Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Chaville escriba una noticia?

"La Otra Cara de la Cadena de Impagos"

14
- +
23/12/2019 14:29 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Meditando llegué a la conclusión de que la cadena de impagos que afecta gravemente a la economía cubana, tiene un fuerte móvil sociológico como es la necesidad de elevar el panteísmo a norma aristocrática

“La Otra Cara de la Cadena de Impagos.”

Revisando ciertos editoriales de Granma y observando las alarmantes expresiones de la Contralora General de la República, Gladys Bejarano Portela, en el 4to. Período Ordinario de la IX Legislatura de la Asamblea Nacional del P.P., ( 20 Dic. 2019 ), sobre el fenómeno de la cadena de impagos en el sistema empresarial cubano, que ya se evoca con tintes delincuenciales, pues la Contralora hace rato que está diciendo que ello se debe a corrupción; es decir, “concertación entre los actuantes en la cadena de impagos”; este comentarista opina que no estaría mal dar un enfoque sociológico a ese serio problema económico, ya que los fiscales y auditores con sus verificaciones fiscales sectorializadas no han podido frenar esta pandemia económica.

Uno de los titulares del periódico Granma, decía: “Agujeros en la Economía. Millones de Nadie”; y más abajo se leía: “En medio del andamiaje económico, las cuentas por cobrar y pagar forman una madeja bien difícil de desenredar, y constituyen uno de los signos más visibles de la indisciplina financiera en que incurre la empresa estatal socialista cubana”. Y más abajo: “El viernes 13 de Febrero de este año, un lector, --I. Cruz Posada—daba su criterio en la sección Cartas a la Dirección de este diario. En una parte de su misiva argumentaba: “Opino que se trata de un tema digno de ser estudiado a fondo por las instituciones que se dedican a la investigación económica y financiera. No existe otra vía para llegar a criterios concluyentes sobre las causas reales y consecuencias de este fenómeno.”[ Granma, 4 Sept. 2009. “Millones de Nadie”. Ortelio González Martínez.]

No quiero entrar en detalles puntuales de los muchísimos expedientes confiscatorios que ha abierto la Fiscalía de la República contra quienes siendo superiores jerárquicos y colaterales de las empresas, han obtenido patrimonio ilegítimo por aprovecharse de fisuras existentes en los mecanismos de contratación de bienes y servicios, poniendo en ellos tropiezos inimaginables para producir los impagos; no es mi objetivo, solo quiero señalar que hasta la fecha los montos de la cadena pendientes de pago siguen siendo multimillonarios, y sigue siendo este un grave problema por resolver.

Yo pienso que no sería descabellado considerar el fenómeno de marras como un intento de elevar el panteísmo a una norma aristocrática. Hay que reconocer que para grandes sectores poblacionales esa necesidad es urgente. No es que esa consideración vaya a solucionar el problema, pero es una forma de ver el asunto desde un punto de vista más integral que el de la mera irresponsabilidad o corrupción. Tal vez en la forma en que se representa en el Totalitarismo la uniformidad de las masas está el problema, toda vez que esta reposa en deprimir el nivel intelectual y humano del hombre, y en la obstrucción sistemática de los canales más legítimos de reconocimiento intelectual, para quitar a las élites toda posibilidad de apoyo social, de ser vistas por la sociedad. Pero es que ese apoyo social se basa en la necesidad humana de ampliar no sólo el horizonte de solidaridad, sino el de la admiración; y ya se sabe que esa admiración el badulaque no la busca en la excelencia de su raciocinio, o de sus capacidades intelectuales, sino en el poder del dinero, pues la otra vía el propio Gobierno la ha enseñado a mancillar.

¿Cuándo aprenderá este Gobierno a tratar los males sociales, no solo con arreglo a causas inteligibles, sino a las invisibles del mundo inmaterial?. Hay que abrir el debate a mucho más altura del suelo en que se halla, y considerar que el panteísmo no es una simple francachela de orden comunitario; si fuera así se actuaría por simple incompatibilidad personal y no para favorecer un orden de cosas como sucede en realidad. Por ello la incompatibilidad se somete muchas veces a jerarquías de órdenes que no son ni de carácter ni de temperamento. La creciente exacción oficialista a los derechos de la razón trae aparejado, como furgón de cola, ese problema de la cadena de impagos en la economía. Más que una solapada disidencia, es un castigo a la postura del “cogito” cubano: si no se quiere que pensemos en la comunidad, no pensemos en la comunidad, pensemos contra ella. Y actúan así, como en ludibrio subrayado, los propios custodios de los asuntos cremáticos de esa comunidad. Por esta sutil razón se debería amonestar a todo el que propugne esa fórmula de “defender a Cuba por encima de todo”, porque es más panteísta que patriótica. El panteísmo es una revolución dentro de la Revolución, del cual se sirve a discreción su madre, pero finalmente lo repudia porque se le va de las manos; y qué no haría una revolución antirreligiosa si en la España de 1868, quemó y saqueó incontables iglesias, convirtiendo en espórtulas sus reliquias.

