Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lapolillacubana escriba una noticia?

De la derecha o de la izquierda

18/01/2013 18:26 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por Hugo Chinea Cabrera*

"[...] los pueblos han de vivir criticándose, porque la crítica

es la salud; pero con un solo pecho y una sola mente"

José Martí

imageLa vida y la historia parecen confirmar que los hombres más avanzados han estado siempre del lado del progreso social, esto es, de la izquierda.

En Cuba lo muestra con creces el hecho de que aquellos Iluminados, devenidos Patriotas, cuando las ideas y los movimientos políticos a los que se habían asociado interpretando el interés nacional no funcionaron, tomaron la vía de las armas. De Céspedes a Martí, de Martí a Fidel Castro, abiertamente de izquierda.

El hecho se repite, esta vez por la vía es electoral, a escala de nuestra geografía latinoamericana.

No pocos en el mundo nacieron en cunas de oro y renunciaron a sus riquezas y a su clase e interpretando la voluntad de sus pueblos pusieron sus destinos del lado de los más pobres y desvalidos, de las mayorías, es decir, de la izquierda.

Con independencia de las adscripciones teóricas a las corrientes de pensamiento y de asociación, todo hombre progresista, por definición, es un hombre de izquierda.

Estar hoy con las mayorías es ser de izquierda.

Hoy la izquierda es más visible que nunca debido a la existencia de una tecnología que permite la difusión de pensamientos y acciones con la rapidez del segundo. También identificar aquellos que de tanto girarla se da la mano izquierda con la derecha; y a los de la derecha, con toda la gama de matices, de moderada a ultra.

En esta especie de selva mediática contemporánea en la que va y viene el concepto de derechas e izquierdas, se debate el enfoque de los derechos humanos.

Convenientemente, la derecha global ha creado sus instituciones para tutelar y juzgar, a su antojo y conveniencia, cómo se cumple en cada país, excepto en los suyos propios: la Europa y el Imperialismo yanqui en crisis, los sacrosantos derechos humanos.

Los enemigos de la Revolución cubana mantienen una movilización permanente en su empeño por desacreditarla, y los derechos humanos es uno de sus caballitos de batalla.

Por eso, cuando fabrican un truco novedoso o surge algún desacostumbrado en Cuba, se lanzan con todos los hierros, mueven sus peones, saturan los medios con campañas de falacias y medias verdades, e incluso sorprenden en su buena fe a personalidades no suficientemente al tanto de la vida social y política del país.

Esa filosofía de la derecha contra Cuba consiste en ver siempre sólo manchas, nunca los empeños del país, pobre, bloqueado por cincuenta años, que sobrevive a brazo partido en la lucha por su soberanía, se reforma para bien, colabora desinteresadamente con otros pueblos y cuya virtud más universal es, precisamente, el cuidado por la vida.

El principal derecho humano del hombre es su derecho a existir, derecho por demás sin el cual ningún otro tendría sentido.

Sería demasiado pedir a los medios, blogueros contra y adláteres, afectos a la derecha, enjuiciar gobiernos y figuras responsables por los apaleamientos contra hombres y mujeres que protestan defendiendo sus derechos arrebatados por el capital financiero internacional en las capitales de los países más industrializados de Europa y de Estados Unidos, o por la reacción que en diferentes países asesina dirigentes y periodistas honestos cuyo único delito es defender a sus conciudadanos de la ilegalidad y la barbarie.

Parece ser que la familiaridad cotidiana de tales y tan numerosos crímenes no son noticias suficientes como para hacer cruzadas a favor de que cese el terror en el planeta por parte de los poderosos. En cambio basta que ocurra algo desusado en Cuba para que truenen las famosas siete trompetas de los siete sacerdotes de Jericó.

Asociado inicialmente a las revoluciones burguesas en Inglaterra y Francia durante los siglos XVII y XVIII, y a sus corrientes de pensamiento respecto al papel del Estado, el gobierno y su relación con el individuo y la sociedad, el término Derechos Humanos, ha incorporado notables aportes a los derechos constitucionales, algunos de ellos recogidos en prácticamente todas las constituciones de los Estados modernos.

Corresponde a Hobbe, Locke, Rosseau y Montesquieu el impulso fecundo. Luego del holocausto nazi y de la creación de las Naciones Unidas, los Derechos Humanos han adquirido total representación y validez universal.

Cuba, que cumple crecidamente con los Derechos Humanos consensuados en los documentos respecto a la vida, la educación, cultura, trabajo, y otros derechos pertinentes, se inscribe, consecuentemente, en lo que los especialistas consideran en la actualidad Tercera Generación de los derechos humanos.

