Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

La desaparición de las lenguas minoritarias crea un problema en el mundo sin soluciones posibles

05/11/2015 05:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

De las 6.258 lenguas censadas desaparece una cada semana. El poder de la globalización, multinacionales y los Gobiernos centralistas es una de las causas, pero otra es como en Brasil la división del país en clases. Eso puede generar una dictadura o una guerra civil

Lengua materna sólo hay una y a ti te encontré en la calle. Parafraseando la invocación al amor filial a la lengua mamada, aunque ya se celebró sin grandes novedades el Día Internacional de la Lengua Materna, se necesitaría renovarlo cada año. La razón es que cada año hay menos "lenguas maternas" y se abre un nuevo frente para los lingüistas.

Más de la mitad de los 6.528 idiomas censados del mundo están en peligro. Cada dos semanas  se liquida una, para siempre. Coincidiendo con la biodiversidad digamos física, las regiones más ricas son los trópicos y casi el 70% se hablan en las selvas tropicales. Más de 800 lenguas conviven en Papua Nueva Guinea y, la mitad de las lenguas, que tienen menos de 10.000 hablantes, se hablan en ocho estados.

La Convención Internacional de Salvaguarda de la Cultura Inmaterial (creada en 2003) definió a las lenguas vernáculas como un vector, el transmisor de este patrimonio. Pero la uniformidad aplasta con fuerza a las comunidades nativas que todavía las usan.

Si no somos sensibles a la extinción de nuestras lenguas, ¿cómo podremos serlo a la extinción de otros seres vivos?

Para eliminarlas los globalistas hacen dos cosas bien definidas, fomentar el desapego de la lengua y civilización aborigen con la excusa del modernismo y manipulan para eliminar la autoestima. Si esto no es suficiente, los aparatos políticos de los estados se encargan de simplificar, empobrecer y, en nombre de la alfabetización, eliminar la cultura portátil y viva que las madres transmiten. De los regímenes dictatoriales de izquierda o de derechas no hablemos: se llega hasta la eliminación física de los maestros o lingüistas, si los hay. O de los chamanes y sabios de la tribu. Y no pasa nada. DIASPORA proclama que "algo tiene que pasar para que no mueran en el silencio". La situación en América es de urgencia.

La desaparición de las lenguas según la UNESCO y EL PROBLEMA ACTUAL DE BRASIL

La Jornada (México) reproduce el informe alarmante que la mitad de las casi 6 mil lenguas que existen en el mundo están en peligro de extinción 2.500, según la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), en su sede de Bonn. La UNESCO creó un atlas de las lenguas más amenazadas, que será actualizado semanalmente y que ya incluye 2 mil 474 idiomas, la región y su grado de riesgo. Entre ellas pueden contarse ya 230 lenguas desaparecidas desde 1950.

De esos 6.528 idiomas del planeta, más de 2.500 están en riesgo de desaparecer según  la UNESCO (Organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura).

Por ejemplo, el andoa ecuatoriano es una lengua de la que queda tan sólo un que lo habla. El zápara lo dominan hoy sólo seis ancianos. Cuando estas personas mueran, irremediablemente se perderán los conocimientos naturales, además de una manera de concebir el espacio, el universo y la relación con otros seres humanos, resaltó Marleen Haboud, la coordinadora del tema lenguas que se celebró en una Universidad de Quito.

La diversidad de las lenguas “muestra las distintas maneras en las que la mente humana puede codificar, entender y sistematizar el mundo, la experiencia en acción. Son formas que nunca se nos ocurrirían a nosotros si sólo hablamos una lengua europea”, explicó Marianne Mithun, una lingüista norteamericana que participa en esos congresos.

Además de las presiones externas para imponer una lengua “unitaria” y por supuesto extraña, se produce el fenómeno que hemos mencionado: las propias comunidades autóctonas terminan por abandonar su propio idioma por la necesidad de “integrarse” en la sociedad  mayoritaria. Eso conlleva mejores perspectivas de trabajo, salario, de habitación, salud, etc… de acuerdo con los expertos, como Mithun. Sin embargo, dejar atrás el idioma materno acarrea un cambio de identidad, insistió . Marianne Mithun enfatizó en que la solución es que la nueva generación aprenda los dos idiomas. Que sea bilingüe o multilingue cosa perfectamente factible.

