Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que R.j. Sulbarán escriba una noticia?

El Advenimiento del demonio : "Las Cinco Rocas del Destino" (Cap. VI)

15/10/2014 11:35 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un nuevo obstáculo se presenta en el camino en la búsqueda de la salvación, miedos resaltan en el grupo pero llegará una ayuda en el momento más importante

VArias noches habían pasado desde que transitaron por las cavernas, caudalosos ríos, inmensos abismos fueron parte de la travesía, el horizonte era amplio, la vegetación colmaba los espacios, la temperatura no era obstáculo, hace tiempo que el calor del averno no estaba presente, solo el sonido característico del bosque era lo que acondicionaba a sus oídos, el correr de las aguas del rio, el crujir de las piedras al colapsar por el peso de sus cuerpos, el sonido del viento al raspar levemente sus rostros, caminaron por un buen rato, tomaron un descanso, un buen lugar se hizo presente, abierto, con poca maleza, Ricardo les dijo a los jóvenes que descansaran y estuvieran alerta, él daría una vuelta por el perímetro para verificar que era un sitio seguro, planeaba pasar en ese lugar la noche, los chicos asientan con la cabeza dando como positiva la idea y Ricardo se dirige a verificar, Frederick voltea y toma a Nora de la mano y la dirige a una piedra plana, ancha, perfecta para tomar asiento, - Que locura, quien diría que el destino de la humanidad iba a depender de nosotros- <dice Frederick en tono sarcástico>- Las historias religiosas nunca fueron mi fuerte, pero algo hay de cierto, no se sobre cual religión, pero estoy segura que todas hablan de un cielo y un infierno, nuestros padres, mis abuelos, nuestros amigos, Jenny mi amiga, debe estar ahí adentro, sea lo que sea que nos toque hacer, tenemos que hacerlo. <dice Nora decidida>, Ricardo camina y entra en un lote de maleza, siente una presencia, ve a un lado y a otro, esta alerta, siente que lo miran, intenta correr, en eso una voz conocida, - Haz comenzado bien tu travesía, pero vienen obstáculos peores- <Se deja sentir la voz con suma presencia>- Tu, ¿porque no nos ayudaste contra aquel enorme insecto?, no creo estar preparado para afrontar cosas como esas, y los chicos, son muy jóvenes, ¿como podremos hacer lo que nos encomendaste?, si tu eres poderoso, ¿porque nosotros?, una raza débil, - <pregunta con ansiedad y desespero>, -Ricardo él creador es sabio, el tiene las respuestas a todos los porque, pero solo él,   esta es su misión, yo solo puedo ser su guía, su ayuda espiritual, estaré contigo, pero tu mente y músculos son los que harán el trabajo, los chicos sólo el creador lo sabe, pero no dudes que tiene sus motivos, las dudas es parte del libre albedrío, te forma la decisión, tu eres el líder de la primera misión y alguien importante te complementará cuando estés perdido, él también esta luchando como tú, con sus dudas, viviendo el horror del infierno, pero ten fe, encontrarás cinco rocas, cada una te servirá para afrontar cinco peligros de la segunda etapa de tu viaje, los ojos de un alma pura te la revelarán, guárdalas, solo tu sabrás cual y como usarlas-<se dejo oír>- Pero, ¿como son los peligros?, ¿como sabré cual usar?- <pero ya nadie estaba para responder sus preguntas>, la luz le dio paso a la oscuridad, el frio se hizo presente, ya Ricardo y los jóvenes habían tomado las precauciones, los días que habían pasado les dio la habilidad de la supervivencia, se alimentaban con hojas y frutos que recolectaban, eran precavidos y antes de la llegada de la oscuridad se proveían de un lugar de resguardo, fuego y hojas para arroparse y protegerse del frio, se habían compenetrado, esa noche Nora y Ricardo fueron a recoger madera para la fogata mientras Frederick cuidaba del refugio, nunca dejaban a Nora sola, siempre complementaba la misión, ellos presentían que ella era muy importante, que el grupo podría prescindir de alguno de ellos, pero no de ella, Frederick organizaba el campamento, recogía las hojas, hacia las camas y colocaba un excedente de hojas para usarlas de protección contra el frio, colocaba todo para que estuvieran alrededor de la fogata, y con una vía de escape por si eran sorprendidos por algún ser maligno, a pesar de que siempre estaba alguno de guardia, tenían que pensar en todo, Ricardo recogía la madera mientras Nora vigilaba, la noche era inquietante, la brisa dejaba su zumbido en su paso por los arbustos, pequeñas rocas caían dando la sensación de que estaba habitado el lugar, el cielo completamente despejado dejaba ver todo un mar de estrellas, lo interesante es que no había luna, habían dos soles en el día pero no había luna en la noche, aquel lugar era tétrico, en eso, una luz, Nora la ve, la hipnotiza, queda sin palabras, una luz blanca, muy intensa, Ricardo parece no darse cuenta, sigue recopilando la madera, Nora quiere decirle, pero la luz es embriagadora, la aleja de la realidad, la hace volar en sus pensamientos, un sonido hermoso acompaña a la luz, una sensación de paz recorre su cuerpo, -Nora, Nora, ¿que tienes?, ¿que vez? <le dice con nervio Ricardo, luego de verla paralizada, observando el horizonte>, Nora no responde, no puede, esta en santa paz, algo nunca sentido por ella, aquella luz arrastró a su cuerpo astral, su materia salió, dejó su recipiente, vio cosas, millones de años de imágenes pasaron por su mente, de repente oscuridad, -Nora, Nora- <escuchó a lo lejos>, un instante, unos minutos, abruptamente despierta, Ricardo y Frederick están frente a ella, Ricardo la había llevado cargada al campamento, se levantó y corrió entre la oscuridad, atrás corrían Ricardo y Frederick, pero iba muy rápido, apenas podían seguirla, luego la vieron, parada en una roca, ellos llegaron, Nora muy tranquila le dice a Ricardo, levanta esa roca, la pequeña, al lado de aquel árbol, ahí están las cinco rocas del destino, ese es el mensaje que debía darte, Ricardo y Frederick levantan la roca, un pequeño baúl se encontraba debajo de ella, lo tomaron, no tenía candado, solo un pequeño pasador, en su interior cinco rocas, cada una con una forma particular, la primera en forma de daga, la segunda de anillo, la tercera un triangulo, la cuarta una taza y la ultima una estrella de cinco puntas, las tomo y las guardo como le había dicho el consejero, Ricardo les contó a ambos, Nora no recordaba lo que vivió pero si el mensaje final, todo lo que viste es lo que usaras para defender tu legado, volvieron a su rutina y terminaron el refugio para esa noche, debían descansar, el día siguiente sería otra historia.