Tal concepto trata de la inclusión de materias globales vinculadas con la colaboración, la paz, el medio ambiente, el desarrollo y otros, que por su naturaleza supranacional demandan una adecuada interrelación de países y en cuya práctica concreta Cuba incursiona desde hace muchos años.

Como un juicio de consenso latinoamericano, y más allá, el ex presidente de Brasil, Luis Ignacio Lula Da Silva, se refirió recientemente a Cuba, calificándola como el país "especialista en colaboración"

Cuba no es perfecta. Hoy está enfrascada en su perfeccionamiento económico, institucional y político.

En cambio es una sociedad que ha dejado bien atrás aquella herencia de los que con las manos en los bolsillos buscaban trabajo para librar el sustento del día y el hambre, el hambre de verdad, que campeaba por sus respetos; donde estudiar era un verdadero dolor de cabeza, mucho más acudir a un médico, atenderse un dolor, una infección, una simple operación, sacarse unas piezas dentales y dejar la cajetilla sin dientes para cuando se pudiera hacer una prótesis, un día de éstos, "cuando hubiera dinero"

Es aquél mismo país de los tiempos muertos en el campo y de los desalojos, de los bohíos destartalados, de los niños llenos de parásitos, de la guardia rural, del plan de machete, del robo al erario público, de la politiquería y la corruptela, de la ausencia absoluta de esperanza en el futuro...

Es el país de los que saben leer y escribir y fundar una pedagogía inédita, el "Yo, Si Puedo", un sistema para la enseñanza de analfabetos que ya da la vuelta al mundo sembrando libertades en millones de seres humanos que despiertan al saber y a la vida civilizada. Y donde la investigación científica y sus resultados crecientes están dispuestos para el bienestar y salud de todos los ciudadanos del mundo, incluyendo a los norteamericanos, fomenta la Escuela de Medicina Latinoamericana -que se expande por todo el continente-, y no por latinoamericana y científica tiene el prestigio que tiene sino por ser, al mismo tiempo, expresión de una ética nueva, cimentada en la consagración profesional, humanista, solidaria, desinteresada e internacionalista.

Es el mismo país donde Virgilio Piñera escribió y envió aquella memorable carta a Fidel:

"Utilizando una locución popular, nosotros, los escritores cubanos somos "la última carta de la baraja", es decir, nada significamos en lo económico, lo social y hasta en el campo mismo de las letras. Queremos cooperar hombro con hombro con la Revolución, mas para ello es preciso que se nos saque del estado miserable en que nos debatimos. ¿Quiere usted un ejemplo entre muchos? Cuando un escritor cubano se dirige al director de un periódico a fin de que este le publique un artículo, la más de las veces obtiene rotunda negativa y hasta es tildado de raro. Y si acaso es complacido, que ni piense por un momento que su trabajo será pagado. Esta es la verdad y esta nuestra situación. Si como usted ha dicho, el cubano es muy inteligente y si nosotros somos lo uno y lo otro, es preciso que la Revolución nos saque de la menesterosidad en que nos debatimos y nos ponga a trabajar. Créanos, amigo Fidel: podemos ser muy útiles.1 (Diario Libre, sección Arte y Literatura, 14 de marzo de 1959, p.2)

El mismo donde no había centros e instituciones para el estudio y desarrollo del talento artístico al alcance de todo ciudadano. Ni eventos de alcance mundial en las artes y las letras, ni Premios Nacionales de Historia, Ciencias Sociales, Edición, Artes Plásticas, Literatura, Teatro, Televisión, Radio, y más..." Era, vamos a ver...", el país de la indigencia.

Es hoy otra Cuba. Aquél pasado ya, definitivamente, no convive con nosotros, pero puede, ¡cómo no!, regresar en las banderas de los reconquistadores, de una derecha aberrada y aberrante para la cual el principal derecho humano es el suyo propio.

Pareciera que el signo de estos Tiempos de Revolución tiene la complejidad política de la simpleza: de la Derecha o de la Izquierda.

*Sociólogo cubano; ejerció como periodista y dirigió algunos órganos de prensa nacionales fundamentalmente en su arista cultural. Jurado de diversos premios e instituciones culturales, significativamente podemos señalar el Premio Casa de las Américas. Durante casi una década, dirigió la Sección de Cultura del Departamento de Ciencia, Cultura y Centros Docentes del Comité Central. Parte de su obra narrativa ha sido publicada en antologías cubanas, latinoamericanas y en otros países. Recientemente obtuvo el Premio de Teatro del Concurso Literario Benito Pérez Galdós, auspiciado por el Gobierno de Canarias y la Asociación Canaria de Cuba.

Imagen agregada RCBáez

Share this:

Sobre esta noticia

Autor:
Lapolillacubana (2569 noticias)
Fuente:
elblogdelapolillacubana.wordpress.com
Visitas:
215
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.