Los continentes donde la amenaza es mayor son Oceanía, Africa y América. En Brasil 190 idiomas están en peligro, en México 144, en Colombia 68 y en Perú 62.

En Brasil el portugués es parte de la comunidad hablada porque también lo hablan los marginados tal como indios y quilombolas y en todo el territorio y la sociedad de clases pudientes. La Propuesta de Enmienda Constitucional (PEC) 215 archivada hace tiempo, ha sido actualizada por empresarios ruralistas, con fuerte presencia parlamentaria, para ser aprobada. De salir adelante, se transferiría al Congreso la responsabilidad de aprobar la formalización de las tierras indígenas, de las llamadas Unidades de Conservación y de los territorios quilombolas, hoy competencia del Gobierno Federal. La jugada legal pretende hacer valer el peso de los agroindustriales en el Congreso Nacional y los pueblos indígenas y los quilombolas temen que pueda prosperar por la cercanía de ese sector con la nueva ministra de Agricultura, Kátia Abreu, otra empresaria del sector. Sería la instauración de una nueva dictadura.

Con el presidente Lula el problema se hubiera resuelto con más faciidad, ero con Vilma Roussef se ha puesto al rojo vivo.

En los más de 500 años que han transcurrido desde que los europeos llegaron a Brasil, los pueblos indígenas han experimentado genocidio masivo y la pérdida de la mayor parte de su tierra.“No sabíamos que los blancos iban a robarnos nuestra tierra. No sabíamos nada sobre la deforestación. No conocíamos las leyes de los hombres blancos.”dice Enawene Nawe.

La historia de los pueblos indígenas de Brasil ha estado marcada por la brutalidad, la esclavitud, la violencia, la enfermedad y el genocidio.

 

Cuando los primeros colonizadores europeos llegaron en el año 1500, lo que ahora es Brasil lo habitaban unos 11 millones de indígenas de alrededor de 2.000 tribus diferentes. Durante el primer siglo de contacto el 90% resultó aniquilado, principalmente a causa de las enfermedades portadas por los colonizadores, como la gripe, el sarampión o la varicela. En los siglos siguientes, miles más murieron esclavizados en las plantaciones de caña de azúcar y caucho.

Un chamán umutima en 1957. En 1969 la mayor parte de los umutimas había sido aniquilada por una epidemia de gripe. En torno a los años 1950 la población indígena se había desplomado a niveles tan bajos que el eminente senador y antropólogo Darcy Ribeiro predijo que para el año 1980 no quedaría ni uno. Se estima que de media se ha extinguido una tribu cada año a lo largo del último siglo.

En 1967 un fiscal federal llamado Jader Figueiredo publicó un informe de 7.000 páginas que recogía y catalogaba miles de atrocidades y crímenes cometidos contra los indígenas, que iban desde el asesinato, al robo territorial o la esclavitud.

En un caso tristemente conocido como “La masacre del paralelo once”, un barón del caucho ordenó a sus hombres que lanzaran cartuchos de dinamita sobre una comunidad de indígenas cintas largas. Los que sobrevivieron fueron asesinados después por los trabajadores del caucho que entraron caminando en la comunidad y les atacaron con machetes.

El informe ocupó titulares internacionales y condujo al desmantelamiento del Servicio de Protección Indígena del Gobierno brasileño (SPI) que fue reemplazado por la FUNAI (Fundación Nacional del Indio). Este organismo sigue siendo el departamento gubernamental para asuntos indígenas.

El tamaño de la población indígena comenzó a crecer gradualmente una vez más, aunque en las décadas de los años 60, 70 y 80 el ejército abrió la Amazonia al desarrollo y una nueva oleada de presas hidroeléctricas, haciendas ganaderas, minas y carreteras supusieron para miles de indígenas la pérdida de sus tierras y sus vidas. Decenas de tribus desaparecieron para siempre.

