoce en medios psiquiátricos como “escisión psíquica del Yo por desmentida o renegación”, que aunque es diferente de lo que los especialistas llaman “la forma disociativa de la escisión” (Winicott), nocivamente tienen pareja intensidad práctica.: “Se podría decir que en la forma disociativa de la escisión se le impone al Yo una separación de la realidad, mientras que en la forma de renegación, es el propio Yo el que se escinde de la realidad. La renegación se produce a consecuencia de actitudes opuestas frente a determinados hechos, y no se trata de una escisión de agrupaciones mentales, ni de personalidades.” [F.M.M “La Mente Escindida. Retos de la Clínica actual” p 35 ]

Y aclara además el especialista que: “En la escisión como renegación nuestra falta de integridad queda retrotraída a nuestro ataque a la realidad, al deseo de eludir sus obligaciones, a la incapacidad de lograr este objetivo. La perspectiva de la escisión no representa la fuente de nuestra desarmonía; se considera aquí, ante todo como una consecuencia inevitable de nuestro encuentro con el mundo exterior, lo que no significa que seamos armoniosos; sino más bien que somos demasiado débiles internamente para integrar en nosotros mismos la naturaleza ambivalente del mundo” [F.M.M. Ob.Cit. p 48]

 

Esta “escisión”, como veremos, implica un mecanismo de defensa que, sin dejar de ser neurótico, puede parecer sano, aunque no lo sea; y tal vez, por el peso de la teatralidad conque se juega, puede a veces, convencer a los ineptos, pero tiene no muy buenas relaciones con la “represión”, a pesar de que muchas veces esté enyuntada (matrimonialmente) con ella. La represión es la que aparta de la conciencia determinados contenidos representativos, pero puede ser sustituida en un medio insano por la renegación o la desmentida, en la cual la misma representatividad es la que falla. Los montantes de afecto entre una y otra causa de anulación de un contenido representativo de la realidad son sensiblemente diferentes. Con uno la conversación es probable; con el otro, no.

Me parece que uno de los puntos más específicos que debe tratar la Educación Popular en Cuba son los abordajes psicosociales de los conflictos que proliferan hoy en los ámbitos domésticos, impulsando a la infra humanidad impune a hacer facsímiles de sus patrones en generaciones venideras. Esto representa un problema psicológico grave que no se puede explicar solo con ideología, como dijo un economista en Radio Martí a la conductora Cary Roque ( 12 Junio 2020 ), y yo lo suscribo basándome en lo que dice este analista de la Asociación Psicoanalítica de Madrid : “Si se asume que la persona está naturalmente en armonía, entonces la causa de la agresión está en el mundo exterior; por el contrario, si se postula que la heterogeneidad ( de la personalidad) es parte de la vida, entonces la agresión viene de dentro” [ Francisco Muñoz, Ob. Cit. p 49]

La duplicidad humana nunca va a coexistir pacíficamente con aquellos sujetos que parecen deber su vida a la plenitud de la nada y al ser que esconde, cuya valiosa intimidad radica en que sólo se puede concebir a través de la desconcertante ambigüedad de dos elementos contingentes: una extraña indigencia, y una máxima carga de plenitud, en la que ambas vienen a afirmar al ser a partir de la totalidad de lo que parece ser, fundando la imposibilidad del no ser absoluto a partir de la insuficiencia del ser relativo. Para recuperar el empoderamiento popular de la acción, y el pensamiento, la revitalización de la educación debe experimentar los aportes psicoanalíticos que nos brindaron Francisco Muñoz Martín y Marcos Alexis Salcedo, además de buena parte del bagaje filosófico que espigamos en Blondel, en cuanto a la “reconducción de la voluntad hacia sí misma y hacia sus exigencias inapelables a través del orden entero de los fenómenos, a los que no puede renunciar, ni tampoco atenerse”[ “La Temporalidad como Estructura de la acción” de Maurice Blondel, p 12 (1893) Patricio Perkins. Revista Tópicos, num 19, Junio 2010. Universidad Católica de Santa Fé, Argentina], porque eso es lo que transforma la descripción fenomenológica de la acción en una verdadera dialéctica que rompe la concepción determinista de la realidad, que como nos hizo ver en su magnífico trabajo Marcos A. Salcedo, se relaciona con la posibilidad misma de cognoscibilidad del mundo”, que al menor desencuentro con el hombre lo hace temblar. [“Determinismo psíquico, responsabilidad moral y psicoanálisis” p 18, M.A.S. Universidad de San Buenaventura, Cali, Colombia]

Si pretendemos que la educación nos dé hombres fuertes, capaces de desafiar el anzuelo morboso de las causas, debemos comprender entonces que los fuertes son los únicos que pueden afirmar que ningún acontecimiento es reductible a una razón suficiente.

“La heterogeneidad de la naturaleza humana—como dice Muñoz Martín—requiere mayor exploración y una investigación abierta”[ Ob.Cit.p 49 ], y no podemos dejarla confundir con la visión unitaria del ser humano. “Nos preguntamos—dice Muñoz Martín—si realmente detrás de nuestras teorías acerca de la escisión o si detrás de nuestra búsqueda fundamental de la integridad no se esconde una visión unitaria del ser humano”[Ob.Cit. p. 50]

No, la escisión unitaria del ser humano se esconde detrás de los romanticismos políticos que lo preforman para responder a un ideal eminentemente autoritario de la acción; y eso lo logran haciendo influir al objeto real sobre la estructuración del psiquismo como un trabajo permanente de lo negativo, en que el sujeto mira en los objetos de la realidad externa como si se tratara de un espejo, lo cual tiene la virtud de suprimir el espacio de transicionalidad entre la realidad interna y la externa, creándose así una falsa idea de unidad que entonces tendría intencionalidad política.

Raúl Morín, 21 Junio 2020 4:00 PM

 

Más recientes de Chaville

"Candidatura a la Asociación de Pedagogos de Cuba" I

A este trabajo pude haberle puesto el titulo de "Dilemas actuales de la Educación en Cuba", pero el principal designio del mismo es mi postulacion a miembro de la Asociacion de Pedagogos de Cuba, por entender la importancia de mis posturas pedagógicas 15/06/2020

Hermeneutica Pedagógica

Es muy dificil poner en contexto la problemática cubana actual dentro de un tema afin a mis investigaciones, soslayando la crítica a una pedagogía que pone de manifiesto todo lo pasivo del hombre, y que nos obliga a tratar las relaciones entre lo físico y lo moral en el comportamiento del hombre 09/06/2020

"EL Problema del Líder"

Trato aquí el problema del Líder en la realidad socioeconómica de nuestro país, de las causas que impiden su surgimiento, y colateralmente ataco la ley 370 de nuestra Constitución, por flagrante violación de la libertad connatural al ser humano 22/04/2020

"Aquellos polvos trajeron......"

Este trabajo es una especie de perplejidad ante la ignominia que significa la ley o el Decreto ley 370 para la dignidad humana, por lo que esa indignación me ha hecho desgranar todas sus significaciones, y dilucidar las confusiones que causa. . 18/04/2020

Carta al analista venezolano Manuel LLorens: Reseña de su libro "Psicoterapia Políticamente Reflexiva"

Hago una Reseña Crítica del libro de Manuel Llorens, en la cual lo felicito por la buena providencia de devolverle la importancia al peso de los elementos políticos y sociales en relación con la cura psicoanalítica 10/04/2020

Mostrando: 1-5 de 88