Pero al decir esto no puedo dejar de referirme a algo realmente nuevo que ha dicho Díaz Canel, el Presidente de la República, con respecto a su habitual modo ideológico: “los Cuadros que cumplen tareas, que van a las reuniones a oir lo que se les manda a hacer para cumplirlo, son los que no tienen compromiso con el pueblo, son los que no hemos trabajado con ellos ideológicamente”. Ese spot del Presidente diciendo eso, lo ha transmitido la televisión cubana muy repetidas veces, y nos parece que hasta el televisor mismo se sonríe de ese gesto triunfal tan bien colocado. No es que sea verdad esto que dice el Presidente, porque la Revolución jamás ha trabajado en el sentido que él indica con ninguno de sus Cuadros. Cuando la O.R.I., (Organizaciones Revolucionarias Integradas) trató de hacerlo a principios de la Revolución, una traición interna, (la de Alfredo Guevara, según nos informa en su libro “El 71”, Jorge Fornet, Director del Centro de Investigaciones Literarias de Casa de las Américas) la puso fuera de combate internando en la cárcel a sus miembros. Pero, verdad o no, al afirmarlo él, y con la solemnidad conque lo dijo, no cabe duda que está dando carta blanca para actuar a los verdaderos revolucionarios, para que tomen en sus manos la responsabilidad del cambio. Si fuéramos a pensar maliciosamente, diríamos que él sabe que ninguno se va a atrever, pues son todos probados conservadores.

El panteísmo jugó un papel muy importante en la preparación de la Guerra Civil española; eso lo cuenta ampliamente el escritor español José Carlos Mainer, (1946), en su libro “Falange y Cultura”, pero desde mucho antes venía preparando el terreno y abriendo caminos de serios enfrentamientos en la sociedad española. A ello me refiero en mi carta del 2014, que considero oportunísimo dar a conocer, pues en ésta intento una explicación de cómo una supuesta recepción negativa de la obra monumental de Leonardo Padura “El Hombre que amaba a los Perros”, en medios académicos, podría ser una secuela de la historia política de España. Esta carta fue dirigida al ex –Teniente Coronel retirado de las F.A.R. Manuel García Robés, además mi amigo, recién graduado en Ciencias Históricas por la Universidad de la Habana. Para él la obra en cuestión del autor cubano era flagrantemente contrarrevolucionaria., y al manifestarle yo una opinión contraria, caí en la fácil tentación de decirle que no tenía razón. Por supuesto, que nuestra ulterior conversación me exigió esta carta, porque mi amigo me recomendó volver a leer con más cuidado el libro. Hela aquí:

Manuel

Querido Amigo :

Me quedé pensando varios días en esa pregunta que tú me hiciste: “¿Por qué tu no, y yo sí puedo estar equivocado?, ¿por qué ese antidemocratismo?”, y comprendí que no es tan injusto como tu piensas; ya que mirado desde el punto de vista filosófico, esa sola pregunta encierra todo el enorme peso de nuestra penuria social. Grandísima interrogante al cielo proferida por el hombre desde el escalón más bajo de la creación. El rasguño en la piedra, Manuel, de sentido lezamiano, es la respuesta más cubana al “vino de plátano dulce, que sale amargo.” Por eso decidí escribirte a ti, y no a Padura, porque hay más que corregir en ti que en él.

El problema de ser parte o contraparte de Padura, es un tan delicado asunto que, estar contra él, y ser del bando de la militancia altamente comprometida, significa también, por muy paradójico que parezca, traicionar a la clase obrera, ni más ni menos que con el mismo instrumento que usó la Revolución antirreligiosa de 1868 en España, el naturalismo político, de que tanta gala hicieron los discursos de Emilio Castelar causando tanto daño al pueblo, lo mismo que sus compañeros Julián Sanz del Río, Nicolás Salmerón, y Fray Fernando de Castro.

Solo que el nuestro es un naturalismo mucho más campante aun que el de España en aquel entonces, porque este no tiene opositores culturales, que desde el punto de vista del convencimiento es más decisiva que la oposición desde la política solamente.