Veintidós años de dictadura militar llegaron a su fin en el año 1985 y se redactó una nueva Constitución. Es mucho lo que se ha logrado, aunque los indígenas todavía no disfrutan de los derechos territoriales colectivos de los que son titulares en virtud del derecho internacional.

"Creemos que podemos cambiar la sociedad y crear un Brasil diferente a partir de nuestra historia", explica la militante negra Marta Cezaria ante un nutrido grupo de mujeres Kalunga, a lo que el líder kayapó Takarumá responde que "indios y quilombolas tenemos que unirnos para defender los derechos escritos en la Constitución de 1988".

Según Juliano Basso, principal impulsor de este proyecto, su objetivo es propiciar el diálogo entre todos los pueblos tradicionales de Brasil y acercar su sabiduríay su idioma al resto de la sociedad.

"El pueblo brasileño surgió de la mezcla de culturas, pero el gobierno se queda con la idea europea de desarrollo y nosotros queremos agregar otras nociones diferentes", explicó Basso.

"Aquí vemos la manera de vivir de pueblos que conviven con la naturaleza", agrega Basso, para quien "se siguen perdiendo culturas en Brasil, y cuando desaparece un pueblo se pierde la experiencia de quien consiguió crear toda una tecnología de vida". "Los indios no son cosa del pasado sino del futuro, hay que llevar el conocimiento indígena al conjunto de la sociedad", declara el diseñador brasileño Marcelo Rosenbaum

“Esta es mi vida, mi alma. Si me separas de esta tierra, me quitas la vida.” Marcos Veron, guaraní

En la actualidad, Brasil sigue forjando agresivos planes para desarrollar e industrializar la Amazonia, incluso los territorios más remotos se encuentran ahora en peligro. Varios complejos de presas hidroeléctricas están siendo construidas cerca de grupos de indígenas aislados; también privarán a miles de otros indígenas de su tierra, agua y modos de vida. Estos complejos de represas proporcionarán energía barata a las empresas mineras que prevén sacar adelante planes mineros a gran escala en territorios indígenas si el Congreso aprueba un proyecto de ley por el que está presionando con fuerza el lobby minero.

Acabar con la Propuesta de Enmienda es lo que quieren los indígenas y los quilombolas, las comunidades más desfavorecidas del país y es eso lo que están pidiendo.  El gobierno se comporta cada vez más como un enemigo de los pueblos indígenas”, insistió uno de los cinco caciques Kayapó participantes de la audiencia con el presidente de la Cámata. Y concluyó: "están queriendo acabar con nosotros. Pero no vamos a dejarlos”. Otro cacique insistió: "No somos nosotros los que estamos buscando pelea con ustedes. Son ustedes los que están buscando pelea con nosotros. Debería haber un mínimo de respeto para con nosotros, porque usted pactó con los ruralistas...”

Indígenas, afrodescendientes y movimientos sociales de base se están movilizando ante esta posible reforma y ante declaraciones despectivas como las de la ministra Abreu quien, a principios de enero afirmó que “en Brasil no quedan Latifundistas” y que “los indios hace tiempo que salieron de la selva para incorporarse a los terrenos productivos”, como una forma de justificar el desarchivo del PEC(Reforma Constituconal) 215.

El antropólogo del Amazonas Gersem José do Santos Luciano Baniwa explica que el desarchivo del PEC 215 supone un “ataque a los derechos de los indígenas, de los quilombolas y de la biodiversidad brasileña, que va a continuar porque el segmento empresarial ruralista y del agronegocio representa lo que tiene de más bárbaro, atrasado, racista y criminal” Brasil. “Es un sector que perpetúa la ideología racista capitalista que lleva a la insostenibilidad a Brasil y al Planeta”.

Actualmente existen unas 200 organizaciones indígenas que lideran la batalla por la defensa de los derechos que tanto les ha costado obtener. Cientos de indígenas salieron a las calles de Brasil el año pasado para protestar contra los planes del Gobierno de arebatar sus derechos. Muchos dirigen sus propios proyectos, clínicas sanitarias y escuelas bilingües. Los tikunas incluso han creado un museo para mostrar sus tecnologías, su arte, su cultura y su lengua a las personas blancas.

