Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Chaville escriba una noticia?

Panoplias para la casa: un aporte al debate sobre la familia cubana

11/05/2017 12:39 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Este análisis se basa en la relación del papel de la mujer como mediatizador entre el hombre y el concepto totalizador de la sociedad, que la ética socialista revolucionaria mantiene muy bien velado, porque ella genera intereses que conciernen a un concepto anterior a la sociedad revolucionaria

"SEGUNDA PARTE" Como dice Maurice Corvez que para penetrar el análisis del síntoma, debemos ocuparnos de definir la sintaxis del discurso por los fragmentos que nos llegan a través de momentos privilegiados, pensemos entonces, por ejemplo, en el caso hipotético de que en el seno de una familia se da el hecho de que un hermano le dice a otro por una razón inverosímil de ascendencia desiderativa materna : "¡No seas tan degenerado!".Esto, ipso facto, nos pone en presencia de la enseñanza de Lacan, según la cual, todo síntoma engloba un elemento de situación anterior privilegiada, elemento que articula la situación actual, que es empleado inconscientemente como un factor que modela la indeterminación de lo vivido según su situación tendenciosa. Esta significacion inducida en el significado por la estructura del inconsciente, hace que el síntoma no sea una palabra plena coincidente con la realidad. Puesto que no ofrece un sentido claramente legible, debe ser comprendido en su relación con la cadena significante que lo determina. El síntoma es el significante de un significado que ha sido reprimido, expulsado de la conciencia del sujeto. El análisis demuestra que el significante prescinde de toda cogitacion, incluso de las menos reflexivas para ejercer reagrupamientos en las significaciones que avasallan al sujeto.La intrusión alienante que manifiesta el síntoma se realiza de acuerdo con un automatismo de las leyes del inconciente. Lacan enseña que en el síntoma hay que buscar no solo el significante inconciente, sino también la expresión del deseo que ese significante ilumina . Cierto deseo primario, por ejemplo, el de la identificación del niño con su madre, no solo hace depender del aparato significante la satisfacción de las necesidades, sino que las fragmenta, las filtra, las amolda a los desfiladeros de la estructura significante. Los deseos que se nutren de ideas primarias designan los puntos en que el sujeto desaparece bajo el ser del significante. ["Los Estructuralistas" pag.93 Maurice Corvez, Amorrortu Editores Bs.As 1969 ]

Esto que parece ingenuamente incapaz de determinar una política doméstica, tiene el mismo origen histórico que la jefatura de la mujer en la familia, ya que ambos se basan en la necesidad de relacionar las palabras con un sentido que oculta su especificidad, "en la ignorancia ( para no decir el rechazo ) de la diferencia entre las palabras como signos lingüísticos, y como signos no lingüísticos, es decir, entre el significado del signo y su sentido" ["Teorías del Símbolo" pag. 70 Tzvetan Todorov Monte Ávila Editores 1991].Utilizar esa única realidad empírica del sentido, que se fabrica según procedimientos particulares, porque la significacion es lingüística, y el sentido es sicológico, origina el estallido del marco lingüístico;ya que en el discurso real solo importa el sentido y la significacion, menos que a nadie, le importa al proceso revolucionario, más interesado en la imagen psíquica individual que los interlocutores tienen de la significacion, pues aquella deriva de esta " por analogía, por conexion, por metáfora o por metonimia". [ T.Todorov Ob.Cit. Pag.110 ]Y este interés se calza en una razón muy simple: su mecanismo de propaganda esta orientado a desarrollar múltiples lazos identificatorios a través de la construcción metonimica de "objetos a", por lo que tienen de admiración acrítica de la cultura.

Para que el todo salga triunfante en la discusión farisea del poder con la parte, la ventaja --como dijimos--antes de institucional, tiene que consolidarse a nivel familiar, y esto es algo que desde muy antiguamente se viene sospechando. Ya Charles Lamb (Londres, 1775 --1834 ) hacia notar que "there is a worse evil under the sun, and that is a female poor relation. You may do something with the other; you may pass him off tolerably well; but your indigent she-relative is hopeless...In the indication of female poverty there is no disguise" [ "Essay of Elia" pag. 226 Charles Lamb. The Amalgamated Press LTD London 1905 ]

" Hay un mal peor bajo el sol que es la relación pobre femenina. Tu puedes hacer algo con la otra; tu puedes sobrellevarla tolerablemente bien; pero tu indigente pariente femenina es algo sin esperanza.En la indicación de feminidad pobre no puede haber disfraz"

