Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Roberto Gomes escriba una noticia?

NANOTECNOLOGÍA EXTREMA para hibridar el cerebro humano con la IA

16
- +
05/03/2021 17:28 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿Es posible reducir el radio de la nube de electrones de átomos pesados por un factor de 10?

 

 

Más del 99, 94 % de la masa del átomo está en el núcleo. Los protones tienen una carga eléctrica positiva, los electrones tienen una carga eléctrica negativa y los neutrones no tienen carga eléctrica. Si el número de protones y electrones son iguales, ese átomo es eléctricamente neutro.

 

El diámetro del núcleo del átomo de hidrógeno es de 1, 6 × 10−15 metros, 145.000 veces más pequeño que el diámetro de la órbita de los electrones. Esto quiere decir que si el núcleo fuera del tamaño de una pelota de básquetbol (24, 3 centímetros de diámetro) el electrón estaría orbitando a 35, 3 kilómetros de distancia.

Los electrones orbitan solo a determinadas distancias del núcleo, dependiendo de su energía. En el átomo más simple, el hidrógeno, solamente orbita un electrón, siendo la órbita de menor radio o radio de Bohr, la correspondiente a la situación de menor energía. De acuerdo con los datos de 2006 CODATA, el radio de Bohr del hidrógeno vale aproximadamente 52.9 pm o 0.529 angstroms.

 

Ahora bien, a los fines de obtener nanotecnología extrema ¿es posible reducir el radio de la nube de electrones de átomos pesados por un factor de 10? Aparentemente no, pero la física nos ha enseñado que siempre existe una puerta trasera, por lo que podríamos imaginar una serie de bisturíes de haces laser capaces de capturar y realinear electrones en orbitas más cerradas. Así luego las moléculas resultantes serían 10 veces más densas y pesadas, pero lo que es fundamental, capaces de transmitir y procesar 10 veces más información. Esto permitiría el desarrollo de neurochips cerebrales del tamaño de una píldora, capaces de emular el funcionamiento neuronal y de alojar una IA de bolsillo, cumpliendo todas las funciones del avatar de ciencia ficción "Cortana". Sólo habría que instalarla en un celular, el único inconveniente a resolver sería el peso, pero no sería una barrera.

 

Ya Ingenieros del Instituto Tecnológico de Massachussets han desarrollado un chip del tamaño de un confeti que procesa la información de la misma forma que lo hace el cerebro. El chip está formado por decenas de miles de sinapsis cerebrales artificiales conocidas como memristors que operan igual que la sinapsis cerebral: reciben señales de una neurona, en forma de iones, y envían una señal a la siguiente neurona.

 

El chip convencional transmite información en forma de corriente eléctrica cuya intensidad varía únicamente en función de los dos únicos valores del sistema binario (0 y 1). El chip cerebral trasciende esta limitación porque, al igual que las neuronas del cerebro, puede aceptar más valores y por ello puede realizar una gama mucha más amplia de operaciones que la de los chips binarios.

 

Científicos australianos han logrado fusionar neuronas biológicas reales, extraídas de humanos y ratones, con microhips, lo que abre las perspectivas hacia una IA que pueda pensar y emocionarse. En tanto, en Europa lograron conectar neuronas artificiales y biológicas a través de Internet. Por su parte un chip 100 veces más pequeño que el diámetro de un cabello humano es capaz de replicar la actividad de un cerebro biológico con el mismo voltaje neurológico. Además investigadores de la Universidad de Stanford (California) han creado microchips que imitan el comportamiento del cerebro y que funcionan 9.000 veces más rápido que los simuladores actuales. Además, utiliza 40.000 veces menos energía. Por el momento, sin embargo, cada prototipo cuesta 40.000 dólares, y aun así tiene 80.000 veces menos neuronas que el cerebro, que sólo emplea el triple de energía para funcionar.

 

Todo esto significa que estamos evolucionando hacia la hibridación, tanto externa como interna, con la IA, del homo sapiens, al homo digitalis... es inevitable.

(Fuente: https://www.tendencias21.es/)

 

 


 

 

 

 

 

 

 

Roberto Guillermo Gomes

Yogui Mettàtron

 yogi.mettatron@gmail.com

 

 

Arquitecto / Periodista / Ecologista / Escritor / Máster en Neurociencia Cognitiva, Psicología, Yoga, Acupuntura, Osteopatía, Yoga Terapéutico  y Mindfulness. Creador del NeuroYoga. Desarrollador del Programa FlashBrain para el incremento intelectual y de la técnica de Meditación Sináptica. Impulsor y líder de la iniciativa por el 2% del PIB mundial, en forma anual, para dar solución definitiva al triple flagelo del hambre, superpoblación y calentamiento global

 

Página en amazon


Sobre esta noticia

Autor:
Roberto Gomes (50 noticias)
Visitas:
169
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.