Algunas tribus han grabado vídeos con sus rituales y ceremonias para que las conozcan sus descendientes y para potenciar la comprensión de sus modos de vida. El Consejo Indígena de Roraima desarrolla proyectos para la cría de animales, la pesca y para preservar bancos de semillas para la diversidad genética que asegure la autosuficiencia de la tribu.

Cada día además de una lengua desaparece una etnia en Brasil

A pesar de estos logros, continúa existiendo un racismo endémico hacia los indígenas en Brasil. Ante la ley todavía son considerados menores de edad. El objetivo más importante para los pueblos indígenas y tribales de Brasil es el control sobre sus territorios. Brasil es uno de los dos únicos países de América del Sur que no reconoce el derecho territorial indígena.

“Nosotros existimos. Quiero decirle al mundo que estamos vivos y que queremos ser respetados como pueblo.” (Marta Guaraní).

En la época del descubrimiento se calcula que en el actual territorio de Brasil se hablaban hasta 400 o 500 lenguas. El linguista, Ayron D. Rodrigues considera que podrían rebasar el millar. Actualmente, sólo sobreviven unas 185 lenguas. De esas 180, sólo 24 (13%) tienen más de mil hablantes; 108 lenguas (60%), tienen entre cien y mil hablantes; mientras que 50 lenguas (27%) tienen menos de 100 hablantes y la mitad de estas (13%), tienen menos de 50 hablantes, lo que muesta que gran parte de estas lenguas están en serio riesgo de extinción. Aun así Brasil es uno de los ocho países megadiversos lingüísticamente en el mundo.

En los primeros años de colonización, las lenguas indígenas eran habladas inclusive por los colonos portugueses, que adoptaron un idioma mixto basado en la lengua tupí. Por ser hablada por casi todos los habitantes de Brasil, se conoció como língua gêral. Todavía, en el siglo XVIII, la lengua portuguesa se convirtió en oficial de Brasil, lo que culminó con la  desaparición de la lengua común. Pero con el paso de los siglos, los indios fueron exterminados o "culturizados" por la acción casi siempre brutal de los colonizadores  y, centenares de idiomas se extinguieron. Actualmente, se hablan lenguas indígenas sobre todo en las regiones Norte y Centro-Oeste. Las lenguas más habladas son del tronco tupí-guaraní.

La Constitución de 1988 (Art. 210º y 231º) reconoce a los indígenas el derecho a usar su lengua, hecho que fue regulado por la Lei de Diretrizes e Bases da Educação Nacional ( Ley de Directrices y Bases de la Educación Nacional), de 1996. Desde 2003, en la localidad de São Gabriel da Cachoeira (Amazonas), tiene estatus de lengua oficial, junto con el portugués, el ñe'engatu, el tukano y el baniwa. El censo de 2010 contabilizó 305 etnias diferentes en Brasil, que hablan 274 lenguas diferentes. De los indígenas mayores de 5 años, el 37, 4% hablaban una lengua indígena y el 76, 9% hablaban portugués.

 

Desde el punto de vista lingüístico, las lenguas indígenas de Brasil pertenecen a numerosas familias lingüísticas diferentes. Muchas de las lenguas conocidas están poco testimoniadas y su clasificación a adscripción étnica de algunos grupos humanos extintos es difícil.

El Gobierno, ante la reacción que provoca cada declaración de la ministra Abreu, ha indicado, a través del Secretario de Relaciones Institucionales, Pepe Vargas, que la ministra no volverá a hablar del asunto y que no participará en el debate. La noticia ha aparecido en distintos medios internacionales (El País, New York Times, The Independent) por nombrar algunos).