Aun hoy cuesta trabajo relacionar el oido de personas no afectadas aparentemente por una indirecta relación dañina con su madre, con la falta total de ese apéndice en ellos, y sin embargo, es impresionante ver con que desenfado maneja Lamb el equivoco para presentar inequívocamente el daño de una situación traumática. " I have no ear.-- Mistake me not, reader--nor imagine that I am by nature destitute of those exterior twin appendages, hanging ornaments and (arquitecturally speaking) handsome volutes to the human capital.Better my mother had never borne me.I am, I think, rather delicately than copiously provided with those conduits; and I feel no disposition to envy the mule for his plenty, or the mole for her exactness, in those ingenious labyrinthine inlets" ["Essays of Elia" pag.55 "A Chapter on ears" ] " Yo no tengo orejas. Desmiénteme, lector --ni te imagines que yo estoy por naturaleza privado de esos exteriores apéndices gemelos, donde cuelgan ornamentos y atractivas volutas útiles al capital humano.Es mas, mi madre nunca me ha soportado.Yo pienso que yo estoy provisto con mas delicadeza que abundancia de esos conductos; y no tengo nada que envidiar ni a las grandes orejas de los mulos, ni a la precisión del topo en sus laberintos subterra neos" Quien no comprenda el ser sino en su propio ser, disentirá tanto de mi como de Char les Lamb.Propongo otra lectura del mismo texto:

Interpretamos lo de ostentosamente sensible a su inferioridad en su contribución a que la conveniencia de que las facilidades demasiado grandes desaparezcan

" No tengo orejas. Desmiénteme, lector. Sácame del engaño, si digo que la mujer ejerce un don maléfico entre sus hijos cuando ve que uno le sobra, porque priva de las orejas a los otros.Mi madre no me soportaba."

No en balde su editor decía de el que sus escritos "eludían la definición porque no eran meramente como casi todas las obras de los genios, sino por virtud de una especial astu cia y truculencia (tricksy) en su propia naturaleza"

Lo que Lamb entiende por "malignant maternity", está unido a una circunstancia en que la muerte se hace casi problemática porque libera las manos de ese elemento aciago para la mayor delicadeza del destino, que se manifiesta en la mezcla del exquisito refina miento del trato con ese " simptom of some sickly idiosyncracy" ( "síntomas de alguna morbosa idiosincrasia" pag 41 ) que Lamb describe así :" her garb is something between a gentlewoman and a beggar, yet the former evidently predominates.She is most provoking ly humble, and ostentatiously sensible to her inferiority" [ Ob.Cit. Pag 226 ] " Su aspecto esta entre una mujer gentil y una mendiga, aunque la primera forma evidente mente predomina. Es provocativamente humilde y ostentosamente sensible a su inferioridad".

Interpretamos lo de " ostentosamente sensible a su inferioridad" en su contribución a la conveniencia de que las facilidades demasiado grandes desaparezcan en la producción de cataclismos que incitan a volver a la naturaleza, o en actos extraños que alteran los hechos de la vida, porque ella es la primera en ponerse mohína ante ciertas grandiosas anomalías que por su extraordinaria densidad sicológica pueden revelarnos como un sentido, que pu diéramos llamar filosófico, del poder que retiene a la naturaleza, y que evita que se precipite repentinamente en el caos.En cuanto a la modalidad "beggar"(mendigo), se refiere al uso subrepticio de usurpación del lenguaje francamente obsceno de los hombres marginales, como instrumento subliminal de imposición sobre el, tanto o más efectivo que cuando predomina todo el tiempo como mujer vulgar, de habla andrógina, porque la diferencia en puntos morales entre la mujer y el hombre suele ser abolida por esa escisión en que predomina la otra parte de la mujer.Por eso no aceptan que les digan sus faltas, ni generalmente las grandes sentencias de los pensadores y filósofos, y como dice el ensayista ingles "retain its authority over her mind still" ( retienen su autoridad por encima de su propia mente incluso )

Esa disonancia femenina en el espacio patriarcal, rearticula una visión nostálgica de un orden oligárquico anterior, porque es ahí donde la política fragua sus alianzas para domesticar a las clases, poniendo a las mujeres de su lado (somos el tercer país a nivel mundial con mayor cantidad de mujeres en cargos legislativos, después de SudAfrica y Bolivia )para hacer posible el fraude patriótico que no se puede consensuar desde la política, y al que solo contribuye el Estado con la complicidad en la dirigencia de los problemas por los niños, o dicho a la manera de Julia Kristeva, con un mandato de este tenor :"la disolución sexual [ es decir, la indistinción de géneros ] será aceptada siempre y cuando un niño venga a contener cualquier tipo de efervescencia".[Citado por G. Raquel Pina :"La Literatura como espacio de resistencia" pag 303 en "Revista de Crítica literaria latinoamericana." Num. 63- 64 Año XXXI Lima-Hanover 2do semestre de 2005 ].Y es que la jefatura de la mujer, como hecho sociológico, generalmente produce presencia de una hija con potestad paternal, con los efectos negativos que esto produce sobre el grupo, ya que este hecho no está vinculado con ningún ambiente propicio para el crecimiento de su responsabilidad, competencia o autonomía, ni su personalidad esta lo suficientemente madura para asumir la potestad otorgada. -----Fin Segunda Parte

Esa disonancia femenina en el espacio patriarcal rearticula una visión nostálgica de un orden oligárquicos anterior


Sobre esta noticia

Autor:
Chaville (12 noticias)
Visitas:
17
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.