Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Alejandro Centellas escriba una noticia?

El periodismo de caverna

15/06/2012 04:51

0 En los últimos tiempos se ha perdido la calidad periodística que deberíamos tener, para estar informados, para no caer en el amarillismo, propaganda barata ni demagogia infantil

0

Desde luego que los españoles, por simple desidia o por convencionalismo social, tendemos al conformismo. Tendemos a convertir en costumbre acciones reprochables desde todo punto. Muchas son los ámbitos en los que reflejamos esta actitud. Uno de ellos, sin duda, es en la información.

Diariamente tenemos a nuestra disposición múltiples diarios; generales, deportivos, culturales etc. En todos ellos se supone que encontramos información, la leemos y la mimetizamos considerándola como buena. Pero no lo es. En los últimos tiempos se ha perdido la calidad periodística que deberíamos tener, para estar informados, para no caer en el amarillismo, propaganda barata ni demagogia infantil. El periodismo deportivo es una de las secciones más afectados por una banalización de los contenidos. Estos periódicos han convertido la prensa deportiva en prensa con productos de cotilleo, donde a menudo encontramos como información cuestiones alejadas de la mera producción deportiva. Y esto es intolerable.

No es normal que lo que haga este jugador con su pareja, que ponga esto y lo otro en redes sociales, diga al oído a un jugador declaraciones que perturban el ambiente de un grupo o situaciones similares sean incluidas como noticas en un periódico de difusión general. Desde luego que el público, el sujeto que recibe la información tiene el derecho a la información, así viene establecido en el artículo 20 de nuestra "sagrada" Constitución. Pero tan beneficiarios somos del derecho a la información, como de la información con calidad. Y tenemos de todo menos eso.

La caverna periodística cada vez es más común, más demandada incluso. Periodistas que no miran más allá de su propio entorno y sus propias creencias, que se dejan llevar por el impulso, en vez de llenarse de sentido común. Falta de costumbre. Pero esto es así, y nadie hace nada. La información crece como la espuma pero la calidad y la precisión decae a la velocidad de la luz. Retrocedemos, en todo, en el periodismo también. Y la información es necesaria para saber, para conocer y para entender en general, y no comprender sólo lo que algunos quieren que comprendamos.

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en