En diciembre de 1976, el ministro del Interior del Brasil anunció, triunfalmente, que el problema indígena quedará completamente resuelto al final del siglo XX: todos los indios estarán, para entonces, debidamente integrados a la sociedad brasileña, y ya no serán indios. El ministro explicó que el organismo oficialmente destinado a su protección (FUNAI, Fundacao Nacional do Indio) se encargará de civilizarlos, o sea: se encargará de desaparecerlos. Las balas, la dinamita, las ofrendas de comida envenenada, la contaminación de los ríos, la devastación de los bosques y la difusión de virus y bacterias desconocidos por los indios, han acompañado la invasión de la Amazonia por las empresas ansiosas de petróleo, minerales, madera y todo lo demás. Pero la larga y feroz embestida no ha bastado. La domesticación de los indios sobrevivientes, que los rescata de la barbarie, es también un arma imprescindible para despejar de obstáculos el camino de la conquista.

Matar al indio y salvar al hombre, aconsejaba el piadoso coronel norteamericano Henry Pratt. Y muchos años después, el novelista peruano  Mario Vargas Llosa, Premio Nobel, con toda su gloria encima y galardones literarios, descubre y explica que no hay más remedio que modernizar a los indios, aunque haya que sacrificar sus culturas, para salvarlos del hambre y la miseria.

Esa salvación condena a los indios a trabajar de sol a sol en minas y plantaciones, a cambio de jornales de hambre que no bastan ni  para comprar una lata de comida para perros. Salvar a los indios también consiste en romper sus refugios comunitarios y arrojarlos a las canteras de mano de obra barata en la violenta intemperie de las ciudades, donde tienen que cambiar de lengua y de nombre y de vestido y terminan siendo mendigos y borrachos y putas de burdel.

Esa estrategia es la que están siguiendo los indígenas achuar en Ecuador, según Sumpinanch Celestino Aij Tuntuam, profesor de 27 años de la comunidad amazónica de Kupit. “Nosotros mantenemos, valorando cultura y tradición, la vestimenta, nos comunicamos en español, pero sin olvidar jamás achuar”, dijo en Quito Aij Tuntuam, quien aparecía ataviado con un tocado de plumas y un gran collar de cuentas, y llevaba la cara pintada con líneas negras a modo de felino.

En su comunidad todos los allí residentes hablan achuar, la mitad de ellos sabe español y un 20% shuar, explicó. En todo Ecuador existen tan sólo 2.500 hablantes de achuar y 35.000 de shuar.

Esa estrategia es la que están siguiendo los indígenas achuar en Ecuador, según Sumpinanch Celestino Aij Tuntuam, profesor de 27 años de la comunidad amazónica de Kupit. “Nosotros mantenemos, valorando cultura y tradición, la vestimenta, nos comunicamos en español, pero sin olvidar jamás achuar”, dijo en Quito Aij Tuntuam, quien aparecía ataviado con un tocado de plumas y un gran collar de cuentas, y llevaba la cara pintada con líneas negras a modo de felino.

En su comunidad todos los allí residentes hablan achuar, la mitad de ellos sabe español y un 20% shuar, explicó. En todo Ecuador existen tan sólo 2.500 hablantes de achuar y 35.000 de shuar

 

.

“Una lengua puede desaparecer muy, muy rápidamente. Se puede pensar que hay un montón de hablantes, y llegará un tiempo en que el idioma se pierda, cuando esa generación desaparezca y luego no habrá forma ni medios para recuperarlo”, sentencia Mithun.

En Perú según informa el Boletín EIB Sur, el "kukama", una lengua de la familia Tupi-Guarani, está agonizante y cada dos semanas otra seguirá la misma suerte.

“Las escuelas en lengua no oiginaria pueden en un par de generaciones matar a las lenguas que han sobrevivido por siglos, incluso por milenios, cuando sus hablantes no estaban expuestos a una educación formal de este tipo” (Tove Skutnabb Kangas, Perú)

 

La noticia ha aparecido en distintos medios internacionales (El País, New York Times, The Independent) por nombrar algunos). En varios sin un comentario adecuado que debería incluir la palabra "lamentable". Hay cosas mucho más espectaculares  que enganchan más al lector que éstas.

En su comunidad todos los allí residentes hablan achuar, la mitad de ellos sabe español y un 20% shuar, explicó. En todo Ecuador existen tan sólo 2.500 que se expresan en achuar y 35.000 de shuar.

