Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lapolillacubana escriba una noticia?

La ciudad Héroe sufrió embates huracanados, toma aliento y cura sus heridas

06/11/2012 22:02 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por problemas técnicos totalmente desconocidos para mi, este blog no ha podido ser actualizado en los últimos días: rogamos sepan disculpar los inconvenientes que haya podido causarles. Muchas gracias a todos por visitar y participar en este espacio.

La ciudad Héroe sufrió embates huracanados, toma aliento y cura sus heridas

Por Wilkie Delgado Correa*

Santiago de Cuba es, por su larga historia gloriosa, la única ciudad a la que se le ha otorgado el título honorífico de Ciudad Héroe. Popularmente es conocida por la Cuna de la Revolución Cubana. En ello se expresa un simbolismo de gran significación y valor para el pueblo cubano, ya que Santiago es, además de tierra y humanidad especiales, un aliento y un espíritu de rebeldía indomable que irrumpe, cuando es necesario, para jalonar de heroísmo y epopeya la historia patria, mientras cotidianamente vive su vida con la filosofía de crear de la nada, de lo poco o lo mucho, las razones para construir e inventar una felicidad compartida con todos los compatriotas y con otros pueblos.

Sin embargo, la vida normal y tranquila de esta ciudad vetusta, próxima a cumplir el 500 aniversario de su fundación, ocurrido en 1515, fue interrumpida, en una magnitud nunca esperada, por los embates del huracán Sandy en la madrugada del jueves 25 de octubre. La fuerza bruta de los vientos se ensañó contra edificaciones, instalaciones eléctricas y de las comunicaciones y, especialmente, de la extensa arboleda que distinguía a la urbe. Igual ocurrió en otros municipios de la provincia de su mismo nombre.

Debe imaginarse lo que significa que desde la medianoche, y horas antes de la entrada del huracán en territorio cercano a la ciudad, toda la población quedó sumida en la oscuridad total como medida preventiva, y las personas en los centros de trabajos o en sus hogares debieron vivir la experiencia singular de los embates poderosos de los vientos, mayor que los estimados previamente. Las rachas del viento estremecían las estructuras más resistentes, y el huracán parecía un monstruo que ululaba mientras pretendía infiltrarse violentamente a través de las zonas más vulnerables y batía puertas, ventanas y paredes. Con sus arremetidas arrastraban todo lo que encontraran a su paso en las casas, en los árboles, en los postes eléctricos o telefónicos, y cuantas otras estructuras citadinas pudieran ser removidas. Fueron varias horas vividas de amenazas y ansiedad en que las vidas de las personas dependían de cualquier factor azaroso y fortuito. Nueve víctimas mortales fundamentalmente por derrumbes, aunque muy lamentables, fueron pocas si se tiene en cuenta la magnitud y las circunstancias en que se desarrolló el meteoro.

Con el amanecer y la observación del desastre devastador se hizo presente el estupor. No quedó zona libre de los estragos demoledores. La mayor parte de los árboles, medianos y grandes, muchos con 50 o más años, quedaron derribados, mostrando sus poderosas raíces con la tierra aprisionada entre ellas y obstruyendo las avenidas, calles, parques y plazas, o caídas sobre los edificios cercanos. Los que permanecían aún de pie estaban desgajados y deshojados, y parecían esperpentos mustios. Entonces comenzaron los comentarios y el sentimiento de asombro de los pobladores por las secuelas que dejaba la tormenta. Existió tristeza indudablemente porque se estaba consciente de que la obra levantada durante muchos años había sido destruida en cuestión de unas pocas horas. Y, además, que aunque la recuperación se iniciara casi inmediatamente, como se hizo, restablecer los servicios básicos y darle a la ciudad una apariencia de cierta normalidad, llevaría necesariamente varios días. El pueblo de Cuba ha tenido múltiples experiencias de este tipo de catástrofes naturales en otras provincias del país, de ahí que inmediatamente empezaran a llegar medios y y personal técnico especializado a la provincia de Santiago de Cuba y a las otras provincias afectadas, Holguín y Guantánamo, como una inveterada expresión de la solidaridad de los cubanos de otras regiones con sus hermanos damnificadas. A los pocos días también empezó a llegar la ayuda internacional de varias países.

Es importante recalcar que si bien fueron naturales los lamentos y algunas lágrimas por parte de los más afectados, en general la población estaba convencida que siempre estaría acompañada no sólo por los familiares o vecinos cercanos, sino por la dirigencia a todos los niveles de la nación. Es muy significativo, a este respecto, la presencia y permanencia durante días de Raúl, Presidente del Consejo de Estado y de Ministros, y junto con otros dirigentes nacionales, dirigiendo e impulsando el proceso de la recuperación, valorando en el terreno la situación en determinadas regiones e intercambiando en forma directa con los pobladores. Esta ha sido una práctica permanente de la dirigencia revolucionaria durante todos los años de Revolución, acompañando a su pueblo en las desgracias y llorando por dentro con él, pero también trabajando y luchando para revertir los acontecimientos infaustos.

Más sobre

Así han transcurrido los días, en medio de un combate permanente por restablecer lo antes posible lo que se pueda remediar. Y si durante el día avanzaba la recuperación en cada palmo del territorio, con la acción de miles de hombres y mujeres, por las noches se soportaba en los hogares la falta de electricidad y se inventaba pasar las noches, quizás más largas que nunca, de la mejor manera posible.

En especial los niños de los barrios, en las calles donde eso era posible, formaban su algarabía con juegos y cantos que daban la impresión de que no se vivía una tragedia transitoria. Y en una de esas noches, con una ciudad enteramente a oscura, podía escucharse el tarareo de alguien cuya garganta entonaba combinaciones de múltiples melodías cargadas de sentimientos nostálgicos como salidos de un alma herida.

Luego fueron apareciendo, lentamente primero, las luces en segmentos pequeños de la ciudad, y de un día a otro, en una mágica presencia de la iluminación, se fue haciendo la luz en un sitio, y otro y otro más, en la ciudad que estuvo totalmente oscura.

Así ha trascurrido el tiempo, y así se están desarrollando los acontecimientos que deben conducir al reinicio pleno de las actividades fundamentales del pueblo santiaguero. Hasta que podamos decir como el poeta: Es Santiago de Cuba, no os asombréis de nada.

Por tanto, y a modo de conclusión, reiteramos que el pueblo de Santiago vive su vida cotidianamente con la filosofía de crear de la nada, de lo poco o lo mucho, las razones para construir e inventar una felicidad compartida con todos los compatriotas y con otros pueblos.

*Médico cubano; Profesor de Mérito del Instituto Superior de Ciencias Médicas de Santiago de Cuba.

Enviado por su autor

Algunas imágenes de los daños que Sandy ocasionó en Santiago de Cuba:

Stgo Cuba destrozos Sandy FOTOS José Roberto LOO VÁZQUEZ

Share this:

Sobre esta noticia

Autor:
Lapolillacubana (2569 noticias)
Fuente:
elblogdelapolillacubana.wordpress.com
Visitas:
231
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.