Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Chaville escriba una noticia?

"Juegos Pueriles de la Revolución"

27/04/2021 09:39 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Escribí este trabajo para demostrar que la jactancia revolucionaria de decir que es imposible volcar al pueblo contra la Revolución, se puede dialectizar diciendo que es muy posible demostrar que la Revolución está volcada contra el pueblo

                                                                       “Juegos Pueriles de la Revolución”

A diferencia de una aspiración más homogénea hacia la interacción igualitaria y su ideal de horizontalidad, lo que el régimen cubano busca es darle un barniz a la contrarrevolución protozoaria, precisamente porque es tan insignificante como ese microorganismo, como para darle batalla campal a la luz del Sol. Es una contrarrevolución que actúa en el marco de una terapia social más que deficiente, nula; y que tiene la insólita función de quitar el puntal del marco simbólico de la sociedad local, cuya dura tarea es asistir a los vencidos en el campo de la batalla familiar, cuando haya lugar.

No puede haber Revolución sin orden legítimo en el interior de las comunidades, y eso está resquebrajado hace tiempo. No es la atención a la Covid lo que está desplazando el foco de ese problema; este hace mucho tiempo que está abandonado. Uno de los temas que se ha encargado de repetir hasta el cansancio el Gobierno, y que de nuevo le oímos al comentarista del NTV, Oliver Zamora Oria, este domingo 25 de Abril 2021, en TV, fue que “volcar al pueblo contra el Gobierno es imposible en la práctica”. Pero a este comentarista se le ha olvidado añadir que, en cambio, no es imposible demostrar que el Gobierno esté volcado de lleno contra el pueblo.

Uno de los males fundamentales de la situación sociopolítica cubana está en la familia, y en el papel que juega el poder femenino dentro de ella. Una de las grandes innovaciones de la práctica política cubana para aplastar a los movimientos de insatisfacción popular ha consistido en la peculiar forma de participación—por omisión—del Estado en este asunto tan espinoso. Porque el Gobierno demuestra con esa ignorancia adrede del problema, una forma más impiadosa de estar contra el pueblo y atemorizarlo, que es poniendo en duda sus motivaciones de rebeldía originaria contra el narcisismo patológico que aqueja por lo general a nuestra mujer, que para perdonar la destrucción del semejante tiene que ser ganada por la completa captación de su imagen, pues el semejante se le impone como una fascinación dual que agoreramente vaticinan las madres que pugnan por establecer, o el juego con el hombre, o la destrucción de él, construyéndole un microcosmos que podría considerarse como el trasunto de lo que significa la guerra si no se transa con el sustrato mítico que ella, a través de la historia de la Revolución ha administrado. Criar a las mujeres candidatas a títulos universitarios en desconocer las labores domésticas del hogar, y en el manejo de la ficción para enfrentar ciertas denuncias contadas, claro está, de manera empírica, es el proyecto de vida fundamental de estas féminas.

Léanse los reportes que hacen los especialistas en gestión administrativa pública para que se perciba el miedo entre líneas con circunloquios tediosos alrededor de la verdad para evitar decir lo que guardan subconscientemente: que el Gobierno no quiere darle verdadera autonomía al municipio, porque sería darle cauce a la libertad del hombre. En ese sentido tiene razón Lacán en decir que la alteridad del inconsciente es una alteridad femenina. Claro que hay excepciones, y las tenemos en investigadores   tan prestigiosos como el Doctor Juan Valdés Paz, el MSc Contanze von Oppeln, y los doctores Gilberto Javier Cabrera Trimiño, y Sonia Isabel Catasús Cervera.

