Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lapolillacubana escriba una noticia?

En este corazón a donde van a parar todos los golpes...

29/05/2015 17:01 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por Rosa C. Báez

A Ulises Cruz Grau, in memoriam

image

Dicen los viejos, que son los que más saben -como si yo ya no fuera una vieja- que cuando te das un golpe, "todos los mochazos van a parar al mismo lugar"...

Pero pensaba que eran sólo dedos aplastados, chichones o rodillas magulladas y ahora sé que no.

En este corazón que tanto duele porque hoy hacen 10 días que partiste, han venido a parar todos los golpes, porque un golpe fue ver en TV al Chino Verdecia y saltar a tomar el teléfono para llamarte y avisarte... y romper en sollozos porque ya nunca más estarás para esas llamadas de horas... golpe fue leer un bello cuento de Leidy, sí, la de Adelaida y Roberto y ver que se lo dedica -cómplice- a María Lastayo y recordar las escapadas para verla en la Biblioteca que supo levantar desde la nada en aquél teatro Nacional que empezaba a resurgir de sus cenizas.

O que de pronto llegaran a mi Facebook Miroslava, Isabelita, tantos otros, anonadados por el golpe brutal... O que de nuevo escribiera Frank, después de tanto tiempo. ¿Cuántos amigos compartimos? No podría sacar cuentas... todos los míos tenían que conocerte, muchos de los tuyos son mis entrañables... hoy juntos lloramos tu partida.

Perdóname, mi angelote (tanto se te parecía que hasta Guanabo voló aquél de madera que Jose Conde me regalara un día... sabía que allí estaría como conmigo) por dejarte ahora tan solo, sin ese grandote ojiazul de esa risa tan franca...

Cada noche desde hace diez días, me despierto en la madrugada y empiezo a revivir cada una de nuestras locuras: caminar aquél invierno cantando a voz en cuello nuestra Alfonsina que se va ahora con mi soledad de ti... o nuestras escapadas a buscar pizza en el Latino, o aquella vez que nos subimos a un buró, tú soberbio alazán, yo intrépida amazona, mientras recorrían los pasillos de la biblioteca las de la feria ganadera. O ¡¡¡te acuerdas??!! El día que me dabas un masaje -tu especialidad- y justo al entrar el director, el zipper de mi vestido se rompió y corrió cuesta abajo, mientras yo fingía una tortícolis fulminante, Sidroc se condolía y tu casi te ahogas de aguantar la risa!

Me hiciste subir con plataformas altas al orquideario de Soroa... lo difícil fue bajar aquella loma pero la pasamos tan bien! Creo que también estaban Olga y Yanitzia...

¡Y hasta nos casamos en pleno teatro de la biblioteca! Jajaja ¿Sabes que todavía conservo un clavel casi hecho polvo del ramo? Por ti mi hice actriz, di tú! Y antes de empezar la obra, saltábamos y dábamos vueltas tras bambalinas, ante el terror total de Adrián y Carlos Treto... Y hasta pudimos irnos también al Escambray, porque Corrieri nos aceptó, pero la prueba era para Carlos y la Universidad nos ataba a la Habana... aunque el Sótano y otros teatros nos vieran hacer nuestros pininos...

Más sobre

Por ti disfruté Las noches de Cabiria o La Strada... tu pusiste en mis manos El Guardián en el trigal, el Cuarteto de Alejandría... por ti supe de parasicología y de percepción extrasensorial... ¡cuánto aprendió de ti esta guajira parragueña, así me decías, tu Guaji, o Madam Café con Leche... siempre había una postal o un marcapáginas, siempre un cactus, siempre una flor...

Cómplices están en la pared las postales de Garfield, las piedras que cargamos de Santiago o esa, siempre helada, que me trajiste del Volga... Cómo me hubiera gustado viajar el mundo contigo, aunque me llevaras después al influjo de tu voz y tus diapositivas... hay tantos caracoles, tantas cosas en este baúl cada vez más lleno de recuerdos...

Un día no estuviste más en la BNJM y la Habana Vieja se hizo tránsito obligatorio tras tus pasos, aunque no lograras arrancar mis raíces para sembrarme contigo en un proyecto hoy tristemente desaparecido... luego fue Guanabo, y el trabajo comunitario y siempre los niños y ahora hasta las ancianitas, pintando y volviendo el mundo un sitio más hermoso...

Ya terminó tu selva, tus paisajes reciclados, aquellos colibríes enamorándose en los cables de la electricidad. Ya no podrás darme el último texto que me escribiste sólo unos días antes, hablando de mi cabeza en las nubes y mi pasión por la computadora... ya sólo estará en mi recuerdo aquél Garrick al que cada vez me acercaba amando la que era para mi tu mejor obra...

Justo al otro día que partiste, llamó un hombre a mi casa y preguntó por Ulises... colgué llorando por la equivocación y ahora, mi grandote, me pregunto si no fue esa la señal que prometió el que partiera primero?? Por favor, angelote, ¡¡repite la llamada, que te espero!!

About these ads

Sobre esta noticia

Autor:
Lapolillacubana (2569 noticias)
Fuente:
elblogdelapolillacubana.wordpress.com
Visitas:
82
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.