Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Mamvas escriba una noticia?

La decadencia del sector bancario

10
- +
09/10/2019 21:28 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Matthew Lynn, El Economista

Buenos sueldos y despachos elegantes. Cada Navidad llegaba un bonus con cinco o incluso seis ceros al final. Las fiestas eran espectaculares, y los gastos ilimitados.

Podrías hacerte millonario a mitad de tu carrera, y luego pasar tu tiempo ganando aún más dinero, o haciendo algo completamente diferente. Durante un par de generaciones al menos no hubo una carrera más deseable que la banca. Eran los 'maestros del universo' en la memorable fase de Tom Wolfe en La hoguera de las vanidades, y podían dominar el mundo a su voluntad.

Pero se acabó. Los años transcurridos desde el colapso financiero de 2008, el estatus de la industria financiera se ha deteriorado. En realidad, probablemente nunca ha habido un peor momento para ser banquero, y tarde o temprano esto va a acelerar inevitablemente su declive.

Para cualquiera que saliera de la universidad en los años 80 o 90 un trabajo en la City, o en Wall Street, era la mejor opción. Los grandes bancos de inversión y minoristas tenían a su disposición a los graduados más inteligentes de las universidades y escuelas de negocios más prestigiosas y podían pagarles salarios imposibles de igualar en otro sector. Los principales bancos mundiales dieron forma a la economía, hicieron las mayores donaciones a campañas políticas, ejercieron su mayor influencia y colocaron a su gente en los mejores puestos de trabajo del mundo; durante un tiempo, la red de exejecutivos de Goldman Sachs pareció estar tan cerca de dirigir el mundo que alimentó las teorías de conspiración.

Es poco probable que muchos millenials piensen que la banca es el mejor lugar para abrirse camino en el mundo. Cada día llegan más noticias sobre el recorte de personal en este sector. Esta semana, HSBC, una de las entidades más grandes del mundo, anunció que recortaba más de 10.000 puestos de trabajo por los altos costes que le generan. El Deutsche, que hace dos décadas se enfrentaba a Wall Street, atraviesa una oleada tras otra de recortes mientras intenta mantenerse con vida. En la última ronda, se eliminaron 18.000 puestos de trabajo. El tercer banco más grande de Francia, Société Générale, ha puesto en marcha recientemente planes para deshacerse de 1.600 personas. Barclays y Citigroup reducen plantilla este año. En general, el Financial Times calcula que sólo en los últimos seis meses se han anunciado 30.000 despidos de bancos de inversión. En Nueva York, el número de puestos de trabajo en el sector bancario disminuye un 2 por ciento al año, y lo mismo ocurre en Londres, incluso antes de que abandonemos la UE.

Se pone peor. Los bancos no sólo responden a una recesión temporal, y aprietan sus cinturones hasta que la demanda se recupere de nuevo. Se enfrentan constantemente a nuevos retos y a nuevas formas de competencia. Los tipos de interés cercanos a cero e incluso negativos en todo el mundo minan su modelo de negocio. No tiene mucho sentido depositar dinero en el banco si no se obtiene ningún interés significativo sobre él, y absolutamente nada si se le impone una tasa negativa. Con cada vez menos depósitos y ratios de capital más altos, los bancos no pueden hacer préstamos, y los bancos que no prestan no ganan dinero, y ciertamente no necesitan mucho personal.

Al mismo tiempo, la tecnología se abre. Mover dinero de un lugar a otro, que es básicamente lo que hace un banco, está cambiando a un ritmo más rápido que en cualquier momento de los últimos doscientos años. Hay docenas de fintech que han encontrado formas más baratas de hacer pagos, así como nuevas formas de hacer préstamos. Los gigantes de la tecnología, con su vasta base de clientes, su experiencia en la recopilación de datos y sus recursos financieros prácticamente ilimitados, irrumpen en el sector. Amazon ha lanzado una cuenta corriente, Google y Apple tienen sistemas de pago que convierten tu teléfono en una cuenta bancaria, y Facebook lanza una nueva moneda, la Libra. Queda por ver cuál de esas nuevas ideas funciona y cuáles fracasan, pero parece inevitable que algunas sean un éxito. Los bancos tradicionales se enfrentan a una cuota de mercado cada vez menor a medida que los nuevos rivales se desgastan, y a medida que pierden clientes, seguirán reduciéndose.

¿El resultado neto? Probablemente nunca ha habido un peor momento para ser banquero. Las carreras terminan antes y las oportunidades se evaporan. Eso es lo que importa. La banca solía atraer a los mejores y pagaba los salarios más altos. Para prosperar, se necesitaban ejecutivos que pudiera olfatear buenas operaciones y hacerlas realidad.

Al igual que los medios de comunicación o la industria tecnológica, necesitaba atraer a los mejores para seguir creciendo. Si ya no puede ofrecer a esas personas el mismo tipo de recompensas que antes, y no puede mantenerlas a bordo, es probable que entre en una espiral de decadencia. No tendrá la energía o las ideas que necesita para seguir expandiéndose o incluso para aferrarse a los mercados que ya domina. Tampoco tendrá la imaginación para reinventarse a sí misma a medida que los gigantes de la tecnología se mueven hacia su territorio. Llevará un tiempo, pero si la banca no recupera atractivo, la gente perderá interés y el sector inevitablemente se encogerá y se reducirá.


Sobre esta noticia

Autor:
Mamvas (4838 noticias)
Fuente:
mamvas.blogspot.com
Visitas:
21
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.