Compaginando los datos de los estudios que se han hecho hasta ahora, se puede señalar en todos ellos un patrón de falta general que señala al municipio punto menos que como un ente decorativo de gestión administrativa a nivel local, y este patrón es que los municipios tienen grandes problemas con el ordenamiento integral de su gestión por el desarrollo local, cuyo Talón de Aquiles es la ineficacia en el perfeccionamiento de la objetividad en la formación del capital intelectual local, y que no se establecen las alianzas estratégicas necesarias entre productores, delegados y generadores de nuevos conocimientos. Fracaso absoluto de la Educación Ambiental, el más álgido tema del municipio. Falta de procedimientos y mecanismos que le permitan a los actores locales una mejor gestión de sus procesos; cosas estas que hacen imposible la tematización crítica de lo larvado y fragmentario de la sociedad para parchar los huecos de lo ininteligible. Von Oppeln dice: “aunque han emergido ciertas tendencias—como la intención de otorgar mayor protagonismo a los gobiernos municipales en la gestión de desarrollo local—hasta el momento, ni el Nuevo Modelo de Gestión ni acaba de concretarse, ni se ha creado un marco legal más propicio a la autonomía municipal” [ “Plataformas Multiactorales de Gestión para dinamizar el desarrollo y la innovación agropecuaria local”, p. 2, en Revista de Estudios de Desarrollo Social de Cuba y América Latina, Ago, 2018 Univ de La Habana, y Fundación Ebert Stiftung, Oficina para Cuba. ]

Por su parte, el Dr Valdés Paz denuncia que el socialismo cubano se desmarca del orden institucional refrendado jurídicamente, apartándose de la norma constitucional, y posee un sistema político-económico rebasado por entidades y conductas ilegales, y un sistema ideo cultural con baja expresión de la opinión pública; y añade que los avances en la descentralización de facultades, de recursos y de información a favor de sectores no estatales, o de instancias locales del Estado, han sido más que insuficientes. [ “Notas sobre la Administración Pública en Cuba” p. 6 en “Retos de la Administración Pública en el marco del Perfeccionamiento del Modelo Económico Cubano” La Habana, 2015 ]

Lo más característico de esta insurgencia del Dr Valdés Paz es que aclara la configuración de fuerzas que opera en ese campo político de la municipalización oscurecida por los demás actores sociales. Él no oculta el detalle de que existe una Administración sorda o refractaria que no rinde cuentas a la opinión pública, y una opinión pública sin mandato imperativo, que no disfruta de la tan mentada participación. Lo cito para que lo diga él mismo:

El mensaje que transmite la Revolución a través de la matriarca cubana es que la tranquilidad del país reposa en un orden domestico injusto

“El desarrollo democrático del país deberá enfrentar el desafío del control político de la Administración Pública. No se trata solamente del control “por arriba” a que están obligadas las distintas instancias del Partido, del Estado, y del Gobierno sobre la Administración Pública, sino del control que la población pueda tener sobre la misma. Para un control “por abajo” por parte de la población esta deberá disponer de espacios, mecanismos e información institucionales que le permita ejercer dicha participación….Puesto que la Administración Pública es el gran mediador entre las políticas públicas del Estado y su población, y puesto que ella es la que representa al Estado en la vida cotidiana de la gente, no habrá legitimidad ni desarrollo democrático suficiente si la población en sus diversos roles no puede controlar e influir en el comportamiento de la Administración Pública cubana.” [ p. 9 ]

Como colofón de su pensamiento el Dr Valdés Paz dice algo que nos parece altamente coincidente con nuestro parecer: “En gran medida el orden institucional muestra una alta centralización en todos los sub sistemas sociales, lo cual es en parte un efecto de las condiciones ambientales en las que se desenvuelven”. No hay nada más parecido a las afirmaciones que yo he hecho hasta ahora aquí.

