Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Quipe escriba una noticia?

(¿)Argentina o(r) USA?

11/06/2012 22:01

0 ¿Qué buscaban los argentinos en nuestras guerras civiles?, ¿Qué importancia tuvo la llamada de Batlle a Thedore Roosevelt para la definitiva paz en el Uruguay?, ¿Quiénes son nuestros aliados históricos y quiénes nuestros hermanos?

0

Rivera y Oribe

Manuel Oribe es electo 2° Presidente Constitucional, por unanimidad de la asamblea general, en 1834. Dos años después destituye a Fructuoso Rivera (Presidente anterior y líder del partido opositor) de la Comandancia General de la Campaña. Rivera, del que se esperaba una reacción militar, se va para su estancia en Durazno. Luego, Oribe nombra a su hermano, Ignacio, para desempeñar el cargo que le había retirado a Rivera. Esta acción provoco la ira de Rivera y el levantamiento armado frente al Gobierno de Oribe. Ambos caudillos habían peleado junto a José Gervasio Artigas y había recelo entre ellos. Su separación había creado los dos partidos políticos mas antiguos de América, el Partido Colorado y el Partido Nacional ó Blanco.

Con el levantamiento de Fructuoso Rivera comienza la Guerra Grande, guerra civil con fuerte injerencia extranjera. La Argentina de Juan Manuel de Rosas apoyaría a Oribe y el Brasil haría lo mismo, en menor medida, con Rivera. Según Giuseppe Garibaldi, ‘Rosas se valió de Oribe para someter a la naciente República del Uruguay y violar su independencia’, esta visión trajo al Río de la Plata a combatientes de Italia y Francia principalmente como también mercenarios de otros países del viejo mundo.

Tras doce años de enfrentamientos, que tuvieron dos gobiernos paralelos en el país, el 15 de marzo de 1851 se firmó la paz bajo el lema "ni vencidos, ni vencedores". Rivera había vencido en los hechos y las fuerzas Rositas fueron expulsadas del territorio nacional. En 1852 asume Juan Francisco Giro del Partido Nacional como 4° Presidente Constitucional.

1870-1903

En 1870 tenemos la Revolución de las Lanzas, alzamiento del Caudillo Timoteo Aparicio contra el gobierno del Presidente Lorenzo Batlle. El reclamo del caudillo blanco era la representación de las minorías en el gobierno uruguayo. Timoteo Aparicio era un militar, que siendo analfabeto, era muy astuto. Había estado al lado de Oribe en la pasada Guerra Grande y creía que lo mejor era invadir el Uruguay desde Argentina. El 4 de marzo de 1870, en la ciudad de Concordia (Entre Ríos), se firma la llamada Acta de Compromiso, en la que acordaban el comienzo del movimiento armado. Al otro día, cuarenta revolucionarios cruzaron el río Uruguay.

El resultado de este enfrentamiento fue la entrega por parte del gobierno colorado al partido nacional de 4 Jefaturas Políticas (hoy Intendencias). Un país empobrecido en todo sentido. Ya por entonces al Uruguay se lo conocía como ‘la tierra purpura’ por el color de la sangre de los Orientales muertos en las guerras internas. Se firma finalmente la Paz de Abril (1872).

En 1897, siete años después, durante el gobernó de colorado Juan Idiarte Borda hubo otro levantamiento militar, esta vez a manos del caudillo Aparicio Saravia. Las razones que alegaba el caudillo eran que el acuerdo anterior por el cual los dos partidos políticos deberían cogobernar no se había respetado. La receta es la misma, el 15 de marzo se invade el país desde Entre Ríos. El 5 de agosto se desarrolló en Montevideo una enorme manifestación en pro de la ‘Paz a cualquier precio’. Fueron más de 20.000 personas, al mismo tiempo instituciones financieras, la Cámara Nacional de Comercio, la Asociación Rural del Uruguay, las organizaciones estudiantiles y sectores del Partido Colorado presionaban en el mismo sentido. El Presidente Idiarte Borda, no estaba dispuesto a transar por medio de un pacto. Pero, el 25 de agosto el joven Avelino Arredondo lo mató de un balazo asumiendo el titular del senado, Juan Lindolfo Cuestas, la primera magistratura y de inmediato reanudó las negociaciones de paz con Saravia.