Una nueva travesía comienza

Tenían un rato levantados, se habían alimentado, todavía quedaba rastros en sus mentes de los hechos vividos en la noche anterior, sus pensar se iba adaptando a su nueva vida, habían aprendido a ser mas abiertos, a pensar que lo imposible ahora era posible, recogieron el lugar, no querían dejar rastros, no estaban seguros si eran seguidos, pero la precaución se volvió la regla, comenzaron a transitar su camino, poco a poco el mismo iba cambiando, se iba cerrando, el espacio se acortó, se encontraron con una puerta natural, hecha de ramas y arbustos cruzados, bien unidos, entrelazados, comenzaron a romperlas, difícil estuvo la labor, de repente un fuerte golpe sacude la roca, silbando paso la cabeza de Ricardo, - Por aquí nadie pasa- <una voz grave y gruesa se dejo oír>, los chicos giran su rostro y una expresión de terror se apoderó de ellos, una imagen aterradora presenciaron, el cuerpo de un hombre gigante no menos de cuatro metros, garras enormes que tomaban un mazo, el mismo que casi arranca la cabeza de Ricardo, los chicos se separan cada uno sube las cuesta de los muros de roca que se unían a la puerta natural, el enorme ser gira el rostro y clava su mirada en Frederick, el queda anonadado, el rostro, no era humano, tenia rasgos de animal, era como un enorme león caminando erguido, los colmillos salían de su boca si eso podía llamarse boca, la baba recorría su barbilla, caía desesperadamente, tomo una roca y la lanzó a Frederick, él saltó a tiempo, el impacto ocasionó un pequeño alud, el enorme monstruo quedó atrapado momentáneamente pero con su brazo toma a Frederick, Nora agarra una roca y le da un golpe certero a la mano y lo suelta, la monstruosidad se encoleriza, sacude su cuerpo y quita las rocas que lo aprisionaban, los chicos corren pero el camino no tenia mas allá, la puerta de arbustos y ramas los separaban del escape, el ser tomo su mazo y con su mirada maligna los observó, estaba por sellar el destino de ambos, lo levantó – Les dije que nadie pasa por acá- <desafiante de dejo oír>, en ese momento el maso estaba listo, pedía sangre, y hubo sangre pero no de los chicos, una daga brillante, una luz azul, brotaba desde lo alto de su cabeza, un rio de sangre recorrió su rostro, Frederick y Nora atravesaron corriendo por un costado mientras caía de rodillas, un grito ahogado se escuchó, cae de manera inminente, la muerte se hace presente, los jóvenes ven salir entre los restos de aquel ser a Ricardo, él había usado la roca en forma de daga, los tres se abrazan, en eso una luz detrás de ellos, observan que es la puerta natural, esta desapareciendo  un camino esta del otro lado, pasan a través de ella y nuevamente el camino se abre, dejando ver un bosque a escasos metros de distancia, los tres se dejan caer en el piso, - ¿Como supiste cual roca usar?- <le pregunta Nora a Ricardo>, - caí al piso mareado, una roca me había dado en la cabeza, el golpe del mazo la desprendió, quedé atontado por unos minutos, luego vi como el monstruo los tenia acorralados, abrí el baúl y la daga estaba brillando, lo demás fue lo más difícil, afrontar el miedo, pero todo salió bien, tuve suerte que él creyó que me había aniquilado- <le respondió con una sonrisa tímida>, Los dos soles brillaban, el miedo del enfrentamiento ya estaba superado, nuevas fuerzas los alentaban a seguir adelante, el bosque los esperaba, con los misterios ocultos que lo complementan, pero esa será otra travesía.

 

Capítulo anterior : http://es.globedia.com/advenimiento-demonio-tratado-cap


Sobre esta noticia

Autor:
R.j. Sulbarán (104 noticias)
Visitas:
1438
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.