Por su parte los Doctores C. Trimiño, y Catasús Cervera, ahondan aun más en el déficit del interés prospectivo del Estado respecto de las tareas más propias del municipio, para el cumplimiento de las cuales necesita autonomía verdadera. Estos académicos, aunque no lo digan directamente, sí ponen de manifiesto—por evidente omisión de sus efectos—todo el rotundo fracaso de las políticas de gestión administrativa local en lograr “el desarrollo de una nueva forma de pensar y de actuar que nos exige la seguridad humana”, por no haber sabido “utilizar los diversos paradigmas emergentes en la demografía ambiental”

Para que no haya duda de a qué se refieren estos profesores, ellos mismos se encargan de evacuarla: “los problemas ambientales no pueden reducirse a consideraciones físicas o biológicas, sino que siguen teniendo un eminente carácter social” [ “Desertificación, Educación Ambiental y Desarrollo Local” p 65, en Foro Retos de la Administración Pública en el marco del Perfeccionamiento del Modelo Económico Cubano, La Habana, 2015 ]El caso omiso que le ha hecho el Gobierno cubano a esa “evaluación del medio ambiente como base sobre la cual se sustenta el sistema de estabilidad ecológica de una región”, se demuestra en esa poca importancia que se le da al deterioro socioambiental, y por tanto, al parecer, no cuenta, para esos intereses políticos un concepto como “proceso de pedagogía ambiental” tan sustanciosamente definido por estos profesores con vistas de interesar a las altas instancias de poder:

“Mediante la educación ambiental se desarrolla la búsqueda científica de criterios de ordenación territorial, tales que aseguren la conservación del genofondo e influya favorablemente sobre la estabilidad ecológica”.[ Texto Citado, p. 57 ] Pero esta tarea no viene sola: hay que sensibilizar a las distintas poblaciones sobre los problemas del medio ambiente, y ese es un cometido netamente universitario que se debe llevar a cabo explotando las especificidades del medio natural, cultural y sociodemográfico como fuente de aprendizaje. De nuevo se deplora el consejo de “valorizar a la ciencia, la teoría y el pensamiento conceptual como fundamentos para la reconstrucción de la realidad” [ Texto Citado, p. 63 ]

El mensaje que transmite la Revolución a través de la matriarca cubana, es que la tranquilidad del país reposa en un orden doméstico injusto por su virtud de repudiar las memorias no oficiales del ámbito doméstico, ya que esa simple acción remite a una complicidad de carácter filosófico que impetra la necesidad del Gobierno de impedir que la reconstrucción de vidas pueda convertirse, narrando memorias de eventos traumáticos, en una tarea de reformulación de escenas que corrija la visión positivista del recuerdo, ya que el positivismo defiende una ideología cuyas verdades son patentes y por eso mismo pueden establecer un criterio de común apreciación que, por el desuso en que la ciencia ha caído actualmente, es fácil ignorar y no caer en la cuenta de que el positivismo está desprestigiado históricamente, no así esa corriente fáctica familiar que lo observa celosamente, expatriando de sus dominios todo lo que huela a explicaciones teológicas y metafísicas.

Lo mismo que el positivismo, la autoficción del yo, que opera a nivel del ámbito familiar, respeta demasiado la situación material de las personas, y lo mismo que aquel con respecto a los pueblos, ésta le ha quitado a las familias el derecho a tener servidores esclarecidos, condenando a las generaciones a borrar toda huella de su paso por la historia y a inmolarse para siempre en su laberinto. ¿No es acaso factible hablar de contrarrevolución en el sentido de dureza de condiciones de existencia que no inflige directamente la Revolución, sino una entidad familiar.? El doctor Gilberto J. Trimiño y su compañera de ponencia, parecen extender la denominación contrarrevolucionaria a un Gobierno que haya practicado el conocimiento científico en una dirección opuesta a la que ellos han trazado en su trabajo, cuando dicen: “Es necesario señalar que el conocimiento asociado al poder, ha sido en muchas ocasiones utilizado para fines que atentan contra los intereses de una gran mayoría de la población que padece de grandes privaciones humanas. El deseo de saber y de dominio, bajo el amparo de una pretendida neutralidad científica, y en pro del bien para la humanidad, justifica la dominación del ambiente, y por ende, de unas personas sobre otras”. [ Texto Citado, p. 60 ]

Raúl Morín Suárez, 26 Abril 2021 4:11 P.M.


Sobre esta noticia

Autor:
Chaville (115 noticias)
Visitas:
567
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares
Organizaciones
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.