El 18 de setiembre de 1897 se firma el Pacto de la Cruz, en el homónimo pueblo de Florida, donde supo estar la bodega vitivinícola más antigua y grande del país. En este pacto entre Blancos y Colorados se estableció, entre otras cosas la coparticipación de los dos partidos en el gobierno, así como la dirección de los blancos en seis Jefaturas Políticas (actuales Intendencias Departamentales). De este modo, el Partido Nacional gobernaría las Jefaturas de Rivera, Cerro Largo, Treinta y Tres, Maldonado, Flores y San José.

La Paz de 1904

El 1° de marzo de 1903 asume el 19° Presidente Constitucional del Uruguay, don José Batlle y Ordoñez. Al asumir Batlle le entrega a Eduardo Acevedo Díaz, blanco, que lo apoyara con su voto en el senado, a llegar a presidente, dos Jefaturas Políticas blancas (Rivera y San José). Acevedo Díaz es expulsado del Partido Nacional y se ve esta designación por parte de Batlle como una violación al Pacto de la Cruz. Para Aparicio Saravia, máximo caudillo blanco del momento, el presidente Batlle estaba otorgando dos Jefaturas blancas a un no-blanco.

Saravia llama al levantamiento de todos los blancos contra el gobierno de Batlle y Ordoñez. Una misión enviada por el presidente se entrevista con Saravia y esto frena la Guerra Civil. Las negociaciones terminan en que los jefes de las jefaturas blancas serían elegidos por el gobierno y el Directorio del Partido Nacional. Aquí tenemos el pacto de Nico Pérez, 22 de marzo de 1903.

A pedido del Jefe político del departamento de Rivera (de filiación blanca), el gobierno envió a esa Jefatura al ejército por temerse una incursión brasileña. La Policía de Rivera había capturado al hermano menor del alcalde de Santana do Livramento. Este hecho, increíblemente, fue tomado por Saravia, como una nueva violación al Pacto de la Cruz, ‘el ejército nacional violando la soberanía de una Jefatura blanca’. Otra vez Aparicio Saravia se levanta contra un gobierno colorado.

A partir de mediados de enero de 1904, se sucedieron varios combates entre fuerzas gubernistas y saravistas. Las fuerzas saravistas, como ya era costumbre en los alzamientos, recibían ayuda militar y económica de Argentina. El Presidente José Batlle y Ordoñez frente a este escenario decide pedir ayuda la mayor potencia militar y económica del mundo, los EEUU. A pedido de Batlle el gobierno de Theodore Roosevelt manda una flota pequeña de marines hacia Montevideo, al enterarse de esto Buenos Aires inmediatamente corta la ayuda a las fuerzas de Saravia. Los marines, curiosamente, no llegaron a desembarcar en el puerto de Montevideo.

El 1° de setiembre de 1904 en Masoller, se da la última batalla en la que finalmente muere el caudillo blanco Aparicio Saravia. Veintitrés días después se firma La Paz de Acegua , rendición total de los sublevados a cambio de una amnistía general y una reforma constitucional que tuviera en cuenta a ambos partidos, esas ideas se plebiscitarían en la nueva Constitución (1917).

El 24 de setiembre de 1904, se termina con las guerras civiles que venían azotando al país desde 1836. Comienza un período de estabilidad política e institucional. Al respecto el presidente Batlle diría en octubre de 1904: ‘Hagamos votos porque este dolor sea para nosotros una gran lección; porque no dirimamos ya nuestras cuestiones en los campos de batalla, porque las dirimamos siempre alrededor de las urnas’ .

Saravia y el ‘che’

El Uruguay viviría un último alzamiento, esta vez ya no desde la campaña sino a través de una guerrilla urbana. Era 1963 y el Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros, inspirados en el caudillo Aparicio Saravia, pero con el fin de imponer el modelo cubano en el país se levanta frente al gobierno constitucional. En 1972 la guerrilla es desmantelada por la policía y el ejército. Un año después vendría una dictadura militar que gobernaría el país hasta 1985.

