Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Bestard escriba una noticia?

Este Ejercicio De Meditación Suena A Locura, Pero Es Una Formidable Medicina Para La Mente

21
- +
25/01/2021 06:34 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La mayoría de los ejercicios de meditación suenan a locura porque meditar es el arte de comprender lo insensata que es la mente humana. Aquí te brindo un valioso ejercicio que, utilizando una falsa creencia, te ayuda a disciplinar tu mente y ponerla al servicio de tu bienestar

¿Sabías que casi la mayoría de los ejercicios de meditación suenan a locura?

Es lógico porque la meditación es el arte de comprender lo insensata que es la mente humana y es como para volverse loco cuando entiendes el disparatado funcionamiento de ella.

Algunos psicólogos plantean que el hombre, como tendencia, ya nace con la inclinación a estar perturbado, desequilibrado, pero esto no es cierto. Lo cierto es que nace en una sociedad perturbada y ese ambiente, más temprano que tarde, termina neurotizándolo.

Es por eso que en este artículo te brindo un valioso ejercicio de meditación que, utilizando una falsa creencia, te ayuda a disciplinar tu mente y ponerla al servicio de tu bienestar.

Solo te invito a que leas hasta el final, ¿de acuerdo?

¿Cuál es la base de la neurosis en la que vive el hombre actualmente?

Esa base está en la división que se ha creado entre el sentir y el pensar, porque se han vuelto dos cosas diferentes.

No te das cuenta que hay una parte en ti que piensa y otra que siente y ellas casi siempre están divididas, van por caminos distintos y lo lamentable del caso es que te has identificado más con la parte pensante que con la parte sintiente.

Te lo explico:

Naciste sintiendo que tienes hambre, no pensando que tienes hambre.

Desde pequeño te orientabas por lo que sentías, pero después se te fue cultivando la facultad de pensar y ahora lo que haces es pensar que sientes, sin embargo, sentir es más real que pen­sar; sentir es más natural que pensar.

No te percatas de ello, pero ahora para sentir amor, para sentir la armonía, para sentir a la vida, para sentir paz tienes que buscar razones, tienes que hacer uso de lo que has leído sobre estas cosas para poder sentirlas.

Desde pequeño te han educado cuándo es que debes llorar, cuándo es que debes reír, cuándo es que debes abrazar porque ese es el fundamento para poder tener la aprobación de los demás.

Puedes tener esos impulsos, pero si los condicionamientos sociales te dictan que no es esa la norma entonces, aunque para ti sea el momento preciso de reír, o de llorar o de abrazar, tienes que reprimirte. Sin darte cuenta, de poco a poco el razonamiento va formado parte de tu identidad.

Poco a poco te vas convirtiendo en un pensar más que un sentir. Llega el momento en que ya no sabes en realidad lo que estás sintiendo porque se crea un conflicto entre lo que está permitido sentir y lo que en verdad sientes.

Si quieres evidencias, solo trata de contestar lo más sinceramente posible a estas simples preguntas:

¿Cuántas veces has comido sin tener hambre?, ¿Por qué lo haces?, ¿Cuál es la lógica detrás de ese comportamiento?,

¿Cuántas veces te has sorprendido riendo solo, sin motivos aparentes?, ¿No es cierto que tu reacción es pensar que te estás volviendo loco?

¿Cuántas veces has alabado a alguien con los labios, pero has sentido algo totalmente diferente hacia esa persona?

 

He visto a padres dándoles comida a sus hijos sin estos tener hambre y he visto también a padres reprimiendo el hambre de sus hijos porque todavía no es la hora o de almorzar, o de comer.

Mientras más profundo habites en tu corazón más claros se te harán los ojos de tu mente

Para el niño esto es como volverse loco, pero lo que hace es que lentamente va aprendiendo a reprimir lo que es natural y toda esa represión va creando insatisfacción, va creando miedos, va creando la ausencia de lo que es sentir un verdadero bienestar con la Vida, lo va neurotizando.

La neurosis que experimentas no viene dada por lo de afuera, sino por los conflictos que vas creando adentro, por no poder resolver satisfactoriamente la contradicción entre lo que es natural y las falsas necesidades con la que se va afirmando tu personalidad.

Así, por ejemplo, puedes confundir la necesidad de ser amado por el deseo de ser el centro, de que te presten atención.

¿Te has dado cuenta cómo las personas en las redes sociales pueden llegar a hacer verdaderas estupideces solo para llamar la atención, para buscar aprobación?

Con eso solo enmascaran la necesidad de sentirse amados dando como real lo virtual.

¿Alguna solución para esto?

Socialmente tienes que continuar con lo antinatural, no queda de otra, pero aun así puedes comenzar a experimentar qué sucede cuándo vuelves a tus raíces, vuelves a sentir en vez de tanto pensar.

Ese es el objetivo del ejercicio que te propongo.

ADVERTENCIA: Te va a sonar a locura porque es muy probable que nunca lo hayas hecho y cuando lo hagas te vas a sentir extraño, pero si perseveras comprobarás que el mismo ejercicio te irá mostrando lo que significa ser natural.

Porque ser natural significa no estar dividido. De ahí que, como te comentaba al principio, muchos de los ejercicios que propone la meditación parecen locura porque están orientados a acabar con esa división.

Más no creas que porque pienses sobre lo desunido que estás ya has logrado la unidad. Una vez más eso son solo reflexiones, eso es más del mismo trabajo mental al que has estado acostumbrándote toda la vida. Si no practicas, no lo logras. Así de sencillo.

Pasemos pues al ejercicio.

EL EJERCICIO.

Para realizar este ejercicio la meditación utiliza una falsa creencia.

¿Cuál?

La de creer que el corazón siente y la cabeza piensa. Es falsa, pero a veces lo falso ayuda y este es el caso.

El ejercicio consiste en lo siguiente:

A partir de ahora trata de hacerlo todo como si no tuvieras cabeza, como si tu verdadera identidad comenzará del cuello para abajo.

Comienza a hablar desde el cuello para abajo, como si el corazón fuera el que hablara.

Todo esto al principio es imaginativo, pero después con la práctica se vuelve una realidad, comienzas a ser más auténtico en lo que dices y en lo que haces porque tiene que ver con lo que sientes.

Es como si el corazón, y no la cabeza, se hubiera convertido en el asentamiento de tus pensamientos y emociones, y piensas, hablas y haces desde el corazón.

El meollo de este ejercicio consiste en que sientas que has perdido totalmente la cabeza y todo ahora sale del corazón.

A partir de ahora no te des el lujo de hablar, ni de pensar nada que no salga desde las profundidades de tu corazón. Siente cómo el centro de todo tu quehacer se ha trasladado al corazón. Deja que el corazón tome el mando de tu vida.

De locos, ¿verdad?

Es cierto que suena ilógico, pero solo te invito a que lo hagas y después me comentas, ¿de acuerdo?

Lo que sí puedes es estar seguro que cuando conviertas en un hábito el hacerlo todo desde el corazón la calidad de tu vida cambia y esto te ayudará a volverte más compasivo y más natural.

Siente cómo el centro de todo tu quehacer se ha trasladado al corazón. Deja que el corazón tome el mando de tu vida

RECUERDA ESTO:

Mientras más profundo habites en tu corazón más claros se te harán los ojos de tu mente.

 MUCHAS GRACIAS.


Sobre esta noticia

Autor:
Bestard (158 noticias)
Visitas:
210
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.