El Presidente le está dando carta blanca a los dirigentes revolucionarios para que tomen en sus manos la realización del cambio

Decir “católicos liberales”, significó en aquella época, lo mismo que “izquierda de línea dura, o estalinista” en ésta; y, salvadas las distancias, eran tan enemigos de los católicos puros, como el estalinismo lo es hoy del verdadero movimiento obrero, a pesar de tener todos el mismo marbete de militancia social. Y no estamos hablando de los enemigos como tales, los heterodoxos allá, los contrarrevolucionarios, aquí; sino de una especie muy curiosa que pretende volver a asnar lo que ya estaba desasnado, haciéndose pasar a sí mismos plaza de apóstatas, a diferencia de los verdaderos enemigos, inconscientemente, pero haciendo un seguro servicio a la suplantación del derecho por la zafiedad más impiadosa de la fuerza bruta.

Es evidente que Menéndez Pelayo le dió una lección de integridad intelectual al mundo con su actitud de respetuoso silencio pensativo que observó frente a la crítica de los llamados “católicos puros”, pues el último tomo de los 7 de su monumental obra “Historia de los Heterodoxos Españoles”, al parecer, manifiesta una gran contrición por sus propias inconsecuencias intelectuales. Indudablemente, no tenía a Ortí y Lara por enemigo, pues no dice una palabra en contra de él, sino lo elogia, por el contrario; a pesar de que su colega lo había hecho blanco firme de sus críticas.

Me tomo la libertad de transcribir uno de los párrafos más candentes del último libro mío que tú conoces, porque tengo tanto conocimiento de ti, que sé que te interesa la honestidad intelectual tanto como a mí, y que para personas como nosotros esa honestidad es el ideal atmosférico de respiración. Y tu sabes bien que esa es una de mis facultades propiciatorias:

“En la actual situación política cubana, la parte del país que defiende a ultranza al Gobierno, aunque reconozca con liberalidad crítica la gravedad y la trascendentalidad de los errores cometidos por la dirección política, pueden ser sospechados de heterodoxos con toda propiedad, precisamente por ser hombres de temple agónico, que no se ponen en la situación desventajosa, ni perjudicada del sufriente, y se perfilan finalmente por la opción negativa a la rectificación, por el fácil expediente de que es muy tarde para ello”.

El grado de relajación social a que hemos llegado se debe a la cooperación de esos dos factores sociopolíticos, potenciados en la institución de Orden Interior, que es la mayor prueba de que existe la práctica del panteísmo asociada a la política, ya que los delincuentes y los antisociales se dan la mano con la policía; aun en las públicas demostraciones de falta de respeto no solo a las personas, sino a la Revolución o a los principios que ella representa, que para el caso es lo mismo.

Estamos posibilitando la inclusión social de los incapacitados, y la exclusión social de los superca pacitados. ¿Qué clase de política social es esta.?

Si te sirve de provecho puedo copiarte la definición más práctica que encontré sobre el panteísmo. Aquí está:  

“El panteísmo que todo lo confunde y hace uno, atribuye al ser que llama Dios, lo que solo puede convenir a las criaturas, esencialmente limitadas e imperfectas, y en cambio, a las criaturas les atribuye lo que es propio del ser divino.” [Juan Manuel Ortí y Lara: “Cartas de un filósofo integrista al Director de La Unión Católica” p. 48, Madrid 1889]

“Fue menester que el mismo sentimiento de lo Divino se perdiese casi por completo entre los hombres para que solo se oyese en las voces de la Naturaleza ruidos de átomos que chocan unos contra otros al acaso.” [Ob.Cit. p. 49]

Cuando las verdades teóricas se ven interrumpidas en todo el sistema de la vida, penetra el virus que la altera, corrompe o aniquila. Yo soy un simple soldado en la avanzada de esas verdades. Este es mi deber ante lo más granado de la sociedad cubana, y por eso lo estoy cumpliendo. Agradezco a Dios que me haya puesto ante los ojos escenas de dolor suficientes como para estar siempre en contra de todo lo que lo alarga, por muy santo que el pretexto sea. ¿Puedes darme una explicación culturalmente más razonable, y más revolucionaria que esta?

Tu servidor y más seguro amigo,

Raúl Morín         20 Junio 2014

                                                                      Raúl Morín 22 de Diciembre 2019

Esa fórmula de "defender a Cuba por encima de todo", es mas panteísta que patriótica


Sobre esta noticia

Autor:
Chaville (74 noticias)
Visitas:
75
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Organizaciones
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.