1985-2005

El Uruguay ha mantenido siempre una política exterior de ‘péndulo’, a veces volcada a Argentina y otras veces volcada hacia Brasil. Para 1998 Argentina estaba viviendo una recesión muy fuerte, Brasil devalúa su moneda para ganar competividad y el gobierno uruguayo decide no acompañar esa medida. Argentina y Uruguay venían de largos períodos de atraso cambiario. Con un déficit fiscal record de U$S 7.300: asume Fernando de la Rúa como presidente de la República Argentina. Un ajuste fiscal severo, la deuda externa golpeando fuerte y la poca credibilidad de la administración de de la Rúa llevaron a una fuga de capital masivo de la Argentina en marzo de 2001. Resultado de esto, se impone el ‘corralito’ a la libre disposición de dinero en efectivo de plazos fijos, cuentas corrientes y cajas de ahorros, estamos en diciembre de 2001. Esta medida duró justamente un año.

Para el 2002 Uruguay, que había inclinado su péndulo hacía Argentina, ya estaba contagiado. A mediados del 2002 quebraban los únicos bancos privados con capitales nacionales. El default ya había alcanzado a Argentina y se esperaba lo mismo para Uruguay, una economía diez veces menor. El presidente Jorge Batlle cambia su ministro de economía, decreta un feriado bancario y llama al entonces embajador uruguayo en los EEUU, Hugo Fernandez Faingold. La delegación uruguaya estaba en Washington, había ido a pedir U$S 1.500: al FMI y se los habían negado. Cuando se aprestan a salir al aeropuerto se escucha una frase en la embajada uruguaya en Washington: ‘¡No se vayan! ¡Taylor es de Peñarol!’ . El Ministro de Hacienda norteamericáno le había pedido a John Taylor (Presidente del tesoro) que ayudara al Uruguay con un préstamo puente y fue así que los EEUU finalmente presto U$S 2.000: al gobierno uruguayo, esto fue el 26 de julio de 2002. Uruguay no dio default y empezó un proceso de crecimiento de su PBI seis meses después que no ha parado hasta el día de hoy.

Levantando Puentes

El 23 de diciembre de 2005, siendo Tabaré Vazquez nuestro 39° Presidente Constitucional, la Asamblea Ambiental de Gualeguaychú inició una acción sistemática de bloqueo del paso de vehículos hacia Uruguay. El reclamo de los ‘asambleístas’ era que no se instalara del lado uruguayo del río del mismo nombre dos plantas de celulosa. Estas plantas representaban para el Uruguay la mayor inversión extranjera de su historia. Antes de instalarse en Rio Negro, las plantas habían negociado su instalación en Entre Ríos donde ya funcionaban nueve plantas de celulosa. El apoyo de Néstor Kirchner y Daniel Scioli (Presidente y Vicepresidente argentinos respectivamente) a los manifestantes dio otro vuelo al conflicto. Uruguay tendría bloqueados los puentes sobre el río Uruguay interrumpidamente por siete años.

El 3 de mayo de 2006 nuestro país recibe la primera denuncia internacional en el Tribunal de La Haya. La denuncia fue presentada por el embajador argentino en Holanda, Santos Goñi Marenco, alegando que Uruguay no cumplió con el tratado binacional del Rio Uruguay que permitió la instalación de plantas que contaminarían el río en común y que las mismas contaminarían el río Uruguay y el territorio argentino.

Se instalaron distintas organizaciones para mediar, incluyendo al Rey de España Juan Carlos I , todas fracasaron. Por los pueblos y ciudades de Entre Ríos se escuchaba consignas tales como: ‘ ustedes van a volver a ser provincia nuestra’ y ‘vamos a ir a poner una bomba en la planta de Botnia’ . Sabemos de lo que es capaz el pueblo argentino intoxicado por un discurso populista: en 1982 le habían declarado la guerra al Reino Unido en medio de algarabía en la Plaza de Mayo.

Bajo este panorama, nuestro presidente, Tabaré Vázquez llama al presidente de los EEUU (George W. Bush) y le pide ayuda en caso de que Argentina decida invadir Uruguay. Afortunadamente ésta no fue necesaria. El 20 de abril de 2010 el Tribunal de La Haya declaró en su fallo que las plantas no contaminan y que Uruguay si incumplió en esperar a la comisión mixta para autorizar la construcción de ambas. El gobierno uruguayo no lo hizo (informar a la comisión mixta) temiendo un veto por parte de Argentina para que éstas luego se instalaran en su territorio. Lo cortes se levantaron meses después de conocido el fallo final.

A la hora de mantener la institucionalidad y los intereses económicos de nuestro país es bueno saber con quien se puede contar. ¿Será que la cercanía geográfica nos hace hermanos?

Felipe Caorsi

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en