La incomprensión en Estados Unidos de las lenguas indias de América del sur es total, un ejemplo: el 12 de octubre de 1989, en una corte de justicia de los Estados Unidos, un indio mixteco fue considerado retardado mental ("mentally retarded”) porque no hablaba correctamente la lengua castellana ni el inglés, claro está. Ladislao Pastrana, mexicano de Oaxaca, bracero ilegal en los campos de California, iba a ser encerrado de por vida en un asilo para alienados. Pastrana no se entendía con la intérprete española y el psicólogo diagnosticó un claro déficit intelectual. Finalmente, los antropólogos aclararon la situación: Pastrana se expresaba perfectamente en su lengua, la lengua mixteca, que hablan los indios herederos de una antigua cultura que tiene más de dos mil años de antigüedad. Paraguay habla guaraní. Un caso único en la historia universal: la lengua de los indios, lengua de los vencidos, es el idioma nacional unánime. Y sin embargo, la mayoría de los paraguayos opina, según las encuestas, que quienes no entienden español son  brutos.

En México aunque no lo parezca la situación social caótica es un factor que contribuye altamente o pone en riesgo de desaparecer las lenguas y culturas indígenas. Así las culturas tlahuica, matlazinca, nahua, otomí y otras están en peligro. Poco a poco desaparecen comunidades indígenas como las mazahuas asentadas en el Estado de México.

  

Ya en el 2000 el Instituto Nacional de Estadística Geográfica e Informática (INEGI) señaló que en la entidad quedaban 515 personas que hablan la lengua tlahuica, mientras que de la matlazinca únicamente fueron ubicados 649 hablantes.

Por su parte, la Secretaría Mexicana de Desarrollo Social señaló que actualmente habitan en la entidad aproximadamente 340.000 indígenas, de los cuales un importante número proviene de otros estados como Oaxaca, Michoacán y Veracruz.

En 886 comunidades de 46 de los 125 municipios del Estado de México hay presencia étnica, y la inmensa mayoría vive en alta o muy alta marginación.

De acuerdo al Consejo Estatal para el Desarrollo Integral de los Pueblos Indígenas del Estado de México (Cedipiem) cerca del 50% de los indígenas en territorio estatal son originarios de los pueblos otomí, mazahua, tlahuica, nahua y matlazincas, a los que se han sumado zapotecos, mixes, mixtecos, chamulas y tarascos, entre otros.

A los municipios de las zonas norte y sur de la entidad, donde habita un importante porcentaje de indígenas, se suman Valle de Chalco, Nezahualcóyotl, Chimalhuacán, Ecatepec, Coacalco, Tultepec y Tultitlán, que registra presencia de indígenas migrantes.

Cada día hay menos indígenas y etnias como la tlahuica y la matlazinca que han disminuido de manera drástica su población en los últimos años, lo cual implica que comienzan a desaparecer las áreas dialectales en el estado de México.

No es extraño que esto ocurra con las guerras de los narcos y de los militares porque todo el mundo lo que hace es tratar de salvar la vida sin preocuparse de cosas aparentemente sin importancia como los idiomas. Además el Gobierno Central ha practicado recortes descomunales para enviar los pesos con intención de mejorar la situación social y humana en las regiones más afectadas que en realidad son todas.

De cada dos peruanos, uno es indio, y la Constitución de Perú dice que el quechua es un idioma tan oficial como el español. La Constitución lo dice, pero la realidad no lo oye. Perú trata a los indios como África del Sur trataba a los negros. El español es el único idioma que se enseña en las escuelas y el único que entienden los jueces y los policías y los funcionarios. (El español no es el único idioma de la televisión, porque la televisión también habla inglés.)

Hace cinco años, los funcionarios del Registro Civil de las Personas, en la ciudad de Buenos Aires, se negaron a inscribir el nacimiento de un niño. Los padres, indígenas de la provincia de Jujuy, querían que su hijo se llamara Qori Wamancha, un nombre de su lengua. El Registro argentino no lo aceptó por ser nombre extranjero.

 

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1585 noticias)
Visitas:
9133
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.